Curiosidades

Escueto epitafio para la voracidad

Posted on Actualizado enn

Hernán Cortés mantuvo romances con numerosas indígenas. En esta litografía del francés Nicolas Maurin, el jefe Zingari presenta a Aída, su hermana, a Cortés
Hernán Cortés mantuvo romances con numerosas indígenas. En esta litografía del francés Nicolas Maurin, el jefe Zingari presenta a Aída, su hermana, a Cortés

Hernán Cortés es sin duda uno de los más grandes conquistadores que ha dado la historia, a la altura de Alejandro Magno, Atila o Napoleón. Padre de la expresión “quemar las naves”, tras haberse negado a retroceder en su conquista quemando la única vía de huída, Hernán Cortés y su ejército consiguieron imponer el dominio español al imperio azteca en dos años.

Sus logros militares no le excusan de los abusos cometidos en México, pero el profundo catolicismo del conquistador y una conciencia moral avanzada para su época le llevaron a plantearse si era lícito esclavizar a los indios, una duda insólita en los inicios del siglo XVI.

Hernán Cortés Monroy Pizarro Altamirano nació en la Corona de Castilla (la actual España) en 1485, en el seno de una familia de hidalgos. Tras unos breves estudios universitarios, viajó a las recién descubiertas Indias y se estableció como escribano en la isla La Española (actual Santo Domingo).

Tras ascender jerárquicamente entre los primeros colonizadores del Nuevo Mundo y constituirse como alcalde de la recién fundada ciudad de Santiago, en Cuba, el conquistador español y primer gobernante de la isla, Diego Velázquez de Cuellar, le puso al mando de una expedición a Yucatán, el actual México.

Cortés navegó hasta Tabasco (México) donde derrotó a los mayas y fundó, en la costa del país, la ciudad de Villa Rica de Veracruz. Fue allí donde descubrió la existencia del Imperio Azteca, donde se decía que había inmensos tesoros.

La determinación característica de este personaje histórico le llevó a hundir sus barcos para que el ejército no tuviese la tentación de dar marcha atrás, asustados por la inferioridad numérica. De este episodio procede la frase hecha “quemar las naves”.

Junto con otros pueblos indígenas que consiguió unir a su causa, ya que se encontraban sometidos a los aztecas, Cortés llegó a la Capital del Imperio, Tenochtitlán. A su paso, los conquistadores españoles saquearon ciudades prehispánicas como la de Chololula.

Cortés fue recibido pacíficamente por el emperador azteca, Moctezuma II, quien se declaró vasallo de la Corona de Castilla. Se cree que la buena acogida de los conquistadores españoles por parte de los aztecas se debe a la identificación de estos con seres divinos. A pesar del acogimiento, el ejército de Cortés se comportó de forma tiránica y saqueó las posesiones de los aztecas.

Durante estos meses se llevaron a cabo matanzas de nobles indígenas por parte de los conquistadores españoles, lo que provocó la ira del imperio y, aún a pesar de que su emperador se encontraba secuestrado por Cortés, se revelaron contra la invasión.

En la llamada ‘la noche triste’, los españoles que quedaban tras la lucha con los aztecas se vieron obligados a huir de la zona. Pero Cortés no olvidó sus planes de tomar Yucatán para la Corona de España, de manera que se rearmaron y junto con otras tribus indígenas consiguieron tomar Tenochtitlán, aunque la ciudad se encontraba completamente devastada.

Gracias a estas conquistas, Cortés fue premiado con el título de Gobernador y Capitán de la Nueva España, nombre que los españoles le asignaron a esta zona de México.

Hernán Cortés falleció en España el 2 de diciembre de 1547 a los 62 años. Fue enterrado en principio en su país de origen, pero sus restos fueron trasladados a México en 1566. En este país estuvieron sepultados hasta en siete sitios distintos.

Tras haber peregrinado por cuatro monasterios e iglesias diferentes, y con motivo de evitar su profanación en la Guerra de Independencia, fueron escondidos en un nicho junto al tabernáculo de una Iglesia anexa al Hospital de Jesús –donde se cree que se reunió con Moctezuma II–.

