Elsa Morante y el átomo

Posted on Actualizado enn

 Morante vivió de actividades afines a la literatura a partir de los años 30 y participó de la febril actividad cultural que se desplegó por toda Italia en el período del boom económico, alrededor de 1960
Morante vivió de actividades afines a la literatura a partir de los años 30 y participó de la febril actividad cultural que se desplegó por toda Italia en el período del boom económico, alrededor de 1960

La novelista italiana Elsa Morante escribió entre 1950 y 1978 una serie de artículos y ensayos sobre la literatura, el arte y la política, inéditos en español hasta que la editorial Círculo de Tiza los publicó con el título “A favor o en contra de la bomba atómica”.

El volumen permite conocer el pensamiento y la visión del mundo de la escritora a través de textos dedicados a la obra del pintor Fra Angélico y al poeta Umberto Saba, así como conferencias y artículos publicados en revistas literarias y semanarios.

Entre ellos están sus dos últimos manuscritos publicados de manera póstuma, el “Breve Manifiesto Comunista (sin clase ni partido)” y una carta que nunca envió a las Brigadas Rojas con motivo del secuestro del entonces líder de la Democracia Cristiana italiana Aldo Moro que terminó con su asesinato.

Morante (Roma, 1912-1985) muestra su visión literaria, en la que distingue al falso novelista del “verdadero”, que, en sus palabras, siempre comunicará, “a las generaciones contemporáneas y futuras, incluso las más seguras verdades sobre el ‘lugar geográfico’ y el ‘tiempo histórico’ en los que vivió su propia experiencia humana”.

La escritora bucea además en los intereses de los lectores, que prefieren libros “con personajes vivos” que cuenten “sus vicisitudes humanas”, y en las relaciones y los comportamientos de Andréi, uno de los personajes de la novela del autor ruso León Tolstoi “Guerra y paz”.

“A favor o en contra de la bomba atómica”, prologado por Alfonso Berardinelli y traducido por Flavia Cartoni, es una edición con 15 textos y de 167 páginas que lleva el título de una conferencia que la poeta pronunció en 1965 y en la que explica que la “humanidad contemporánea” siente la “oculta tentación” de desintegrarse.

“Me arrepiento de estar aquí para entreteneros con tan tétrico tema, más que con un hermoso cuento (¡teniendo en cuenta que determinados seguidores se empeñan en despachar mis libros como si fueran una especie de fábulas!)”, manifiesta durante la conferencia que posteriormente se publicó en la revista “Europa Letteraria”.

Su interés por el arte, cuya calidad describe como “liberadora” y sus efectos “revolucionarios”, se observa en el prólogo que dedicó en un libro a la obra pictórica de Fra Angélico, un “pintor al servicio de la propaganda”.

“Las obras de arte propagandístico son un suero de la verdad. Si la propaganda es espontánea y sincera, salen hermosas; en caso contrario, salen unos monstruos”, asegura.

Morante fue una escritora precoz que desde muy joven empezó a publicar relatos en revistas infantiles. En su etapa adulta escribió teatro, poesía, relatos, ensayos y novelas, entre ellas “Mentira y sortilegio” (1984), ganadora del Premio Viareggio; “La isla de Arturo” (1957), Premio Strega, y “Araceli” (1982), Premio Medici.

Junto a escritores como Alberto Moravia, Natalia Ginzburg, Cesare Pavese o el cineasta Pier Paolo Pasolini, la novelista vivió la época del fascismo, en la que se hizo evidente su preferencia por las personas oprimidas frente a los opresores, una prioridad que le enemistó con varios escritores de su generación.

En palabras del ensayista italiano Alfonso Berardinelli, Morante era una mujer con una “humildad devocional” y una escritora “lacónica y musical” que no erraba ni una nota y conseguía juntar mundos enteros en sus páginas.

“Poseía el sentido de la tragedia y buscaba el éxtasis, vivía entre paraísos e infiernos, como si en ella convivieran Fra Angélico y Caravaggio”, asegura en el prólogo sobre la novelista, su “último gurú” que “veía la comedia que se esconde debajo de la tragedia”.

Estos ensayos, según Flavia Cartoni, que tradujo al castellano la recopilación de relatos “El chal andaluz” (1963), reflejan la obra de Morante cuya aportación a la literatura italiana del siglo XX superó los límites de la narrativa y la poesía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.