Anuptafobia, una nueva etiqueta para la soltería sin remedio

Posted on

La soledad sufrida y la proyección de anhelos son síntomas cada vez más extendidos en una sociedad aparentemente civilizada
La soledad sufrida y la proyección de anhelos son síntomas cada vez más extendidos en una sociedad aparentemente civilizada

El miedo a no llegar al altar para casarse o a no tener un compañero de vida, parece algo de otras épocas y ajeno al actual siglo XXI, donde las citas y los romances por internet, hacen que proliferen las relaciones  informales y de menor duración como los ‘amigovios’  o las parejas abiertas.

Sin embargo, aunque han cambiado los tiempos, el temor a la soltería pervive en muchas personas. Hombres y mujeres tienen temor a la soltería, aunque ellas padecen más este síndrome, puesto que a los condicionantes sociales se une el ‘reloj biológico’ que a partir de los 30 años, apremia a algunas mujeres hacia la maternidad.

El miedo persistente e injustificado a quedarse solteros para siempre o a no encontrar pareja y, en definitiva a quedarse solos, más allá si hay o no un deseo de casarse, se llama anuptafobia, y  está regulado no solo por la herencia cultural y el entorno social, sino también por la educación y el nivel de desarrollo personal de cada individuo.

El deseo de alcanzar el amor, de tener un compañero con el que compartir un proyecto de vida es algo normal, pero cuando  ese sentimiento  de soledad contamina todas las áreas de nuestra vida, es hora de prestarle mucha atención. El normal deseo de tener pareja se vuelve patológico cuando la persona pone en esta aspiración un rango de exigencia tan grande, que anula su capacidad de disfrutar de un  encuentro espontáneo.

Existe anuptafobia cuando se pasa de, simplemente dejar que ocurra, a planificar sistemáticamente para que se produzca recurriendo a todo tipo de artimañas y tecnologías. En definitiva, cuando tener pareja se convierte en el objetivo prioritario de la persona.

Algunos síntomas de la anuptafobia son:

1. Estar pendiente de conocer a alguien en el trabajo

2. Juntarse con amigos o generar situaciones solo para que nos presenten a alguien y  ver qué pasa

3. Centrar la atención en observar a parejas en la calle y pensar de modo recurrente cómo lo habrán conseguido.

4. Preguntarnos por qué no somos elegidas.


Ocho claves para sanar nuestras relaciones

Contentar al otro desapareciendo uno mismo como persona

La pareja requiere de sano equilibrio entre lo que se da y lo que recibe. Si nos dedicamos sistemáticamente a conformar al otro, terminaremos creándole la sensación de que tiene “una deuda” con nosotros por todo lo que le damos y esa persona acabará por alejarse.

Mostrarse perfecto o autosuficiente y sin debilidades

Exhibir nuestra vulnerabilidades y puntos débiles, no solo nos ayuda a nosotros mismos  a ser más auténticos, sino que también genera un espacio donde la otra persona puede acompañarnos a transitar en los momentos difíciles, desde una conexión más auténtica con nosotros.

Intentar conseguir al otro a cualquier precio como un trofeo

Una cosa es actuar como si uno fuera un selector de personas que está a la pesca de un talento o trofeo, y otra muy distinta es el encuentro espontáneo entre dos personas que se muestran tal y como son. El verdadero encuentro entre dos seres se produce desde la honestidad y desde lo bellamente humanos que son.

Tolerar las conductas del otro que nos causan malestar

No poner límites al otro implica que nosotros mismos no tenemos nuestros propios límites claros. Si está pasando esto, tenemos que reeducarnos y aprender a gestionar nuestras emociones, ya que amar también requiere de límites.

Tratar de «poseer» al otro para evitar la soledad

Se trata de comprender la diferencia entre el amor y la «posesión». “Tener” pareja apunta a la «posesión» de otra persona para crear la ilusión de que  nunca nos sentiremos solos. “Estar” en pareja conduce a aceptar la soledad existencial que a todos nos atraviesa e intentamos calmar con la placentera compañía de nuestro ser amado y el resto de los vínculos que constituyen nuestro universo personal.

Depositar en otra persona nuestro propio bienestar

A veces depositamos la responsabilidad de nuestra propia felicidad y bienestar en la pareja y esto es irreal, ya que solo nosotros somos responsables de generar espacios y momentos gratificantes. Si los podemos y queremos compartir mucho mejor, pero teniendo en cuenta que uno es el único responsable de su propia felicidad y la otra persona es aquello que puede y quiere ser.

No aceptar la propia soledad existencial

Lograr acompañarnos de nosotros mismos, trabajar en la capacidad de estar a solas, nos prepara para acompañar a otros y dejarnos acompañar  mejor, sin destruir ni dejarnos destruir en una relación  posesiva. Hacer algo que nos apetece como retomar un libro,  ver una película pendiente,  mimarnos con algún capricho o, simplemente caminar o tomarnos una buena taza de té o café, es un buen comienzo para aprender a acompañarnos a nosotros mismos sin miedo.

Relacionarnos deficientemente con nosotros mismos

Las personas con este temor a la soledad deben tener en cuenta su autoestima y, para ello, nada mejor que tomen contacto con actividades que puedan experimentar el placer de estar consigo mismos y con el entorno, como el método Pilates o la natación.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.