‘Proto-Funk’ gitano de alta energía

Posted on

José María Valentí, alias “Chacho”, es, junto con Peret y “El Pescailla”, uno de los creadores de la rumba catalana
José María Valentí, alias “Chacho”, es, junto con Peret y “El Pescailla”, uno de los creadores de la rumba catalana

David «el Indio» García es un músico poco común. Además de ser el baterista de Vetusta Morla y de colaborar con infinidad de artistas de la escena independiente, recopila lo mejor de la rumba para el prestigioso sello británico Soul Jazz Records.

El doble disco se llama «The Original Rhythm of Gipsy Rhumba in Spain 1965-1974» y es una antología de rumba catalana que recoge canciones de artistas como Peret, Antonio González «el Pescaílla», el Noi, Chacho, Lola Flores y Ramonet, entre otros maestros.

¿Cómo es posible que el batería de la banda «indie» rock más famosa del momento se pase al lado oscuro de este género bullanguero y festivo? ¿Por qué?

«El primer instrumento que llegó a mis manos fue un bongó cubano a la par que un cajón flamenco, y el primer ritmo que aprendí a tocar fue la rumba», recuerda David.

«Más tarde empecé como batería con mis amigos -de Vetusta Morla-, pero mantuve el interés por grabaciones antiguas de rumba; me puse a rebuscar por piletas de vinilos a un euro en tiendas de segunda mano e internet. Probablemente, fui melómano antes que músico, y este proyecto responde a esa otra faceta», añade.

Varios años de selección, trabajo y devoción han traído al mundo este doble álbum que incluye un extenso libreto interior donde el periodista José Manuel Gómez Gufi, la otra pata del proyecto, explica técnica, conexiones con el flamenco, ideólogos e historia de este ritmo que usa el «ventilador» como percusión diferenciada.

«Este disco va sobre los orígenes de la rumba. La mayoría de los artistas que aparecen jamás se ganaron la vida tocando flamenco, excepto Dolores Vargas y Antonio González, pero la rumba es su territorio a partir de los sesenta», explica Gufi.

Por ello, para este trabajo de divulgación internacional, el compilador acotó el terreno con la etiqueta rumba catalana. «Es el término con el que se denomina a esta variante con influencias de la música caribeña y el rock & roll. Es diferente a la rumba flamenca y a la que vino después, más callejera y madrileña (Las Grecas, Los Chichos, etc.)».

«Pero también es el origen de lo que ahora llamamos rumba a secas, y su carácter es de rumba pop por lo directo, pegadizo, sencillo y por el éxito que tuvo en su momento», aclara David, que lamenta la falta de aprecio a este sonido que «todos llevamos dentro».

La elección de un sello británico como Soul Jazz Records para esta antología tampoco ha sido gratuita. Según David, la compañía londinense, especializada en cuidadas reediciones de «soul», «reggae» y músicas del mundo, tiene reconocida «calidad y alcance» en todo el mundo.

«Como dice Txarly Brown (personaje clave en la recuperación de la rumba actualmente en nuestro país), ‘hace falta que venga alguien de fuera para decir que la rumba catalana mola y, así, aquí, se le hará caso'», comenta el baterista de Vestuta Morla para indicar que esta idea inclinó la balanza en esta apuesta por una compañía internacional.

Otro valor añadido de esta edición anglosajona es la publicación en el libreto de una serie de fotografías inéditas de Jacques Lèonard (Paris 1909-Girona 1995), que capta, desde el punto de vista documental, el espíritu del mundo gitano en la Barcelona del inicio del desarrollismo. De entrada, una foto de la Chunga de 1958 ilustra la portada.

Ya, dentro de la antología «Gipsy Rhumba», se puede echar de menos la presencia de Los Amaya o Bambino, aunque, justifica David, «las condiciones de las ‘mayors’ (multinacionales) que tenían sus derechos hacían inviable el recopilatorio».

Eso sí, las canciones incluidas no tienen desperdicio: «La fiesta no es para feos» de Peret, «A-Chi-Li-Pu» de Dolores Vargas, o «Sarandonga» del Pescaílla, son buenos ejemplos de un ritmo racial y sincero que, a su vez, suena muy actual si se escucha sin complejos.

«La rumba y el rock tienen muchas cosas en común: la energía, la fuerza, algo salvaje, instintivo. Estas características son para mí básicas a la hora de tocar, aunque provengan de mundo diferentes. De alguna manera yo también toco rumba con la batería en una banda de rock. Y también rock con el cajón», dice David, alias el Indio.

Gufi coincide en esta pasión por la rumba y va más lejos, casi como apóstol de un nuevo evangelio musical con forma de guitarra española y camisas de volantes.

«Imagina que eres estadounidense y que, por alguna extraña razón -advierte-, casi nadie en el resto del mundo conoce a los pioneros del rock & roll, Chuck Berry, Bo Diddley, Gene Vicent, Eddie Cochran, y solo conocen un par de canciones de Elvis…¿no intentarías ponerle remedio a eso?». Verdades de rumba que retumban.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.