Repostería para mal hablados

Posted on Actualizado enn

Con la proliferación de estas palabras el lenguaje no tiene por qué perder, porque hay insultos muy elegantes
Con la proliferación de estas palabras el lenguaje no tiene por qué perder, porque hay insultos muy elegantes

Insultar con ingenio e inteligencia requiere clase, elegancia y una preparación que no todo el mundo tiene, según defienden los riojanos Ángel María Fernández y José Antonio Ruiz en su libro “Insultario”, concebido como un manual de autodefensa ante las ofensas cotidianas.

De profesión profesor y albañil, respectivamente, estos quintos del 73 de Arnedo (La Rioja) apelan al sentido del humor como excusa para lanzarse improperios, siempre desde el cariño, según cuentan.

Amigos desde la infancia, un día comenzaron a enviarse sesudos improperios por SMS, y poco a poco, uno picaba al otro, para comprobar quién soltaba “la parida mas surrealista y absurda”, ha explicado Fernández.

Cinco años después, reconocen estar “enganchados a insultarse”, ahora a través de WhatsApp, pero según ha bromeado Ruiz, las ofensas de su amigo son aún “peor”, porque “tiene carrera”.

“Sin insulto no hay halago”, ha añadido, pero “hay que odiar rápidamente para que se pase el enfado”, como una especie de terapia liberalizadora.

Hay que tener “desparpajo”, pero también hay que ser “cariñoso”, por muy “bruta” que sea la expresión que se lance, precisa el profesor, quien sostiene que los dos son igual de “mamarrachos”.

En el “Insultario” también hay insultos que hay que leer dos veces para llegar al fondo de la ofensa, porque estos amigos rehuyen el improperio “grueso” que se lanza sin sentido a cualquiera, ha añadido Fernández.

“El insultador pretende herir al insultado, por lo que en ocasiones suele caer en lo más burdo y simplón, que es lo fácil, hay que ofender con ingenio”, defiende.

Su amigo lamenta que con las redes sociales “se ha perdido el arte de insultar a la cara, ahora es todo virtual”.

“Te daría hostias de dos en dos hasta que fueran impares” y “No digo que sea precisamente hoy, pero en cuanto puedas vete a la mierda” son dos de las frases que aparecen en el manual, ilustrado por Carmelo Baya y editado por Pepitas de Calabaza.

También hay “maldiciones paganas” como: “Un tacto rectal y una colonoscopia cada dos horas es lo que te deseo”, “Ojalá la película sea coreana sin subtítulos”, “Lo que te iría bien es cogerte la chorra con la cremallera” y “Ojalá se te termine el plastidecor de color carne y tengas que colorear con el naranja muy flojito”.

En el libro ironizan sobre modas y “postureo”, de modo que lanzan pullas a veganos, runners, hipsters, metrosexuales y tertulianos.

Los autores no descartan publicar un segundo volumen, aunque, para compensar, entienden que estaría bien recopilar halagos en un “Piropario”.

Insultos de manual

“Incrúspido”, “cayuco”, “ufanero”, “rompegalas”; los insultos también pueden -y deben- usarse “con propiedad”, como demuestra un nuevo compendio que recoge los vocablos necesarios para salir del paso en cualquier ocasión y rompe con la idea de lo que son “las buenas y las malas palabras”.

“Todo el día insultamos”, y “a todos”, incluso a nosotros mismos-, por lo que el “Diccionario de insultos” ayuda a dejar fluir esa “catarsis” que, tras un momento de rabia, nos mantiene “firmes”, señala Pilar Montes de Oca, directora de la editorial Algarabía.

El abanico de insultos, recogidos del léxico de todos los países de habla hispana, es casi inagotable. Y es que, ¿por qué limitarse a emplear el término “tacaño” teniendo “durañón”, “codo” y “cenaoscuras”? ¿Por qué conformarse con el habitual “torpe” cuando existen “pañuso” o “chambón?

El compendio, de más de 2.000 entradas, es un diccionario de uso, que aporta ejemplos destinados a evitar la excesiva reiteración de palabras como el popular “pendejo” en México, que, desde el punto de vista de Montes de Oca, está “demasiado usado y es altisonante”.

“Si estás en una escuela y dices ‘oiga, profesor, usted es un pendejo’, te van a correr (echar) de la escuela (…), si le dices ‘oiga, ¿no cree usted que su pregunta es muy zafia, profesor?’, lo estás insultando igual, pero de otra manera”, ejemplifica la lingüista.

Las palabras provienen de una investigación en diccionarios como el de la Real Academia de la Lengua, el María Moliner, el etimológico de Joan Corominas o el de mexicanismos de la Academia Mexicana de la Lengua.

Tras meses de trabajo, Montes de Oca se plantea: ¿Hay buenas o malas palabras? ¿Las buenas palabras dónde están, o por qué hay una palabra que está bien u otra que está mal?

Mientras que algunos insultos “pueden ayudar” a expresarse, “esas palabras que tienen que ver con el sexo, con la enfermedad y la integridad física (como ‘promiscuo’, ‘tullido’ o ‘gordo’), generalmente son las que se convierten en malas palabras”, señala.

Fuera de la recopilación han quedado términos “normales, los que utiliza todo el mundo”, a pesar de que se han infiltrado algunos de ellos, como “boludo”, pero haciendo referencia a la acepción original, que en ocasiones data de siglos atrás.

Es el caso de “boludo”, que en el diccionario aparece con la descripción de “torpe, lento”: “De ahí que los argentinos lo utilicen para decir que alguien es muy tonto, pero era torpe en el original”, explica la lingüista.

De acuerdo con los estudios, “las malas palabras se van desgastando y se van utilizando más; mientras más se utilizan, se va desgastando esa carga que tenían”.

Esto sucedió con la palabra “buey” en México, que inicialmente se empleaba para decir a alguien que era tonto y más tarde se convirtió en una muletilla, como en Argentina ocurre con “che”, relata Montes de Oca.

“No es que utilicemos más o menos (insultos), simplemente los jóvenes están más abiertos a utilizar las palabras que antes, que había una costumbre de que no podías usar malas palabras delante de tu papá”, añade.

En definitiva, argumenta, con la proliferación de estas palabras el lenguaje no tiene por qué perder, porque “hay insultos muy elegantes “.

Y empleándolos, también “te estás llenando de cultura y de lenguaje antiguo”.

“Es un libro para insultar con propiedad, y un diccionario que les va a servir a todos”, concluye la lingüista, quien aspira a que el volumen se quede en el escritorio de los lectores y que, cuando envíen un mensaje de WhatsApp, este finalice con un inesperado “¡indino!”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.