Un siglo después de esta sepultura secreta, un embajador mexicano presentó a España el acta de enterramiento clandestino de Hernán Cortés. Finalmente, en 1947 fueron colocados en un muro de la Iglesia de Jesús Nazareno a la izquierda del altar, donde continúan a día de hoy.

Los restos mortales de Hernán Cortés no tienen ningún tratamiento de interés turístico en México, nadie los va a visitar y su figura es más bien un tabú en el país. Están señalados por una pequeña placa a tres metros de altura en la que solo pone “Hernán Cortes 1485-1547”. El conquistador es recordado como uno de los representantes de las barbaridades humanas que fueron aparejadas a la conquista de México.

Anuncios

Arañas en el frenesí del coito caníbal

Posted on

Un macho y una joven hembra (de mayor tamaño) de Latrodectus hasselti durante el coito
Un macho y una joven hembra (de mayor tamaño) de Latrodectus hasselti durante el coito

Los machos de araña de espalda roja, una especie venenosa cuyas hembras devoran al macho durante el coito, han desarrollado una estrategia de reproducción en la que se aparean con hembras inmaduras para evitar su fatal destino. Un estudio demuestra ahora que este comportamiento también beneficia a las hembras

Las hembras de araña de espalda roja (Latrodectus hasselti), de mayor tamaño que los machos, practican canibalismo sexual y durante el apareamiento devoran al macho. Pero estos han desarrollado una estrategia para salvarse: buscan a hembras inmaduras y poco experimentadas.

Hasta ahora los científicos no sabían si esta táctica suponía un coste para las jóvenes hembras y si los machos –que se esfuerzan poco en el cortejo con esta acción– en realidad ejercían algún tipo de chantaje o coerción en ellas. Según las observaciones, estas parecían mostrar poco interés en el intercambio porque se lesionaban con más frecuencia e incluso intentaban atacar a los machos como si se resistieran.

Sin embargo, un equipo de científicos, liderado por la Universidad de Toronto (Canadá), revela ahora que esta estrategia es también beneficiosa para las hembras. “No hay evidencias que sugieran que este comportamiento sea abusivo para las hembras en términos de supervivencia y rendimiento reproductivo”, señala Luciana Baruffaldi, investigadora en la universidad canadiense.

El trabajo, publicado en la revista Scientific Reports, muestra que las hembras jóvenes que se aparean de esta manera no tienen que buscar a otros compañeros en el futuro. “Esta reproducción temprana puede ser bueno para las hembras porque en la naturaleza corren el riesgo de no encontrar pareja”, subraya Baruffaldi.

La ‘aberrante’ estrategia que beneficia a la especie

El canibalismo se produce incluso mientras tiene lugar el apareamiento entre el macho y la hembra. De hecho, se ha constatado que los machos ayudan activamente a la hembra a ser devorados dando volteretas y colocando su abdomen sobre la boca de esta. Pero esta forma extrema de reproducción tiene sus ventajas.

“Cuando se estudia la ecología evolutiva, tendemos a atribuir las características o los juicios humanos al comportamiento animal que se observa”, dice Maydianne Andrade, coautora del trabajo y experta mundial sobre hábitos de apareamiento de las arañas caníbales.

Sin embargo, realmente lo que hay que pensar es cómo afecta al éxito reproductivo del animal que lo realiza. “Esa es la moneda de cambio evolutiva: lo que se está reproduciendo con el tiempo es la cantidad de copias de genes que quedan en la descendencia”, añade la científica. Esto permitirá que los hijos mantengan los rasgos de sus padres.

Los demonios de Peter Pan

Posted on Actualizado enn

En estaimagen de 1906 se ve a uno de los hermanos, el pequeño Michael, disfrazado de Peter Pan y al propio Barrie caracterizado como Garfio mientras ambos juegan en el jardín.
En esta imagen de 1906 se ve a uno de los hermanos, el pequeño Michael, disfrazado de Peter Pan y al propio Barrie caracterizado como Garfio mientras ambos juegan en el jardín.

Peter Llewelyn Davies, que fue la inspiración de la historia de Peter Pan, finalizó su vida, en Londres, despreciando el cuento. Sus últimos días se basaron entre adicciones al alcohol, las drogas y los antidepresivos.

