El día en que Elvis quiso acabar con los Hippies

Posted on Actualizado enn

Imagen del encuentro surrealista entre Elvis Presley y el presidente Richard Nixon
Imagen del encuentro surrealista entre Elvis Presley y el presidente Richard Nixon

El biógrafo Ray Connolly dibuja la última etapa del cantante con toda dureza. Elvis fue abandonado por su mujer, harta de soportar tanta infidelidad, y se dejó llevar por la droga, el sexo y la locura. En el colmo de su genialidad, y ayudado por las anfetaminas, se presentó un día en la Casa Blanca para que Nixon le nombrara agente federal especial para luchar contra la droga. El 16 de agosto de 1977, murió en casa tras tomar 14 estupefacientes distintos. Sus fieles aún creen que sigue vivo.

«Quiero ayudar a mi país»

Cuando localizaron su paradero, no se lo podían creer. Elvis estaba en Washington D.C., sentado en la Casa Blanca con el presidente de los EEUU, tras haber entregado en la puerta de acceso una nota manuscrita dirigida al presidente Richard Nixon, solicitando «ser nombrado agente federal especial». «Quiero ayudar a mi país», escribió, y combatir «la cultura de las drogas y el movimiento hippy».

Vestido con unas enormes gafas negras, chaqueta con capa, camisa blanca, túnica púrpura y un enorme cinturón de oro también visitó el Bureau de Narcóticos y Drogas Peligrosas del FBI, esperando ser recibido por J. Edgar Hoover para obtener una placa de agente honorario. Lo asombroso fue que no le detuvieran ahí mismo por estar claramente bajo el efecto de las drogas.

En vez de eso, recibió una invitación de la Casa Blanca para reunirse con Nixon. Le dijo al presidente lo mucho que amaba los Estados Unidos y opinó que los Beatles eran una influencia subversiva. Los pensamientos privados de Nixon nunca fueron revelados pero la reunión terminó cuando el presidente, con una mirada divertida, le pidió a su asistente que encontrara a Elvis algún tipo de placa. En aquel momento, el ‘rey’ dejó el protocolo a un lado y le dio un abrazo de oso al político. Antes de irse, le entregó a Nixon un Colt decorado con joyas.

Para completar lo que tuvo que ser un día perfecto para Elvis, llamó a una funcionaria del Gobierno en Washington a quien conoció en Las Vegas y se fueron a la cama. Para gozo de Elvis, resultó ser virgen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.