Andalucía y el folk de raíces

Posted on

Antonio Machado y Álvarez, "Demófilo"
Antonio Machado y Álvarez, “Demófilo”

La Editorial Extramuros ha publicado en facsímil la publicación ‘El Folk-lore Andaluz’, órgano de la sociedad del mismo nombre auspiciada por Antonio Machado Álvarez ‘Demófilo’, que recoge estudios sobre folklore regional de autores como el mismo Machado, Luis Montoto, Alejandro Guichot, Lasso de la Vega, Gestoso, Rodríguez Marín o folkloristas extranjeros.

‘El Folk-lore andaluz’ fue publicada mensualmente en Sevilla desde marzo de 1883 a febrero de 1884 y, aunque sólo llegó a editar 12 números que este facsímil recoge en su totalidad, dio cabida a “interesantísimos” trabajos tanto de miembros de la sociedad como de folkloristas extranjeros.

Las páginas de la publicación constituyen un repertorio de elementos “antes menospreciados” por los estudiosos, y que, a finales del siglo XIX, reciben un “inmenso “apoyo de la intelectualidad andaluza. Así, las supersticiones populares fueron analizadas por Alejandro Guichot y Sierra, los corrales de vecinos por Luis Montoto, los cantes flamencos por Antonio Machado Álvarez ‘Demófilo’ y los usos y ceremonias nupciales en relación con la pervivencia de antiguas civilizaciones por Rodríguez Garay.

“Ninguna referencia de la vida del pueblo, del espíritu puramente andaluz, escapa a la pluma de los redactores”, aseguran las mismas fuentes. En este sentido, se recogen los piropos, las oraciones, los cuentos, los juegos y rimas infantiles, los dictados tópicos, el habla vulgar, las recetas de cocina, las coplas, las leyendas, la toponimia, las creencias, los usos y las costumbres.

A pesar de la corta vida de esta revista, los documentos que quedaron constituyen en la actualidad una referencia “imprescindible” para los estudiosos de la cultura popular andaluza y española, y es reconocida como una de las publicaciones “clave” del siglo XIX andaluz.

Inspirado en la ‘Folk-Lore Society’ de Londres constituida en 1878, y considerando que la labor a realizar era “amplia y urgente”, Machado decide promover la creación de sociedades culturales con el propósito de recoger el saber popular, y así, el 3 de noviembre de 1881 hace públicas las bases de la organización El Folk-lore Español.

Machado define esta entidad como una “sociedad para la recopilación y estudios del saber y las tradiciones populares”, que tiene por objeto “recoger, acopiar y publicar todos los conocimientos de nuestro pueblo en los diversos ramos de la ciencia, los proverbios, cantares, fiestas, motes y apodos, adivinanzas, cuentos, leyendas, fábulas, tradiciones y demás formas poéticas y literarias”, y, en suma, “todos los elementos “constitutivos del genio del saber y del idioma patrios, contenidos en la tradición oral y en los monumentos escritos, como materiales indispensables para el conocimiento y reconstrucción científica de la historia y la cultura española”.

Pocos días después de hacer públicas las anteriores bases se constituía la sociedad ‘El folk-lore andaluz’, que hizo suyas las bases de la sociedad nacional, y se inició la creación de sociedades regionales y locales que trataba de cubrir, en el proyecto de Machado, toda España.

Con gran sentido de la realidad cultural y política, propone Machado la creación de tantas sociedades como regiones, en función de sus peculiaridades lingüísticas, geográficas y culturales. La organización comprendería sociedades desde el nivel local al nacional pasando por el provincial y regional, todas con entera autonomía, con la única obligación de intercambiarse las publicaciones que cada centro produjese.

La sociedad andaluza fue la primera en crearse, a la que siguieron la extremeña, castellana, gallega, asturiana y catalana, y simultáneamente fueron constituyéndose los centros provinciales y locales. Nacieron, de este modo, la sociedad castellana Academia Nacional de Letras Populares la Sociedad del saber popular. Folklore provincial gaditano, las organizaciones locales El folklore de Guadalcanal, debida a J. A. Torres Salvador, y El folklore de Mairena del Alcor, ambas en 1884.

En otras ciudades andaluzas, no se llegó a la creación de sociedades, pero se realizaron por parte de Machado y sus colaboradores, campañas de concienciación a través de la prensa y de contactos personales, fruto de las cuales fueron algunas publicaciones que aparecieron en los años siguientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.