El joven que inspiró a JM Barrie a escribir la legendaria historia, además sufrió abusos y explotaciones por parte del autor, aseguró su hijo, Ruthven Llewelyn Davies. “Desde que fui lo suficientemente adulto, supe que mi padre había sido abusado y explotado por Barrie y que por esa razón se volvió una persona muy rencorosa”, señaló Ruthven .

Peter padre, tras años de adicción a las drogas, al alcohol y fuertes depresiones, terminó suicidándose en el metro de Londres en el año 1960. En la mañana del 5 de abril de 1960, descendió por las escaleras de la estación de Sloane Square, caminó lentamente por el andén y se arrojó bajo las ruedas del metro de Londres. “Peter Pan se suicida” – fue el titular de algunos de los diarios de aquel día –“Muere el niño que nunca quiso crecer”.

El día de su muerte, Peter Llewelyn-Davies tenía 63 años. Cincuenta años antes, junto a sus cuatro hermanos, Peter había sido el principal inspirador del personaje creado por James M. Barrie. Los más allegados aseguraron que en aquellos días había estado reordenando las fotos y recuerdos familiares a los que él se refería, irónicamente, como “La Morgue”. No le faltaba razón, pues desde la aparición de Barrie su familia había sido víctima de una especie de “maldición”.

Barrie creó el personaje de Peter Pan gracias a su relación con los hijos de Sylvia Llewelyn Davies. Una relación especial y un tanto enfermiza sobre la que siempre ha flotado (injustamente) el fantasma de la pedofilia. Pocos años después, tendría lugar la primera de una larga serie de desgracias: Sylvia fallecía de cáncer, y Barrie quedaba a cargo de los niños.

James Matthew fue el segundo de los diez hijos que engendró el victoriano matrimonio formado por el tejedor anglicano Alexander Barrie y la severa presbiteriana Margaret Ogilvy. Cuando James tenía seis años, su hermano mayor, David, murió en un accidente de patinaje poco antes de su decimocuarto cumpleaños. Su madre, que nunca superó aquella tragedia, ignoró desde entonces al que por fatalidad se había convertido en el hijo mayor y cuando se encontraba con él preguntaba de forma reiterada: «David, ¿eres tú, puedes ser tú?». Su reacción sistemática al comprobar que se trataba de James eran tan cruel hacia el niño como hacia sí misma, ya que se originaba en el denso infierno de una inatajable depresión: «Ah, sólo eres tú».

En cuanto al padre, no tenía el menor contacto con ninguno de sus hijos. Fue probablemente esta extrema desatención la que desencadenó en James un enanismo psicogénico: nunca alcanzó la pubertad y su crecimiento se detuvo en un metro cuarenta y siete. A pesar, o tal vez a causa, del desamor del que fue víctima por parte de su madre – víctima a su vez de su propio dolor -, siempre sintió hacia ésta una adoración sin límites, que quedó patente en «Margaret Ogilvy», la biografía que le dedicó y en la cual escribió: «Ningún sonido había en la habitación (se refería a la de su madre, a la que acudía para intentar, siempre en vano, consolarla) .Escuché un llanto y a mi madre moverse en la cama, y pensé que estaba oscuro y sabía que ella no me abrazaría». «Nada pasa, después de los doce años, que importe mucho». Reverenció asimismo, con una obsesión casi enfermiza, al hermano muerto, hasta tal extremo que ese niño que nunca acabó de crecer -muriendo por tanto en una absoluta perfección- , renació posteriormente en la figura de Peter Pan.

Hasta la misma mañana de su suicido, Peter Llewelyn-Davies había aborrecido la idea de que todo el mundo le asociara con Peter Pan; odiaba a Barrie y le culpaba del distanciamiento de sus padres y de todos los horribles acontecimientos que tuvieron lugar a continuación.

A finales del año 1914, con apenas 21 años, George Llewelyn-Davies, el mayor de los hermanos, moría en las trincheras del frente occidental en la Primera Guerra Mundial.

