Teclas al infierno desde Harlem

Posted on Actualizado enn

Big Joe Turner, agitador hormonal con su inyección de R&B fragoroso
Big Joe Turner, agitador hormonal con su inyección de R&B fragoroso

Joseph Vernon Turner Jr., mucho más conocido como Big Joe Turner, fue uno de los cientos de muchachos negros que forjaron su talento musical en la iglesia. El que fuese uno de los grandes blues shouters de todos los tiempos había nacido en 1911 en Kansas City. Un chico negro en los Estados Unidos de la época debía ganarse la vida de la manera más ingeniosa, dadas las nulas oportunidades que se les ofrecían. La música era, además de una escapatoria, una inminente solución a los problemas raciales. Big Joe Turner reinventó su estilo en cada giro, grabando boogie-woogie, jump blues y rock’n’roll.

Big Joe Turner comenzó su carrera mendigando por las esquinas de su Kansas City natal a cambio de un pedazito de música. Su perseverancia le llevó a actuar de residente en algunos importantes clubes musicales de la ciudad junto al pianista Pete Johnson, uno de los precursores del boogie-woogie. Turner y Johnson consolidaron una pareja musical muy fuerte. Trasladados a Nueva York probaron con Benny Goodman y John H. Hammond, el famoso caza talentos.

Todo esto sucedía a finales de los años 30, y Turner y Johnson, empujados por su inmediato éxito grabaron “Roll ‘Em Pete”, uno de los primeros ejemplos de martilleante back beat y un claro precursor del rock and roll.  Moviéndose siempre en una línea entre el jump blues y el rhythm and blues, Big Joe Turner continuó componiendo y grabando al mismo tiempo que actuaba en los más importantes clubes de Nueva York. Temas como “Cherry Red”, “I Want A Little Girl” y “Wee Baby Blues”, pertenecen a este brillante período de la carrera de Turner.

Pianista y cantante, Joe Turner, ya a los cinco años, recibió de manos de su padre, las primeras nociones de ese instrumento perfeccionando sus estudios posteriormente de la mano de Alma J. Thomas, esposa de un conocido pianista de Baltimore. En 1923 se produjo su debut como pianista y dos años después se trasladó a New York donde obtuvo un contrato para tocar en el “Barron Wilkins” junto a Hilton Jefferson y mas tarde con la orquesta de June Clark. Entre 1928 y 1929, actuó en distintos clubes neoyorquinos y a finales de 1929, ingresó en la orquesta del gran maestro del jazz, Benny Carter.

Su magnifica aportación pianística a la orquesta de Carter, llamó la atención de otro de los grandes músicos del jazz, una música por entonces incipiente pero que Armstrong y otros, la colocarían entre las mas grandes. Tras un paso efímero por el grupo de Louis Armstrong, Joe Turner,  acompañó al piano a principios de los años treinta, a la cantante Adelaide Hall, primero en dúo con el pianista, Alex Hill y después con Francis Carter. A mediados de los años treinta acompañó a la cantante a Europa y tras su gira decidió quedarse en el viejo continente donde actuó en varios países. En 1939, tras una brevísima estancia en Suiza, Turquía y Francia, volvió a los Estados Unidos donde siguió actuando en solitario hasta que comenzó la II Guerra Mundial.

Durante su permanecía en el Ejercito (1944-1945), Joe Turner, fue incluido en una “service band” organizada y dirigida por el arreglista, Sy Oliver, en Camp Kilner (New Jersey). Desmovilizado en 1945, estuvo una par de años tocando en diferentes sitios y con diferentes músicos hasta que decidió volver de nuevo a Europa, y concretamente a Hungría donde en 1949 ofreció varios conciertos. En los años cincuenta, Turner era ya un músico muy conocido en los ambientes jazzisticos de Francia y Suiza, y en 1962, entró como pianista fijo en la “Calavadee”, un local parisiense en la zona de los Campos Elíseos. Entre su discografía mas importante, hay que citar, además de las realizadas en Paris en 1936 a piano solo, el álbum “Another Epoch, Stride Piano” para el sello Pablo en 1975.

En los años cincuenta, sus apariciones fueron ligadas al nacimiento del Rhythm and Blues y su álbum para Atlantic grabado en 1956 y titulado: “The Boss of the Blues” junto a Joe Newman, Laurence Broon, Frank Wess, Freddie Green, Walter Page y su viejo amigo, Pete Johnson, fue un éxito extraordinario que le abrió las puertas en el mundo del jazz. Viajó a Europa, participó en numerosos festivales de jazz de todo el mundo y el director de orquesta, Count Basie, lo contrató para  grabar un álbum extraordinario titulado “The Bosses: Joe Turner-Count Basie” “Original Jazz Clasisc, 1973”, y en el que también tocaron el trompetista, Harry Edison, el trombonista, Jay Jay Johnson, y los saxos tenores, Eddie Davis y Zoot Sims.

En 1945 Big Joe Turner y Pete Johnson abrieron su propio club en Los Angeles, The Blue Moon Club. A partir de este momento la fama y el talento de Turner le permiten una sucesión de grabaciones, la mayoría de éxito, en las que le acompañan algunos de los mejores interpretes de jazz de la época, como los pianistas Art Tatum y Sam Price.

Auténtico éxperto en el blues tradicional, Big Joe Turner fichó por Atlantic Records en 1951, para la que grabó emblemáticos temas del blues como “Chains Of Love” y “Sweet Sixteen”.

En 1954 se produciría el movimiento que le colocó en la historia del rock, al grabar “Shake, Rattle And Roll”, uno de los primeros temas catalogados como rock and roll. El tema fue compuesto ese mismo año por Jesse Stone, como respuesta a una petición de los ejecutivos de Atlantic Records para Big Joe Turner. Como en muchos otros casos, un tema de base blues se convirtió en un tema de proto rock and roll.

La facilidad interpretativa de Big Joe Turner se hace patente en “Shake, Rattle And Roll”, siendo además interesantísima su particular manera de hablar en todos sus temas, cultivada a lo largo de muchos años de jams. El back beat de nuevo como protagonista en la batería, el fuerte ritmo marcado por el bajo y la alegría sostenida del piano nos llevan a los esbozos del rock and roll, todavía tamizados de rhythm and blues en esta primitiva y original versión del “Shake, Rattle And Roll”. Descomunal por supuesto el trabajo de Sam “The Man” Taylor con el saxofón.

Son temas como “Shake, Rattle And Roll” y los músicos que los interpretaron quienes ayudaron a transformar la música popular americana. Hasta ese momento había músicos y temas para negros y músicos y temas para blancos. En un momento en el que la juventud norteamericana estaba sedienta de ídolos e ideales, músicos como Big Joe Turner o Jesse Stone supieron casual o intencionadamente tocar la tecla que activaría hasta la eternidad a toda esa horda enfebrecida de muchachos desocupados. El rock and roll veía la luz y ya nada ni nadie podría detenerlo.

No sólo fueron pioneros en lo musical. La letra de “Shake, Rattle And Roll” tiene un alto contenido sexual que posteriores versiones se encargarían de tamizar. Pero la primera versión de Jesse Stone y Big Joe Turner hablaba sin tapujos de como le ponía aquella muchacha.

En los 70’s y 80’s Big Joe Turner se embarcaría en diferentes proyectos siempre relacionados con el jazz. Joe Turner, fue hasta su muerte en 1985, el ultimo representante del “Harlem piano stride” que permaneció en activo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.