El gancho de Vicki Baum

Posted on Actualizado enn

Baum se consideraba una "Nueva Mujer", una ideología que precedió a la teoría feminista del siglo XX. Esto fue quizás más frecuente en su amor al boxeo
Baum se consideraba una “Nueva Mujer”, una ideología que precedió a la teoría feminista del siglo XX. Esto fue quizás más frecuente en su amor al boxeo

Vicky Baum fue una escritora judía nacida en Viena en 1888, que llegó a publicar más de 50 novelas en toda su vida. Sin embargo, eso no le impidió consagrarse en una de sus actividades favoritas: el boxeo.

La escritora nació bajo el nombre de Hedwig Baum en Viena, Austria en una turbulenta familia que consideraba a la lectura como un “vicio secreto”. Baum comenzó a interesarse por la escritura en 1914, luego de abandonar el arpa. En 1926 decidió dedicarse profesionalmente a este arte y asumió un puesto como redactora de revistas en la editorial Ullstein de Berlín.

La carrera literaria de Hedwig Baum (que firmará todos sus escritos como Vicki) es de comienzo más bien tardío: su padre se opuso firmemente a que cultivara la afición por la literatura que sentía desde niña, convencido de que escribir no llevaba a nada útil. En cambio, nada tuvo que objetar Herr Baum a que su única hija se dedicara profesionalmente a la música, como deseaba su madre, ansiosa por asegurar a Vicki la independencia económica y personal que ella siempre echó en falta. Tras largos años de concienzuda preparación en el Conservatorio, en 1907 Fraülein Baum debuta como arpista en la Vienna Konzertverein, precedente de la actual Orquesta Sinfónica de Viena. A sus diecinueve años, es la única mujer entre los ochenta músicos. Su sensibilidad artística y su tesón hacen que pronto llegue a ser una solista de éxito, que en 1911 es especialmente requerida para estrenar una pieza de Mahler en Münich.

Por esa época Vicki Baum ya ha perdido a su padre, que abandonó a la familia para empezar una nueva vida con otra mujer; y a su madre, precozmente fallecida en 1908. Quizá para huir de la soledad, se casa con un periodista de poca monta, Max Prels; y este matrimonio, aunque será de breve duración, le servirá para conocer el mundillo literario y dar sus primeros pasos como escritora. Tras divorciarse de Prels, Vicki Baum vuelve a casarse en 1916: su marido es ahora Richard Lert, director de orquesta, y la pareja se establece sucesivamente en Hannover, en Mannheim, y por fin en Berlín. De este matrimonio nacerán dos hijos, y aunque Baum abandonará su propia carrera musical para centrarse en apoyar la de su marido, no sucederá lo mismo con sus aspiraciones literarias.

El avance literario de Baum se produjo en 1929 cuando publicó “Grand Hotel”, la historia de los extravagantes personajes que vivían en un hotel 5 estrellas en Berlín. Algunas fuentes afirman que trabajó de incógnito durante algunos meses como camarera de piso en el Hotel Adlon de Berlín, para documentarse. Sea como fuere, lo cierto es que ya en el año 1930 este libro, el gran best-seller de la época, fue adaptado al teatro por Max Reinhardt; en 1932 fue llevado al cine en Hollywood, con un reparto lleno de estrellas, entre ellas Greta Garbo, John Barrymore y Joan Crawford; en 1936 ya había sido traducido a dieciséis idiomas, vendiendo millones de ejemplares en todos ellos. En 1958 volvería a ser adaptado, bastante libremente, por Hollywood bajo el título “Weekend at the Waldorf”; y sobre los escenarios de Broadway conocería dos adaptaciones al género musical, la primera en 1957 y la segunda, más reciente, en 1989. El libro fue un éxito, convirtiendo a Baum en una de las primeras autores de best-sellers modernos.

Naturalmente, los libros de Baum fueron prohibidos en Alemania después de 1935 debido a su origen judío. Sobre este tema, escribió: “Ser judío es destino”.

Baum se consideraba una “Nueva Mujer”, una ideología que precedió a la teoría feminista del siglo XX. Esto fue quizás más frecuente en su amor al boxeo. A finales de los años 20, Baum, con una o dos mujeres más, comenzó a entrenar en un estudio en Berlín. “No sé cómo el elemento femenino se coló en esos reinos masculinos”, escribió en su libro de memorias de 1964, It Was All Quite Different, “pero … sólo [unas pocas de nosotras] fueron lo suficientemente duras como para seguir adelante con ello”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s