Siete años más tarde, en 1921, dos adolescentes eran encontrados ahogados en las piscinas de Sandford Lasher, en el río Támesis. Uno de ellos era Michael Llewelyn-Davies, el favorito de James Barrie; el otro era su amigo inseparable Rupert Errol. Solo entonces se supo que ambos muchachos mantenían una relación secreta y que se habían arrojado al agua como consecuencia de un pacto suicida. Cuando los cadáveres fueron recuperados del río, sus cuerpos estaban estrechamente entrelazados. El pequeño Michael ni siquiera sabía nadar.

Muxes más allá de la entrepierna

Posted on

Los muxes son hombres zapotecos homosexuales que viven en la región del Istmo, en Oaxaca, y su papel dentro de la sociedad zapoteca es reconocido y protegido como un género extra
Los muxes son hombres zapotecos homosexuales que viven en la región del Istmo, en Oaxaca, y su papel dentro de la sociedad zapoteca es reconocido y protegido como un género extra

En la región zapoteca del istmo de Tehuantepec, al contrario que en la mayor parte de las sociedades actuales, el conocido como ‘tercer género’ no solo no está sometido al debate público, sino que se configura como una forma de vida en sociedad más: estos son los muxes.

Las leyendas zapotecas narran que San Vicente, el patrón de la región mexicana de Juchitán, viajaba con tres sacos llenos de semillas, uno de ellos repleto de grano masculino, otro femenino y el tercero, mixto. Mientras pasaba por la ciudad de Juchitán de Zaragoza, el tercer costal se rompió y cayó al suelo. Así nacieron los muxes.

En encaje social de los muxes poco tiene que ver con el que la transexualidad tiene en el resto del país. Los muxes son hombres que, por determinados motivos deciden adoptar roles femeninos. La transexualidad no está ligada con la figura del muxe, que puede continuar siendo un hombre si así lo desea, aunque lejos de la heteronormatividad.

El origen de esta palabra es incierto, aunque se considera que proviene de la adaptación de la palabra española “mujer” a la lengua zapoteca que carece de diferenciación de género gramatical, una característica cultural básica para entender el encaje de los muxes en estas sociedades.

La figura del muxe proviene de la época precolombina y nació en el seno de los zapotecos, una de las civilizaciones más avanzadas de Mesoamérica. Durante siglos han sido considerados como ‘tercer género’, ni mejor ni peor que un hombre o una mujer, sino diferentes.

Aunque los muxes han adoptado roles femeninos, tradicionalmente han contado con privilegios negados a las mujeres, como su participación en las decisiones habitualmente masculinas. Además, algunos miembros de esta comunidad se encargaban de la iniciación sexual de los adolescentes, con el fin de preservar la virginidad de las jóvenes zapotecas hasta el matrimonio.

En la actualidad, los muxes continúan siendo elementos valorados en las comunidades zapotecas, tanto así que son considerados por las madres como el mejor de entre sus hijos, ya que no acostumbran a tener relaciones duraderas, sino que parte de su rol social se encuentra en el cuidado de sus padres durante su vejez.

Es precisamente esta característica la que les proporciona gran relevancia en las sociedades zapotecas, ya que se valora su dedicación al cuidado de niños, enfermos o ancianos, así como a las tareas del hogar. Debido a su apoyo a la familia, tras el fallecimiento de la matriarca, pueden adoptar su figura de autoridad.

La ‘muxeidad’, al ser un rol social aceptado y respaldado por sus actividades como ‘cuidadores’, puede ser propiciada por las familias. En ocasiones, madres sin hijas crían a alguno de sus hijos varones mediante un rol tradicionalmente femenino, con lo que también existen muxes menores de edad.

Además, en el ámbito social, también son los encargados de crear y bordar los trajes tradicionales de las mujeres de la región, así como vestidos de gala para bodas, cumpleaños y aniversarios.

Con respecto a las relaciones sentimentales de los muxes, estas acostumbran a ser cortas y con hombres; sus relaciones con mujeres se consideran un tabú. Por otra parte, se les presupone la promiscuidad, incluso con hombres casados, y las relaciones estables son una excepción.

El lenguaje juega un rol fundamental a la hora de hablar del encaje social de los muxes, ya que no hay una sola forma de denominar a los miembros de este grupo, sino que, por lo general, se sienten cómodos tanto con nominaciones masculinas como femeninas.

Aunque los muxes acostumbran a ser hombres que han decido adoptar roles femeninos, también existen casos de transexualidad. Naomy Méndez, una muxe que se identifica con el sexo femenino, ha explicado, según ha publicado ‘Verne’, que existen dos tipos de muxes.

“Hay una gran gama de muxes, pero existen dos categorías principales: las muxes gunaa y los muxes nguiiu”, los primeros identificados como mujeres y los segundos como hombres. También existen casos de muxes que no se identifican con ninguna de estas categorías, sino como ‘tercer género’.

El encaje que los muxes han tenido tradicionalmente y tiene aún hoy en la cultura zapoteca no se puede comprender desde otras cosmovisiones en las que históricamente solo han existido los roles: hombre o mujer. La función social que estos cumplen, así como su aceptación sin tapujos, es uno de los pocos oasis de tolerancia en un país característico por sus altos niveles de agresiones machistas y contra la comunidad LGTBI.

Drogas psicodélicas y estados alterados de conciencia

Posted on

Las personas, comúnmente, experimentan un estado alterado de conciencia cuando sueñan; o en el momento de transición entre el sueño y la vigilia; también cuando están bajo los efectos del alcohol o de drogas como la marihuana o el ácido lisérgico; o a través la meditación o de los denominados estados de posesión o auto hipnosis.
Las personas, comúnmente, experimentan un estado alterado de conciencia cuando sueñan; o en el momento de transición entre el sueño y la vigilia; también cuando están bajo los efectos del alcohol o de drogas como la marihuana o el ácido lisérgico; o a través la meditación o de los denominados estados de posesión o auto hipnosis

Popularmente se cree que las setas alucinógenas ‘abren puertas a la mente’ porque estimulan ciertas zonas del cerebro. Sin embargo, su efecto parece ser el contrario. Según un estudio reciente, los alucinógenos reducen la actividad de zonas centrales, lo que provoca un estado de cognición sin restricciones. Lo cierto es que los científicos apenas tienen datos sobre los mecanismos neuronales que provocan el estado psicodélico.

Son quince individuos sanos, vestidos con batas. Uno a uno, repiten el mismo experimento: se tumban en la camilla, entran en el escáner de imagen de resonancia magnética funcional y una vez dentro, reciben varias inyecciones. La primera lleva un placebo y la segunda es de psilocibina, el principio activo de diversos hongos alucinógenos.

Mientras los participantes ejecutan distintas pruebas y autoevalúan su estado físico y mental, sus cerebros son escaneados y se monitorizan sus flujos sanguíneos. Un nutrido grupo de científicos observa las pantallas, toma notas, analiza las imágenes.

Muchos esperarían un subidón en la actividad cerebral de los que han tomado setas. Pues bien, los científicos han comprobado justo lo contrario: una vez el sujeto asimila la droga se aprecia una disminución en el torrente sanguíneo de su cerebro, sobre todo en las zonas centrales, como el tálamo y la circunvolución del cíngulo anterior y posterior (ACC y PCC, por sus siglas en inglés). Varios estudios sugieren que el PCC se relaciona con la conciencia y la identidad personal.

“Los psicodélicos se consideran drogas que ‘expanden la mente’, por lo que se ha asumido que actuaban aumentando la actividad cerebral”, relata David Nutt, autor del estudio. “Sin embargo, nosotros hemos observado que la psilocibina reduce la actividad en las áreas que tienen conexiones más densas con otras zonas”.

El falso mito de la ‘expansión de la mente’

Según sus conclusiones, en estado sobrio las zonas centrales del cerebro mantienen la normalidad, evitando que corrientes paralelas de información perturben la conciencia. “Ahora sabemos que al desactivar estas zonas se llega a un estado en el que el mundo se percibe como extraño”, cuenta Nutt. Es decir, cuando la psilobicina reduce la acción de estas áreas, se entra en un estado con menos restricciones, en el que, como suelen decir los chamanes, se ‘abren puertas’ hasta ese momento cerradas.

El efecto de las setas alucinógenas es semejante al de un ‘viaje’ de LSD, y varía en función de la dosis ingerida, el contexto en el que se toma y las características de cada individuo. No obstante, hay experiencias que se repiten. Es frecuente ver patrones geométricos, tener sensaciones corporales extrañas y un estado alterado del espacio-tiempo. La intensidad de estas alteraciones está correlacionada con una reducción de la oxigenación y el flujo sanguíneo en ciertas partes del cerebro, por lo que se cree que son mecanismos vinculados con la transición del estado normal de conciencia al estado alterado.

Hay varios modelos para explicar las alucinaciones. “Casi todos asumen que los alucinógenos desequilibran la actividad de partes del cerebro relacionadas con el procesamiento de lo que vemos y oímos, y otras donde se interpreta e integra esa información”, explica Berra Yazar-Klosinkski, investigadora de la Asociación Multidisciplinar de Estudios Psicodélicos de EE UU (MAPS, por sus siglas en inglés).

“Podría insinuarse que el alucinógeno desmonta lo que el filósofo Ernst Cassirer llama ‘complicada trama de símbolos’ y muestra la naturaleza sin mediación alguna”, relataba el profesor y ensayista Antonio Escohotado en su texto Los alucinógenos y el mundo habitual. Pero los científicos no se conforman con describir efectos. Quieren desentrañar los mecanismos bioquímicos de la psicodelia.

Pocas pistas para seguir la ruta química

La psilocibina tiene una farmacología compleja. Estudios realizados con ratones y humanos indican que ejerce su acción psicodélica activando los receptores de la serotonina 5-HT2A. “Se han hecho estudios con psilocibina en humanos a los que se les habían ‘desactivado’ los receptores 5-HT2A, lo que paraba los efectos de los psicodélicos, incluyendo los cambios de percepción, de humor y de pensamiento”, asegura Yazar-Klosinkski.

“Aunque las respuestas farmacológicas están más o menos claras, sigue habiendo mucha controversia con los mecanismos neuronales responsables de las acciones psicodélicas de los alucinógenos”, apuntan Hyeong-Min Lee y Bryan L-Roth, investigadores de la Universidad de Carolina del Norte (EE UU), que comentan los recientes descubrimientos de David Rutt en PNAS.

Por ahora se sabe muy poco, en parte porque no es sencillo llevar a cabo experimentos con drogas ilegales. “Desafortunadamente, por motivos médicos, legales y sociales, los estudios bien controlados sobre las acciones de los alucinógenos en humanos han languidecido desde los 60”, relatan Hyeong-Min Lee y L- Roth.

Pero hay quienes reivindican la necesidad de indagar en este campo. Así lo expone la asociación científica MAPS. “Queremos terminar con el miedo y la irracionalidad que han rodeado las investigaciones con psicodélicos y marihuana”. Uno de sus objetivos es evaluar el uso terapéutico potencial de estas sustancias, pero además, muchos expertos advierten de un nuevo auge en su consumo y consideran necesario saber más sobre los efectos que pueden provocar.

Datos escurridizos

“El uso de plantas y hongos con intención recreativa se ha puesto de moda en los últimos años, y sus consecuencias pueden ser letales”, advierte Benjamin Climent, responsable de la Unidad de Toxicología del Hospital de Valencia.

Según el Informe de Usos de Sustancias Psicoactivas en España en el Lugar de Trabajo, el 6,2% de los hombres y el 2,5% de las mujeres de entre 16 y 65 años admite haber consumido alucinógenos alguna vez. En la encuesta ESTUDES se indica que la prevalencia del consumo anual (en el último año) de hongos alucinógenos entre los estudiantes españoles de 14 a 18 años fue del 1,6%.

Las cifras del verdadero consumo de estas drogas son escurridizas y no existen estudios en profundidad sobre el tema. Tampoco se sabe qué consecuencias tiene su uso a largo plazo. “No hay datos de consumidores crónicos de estas sustancias. No generan dependencia, pero un empleo puntual puede provocar una intoxicación grave incluso mortal”, advierte Climent.

La psilocina y la psilobicina se encuentran incluidas en la Lista I de la Convención de Sustancias Psicotrópicas de 1971 y “se consideran, por lo general, de baja peligrosidad”, según el informe de drogas emergentes. El propio David Nutt declaró, cuando era jefe del Consejo Asesor sobre Abuso de Drogas británico, que el éxtasis y el LSD eran menos peligrosos que el alcohol. Claro que esta declaración le costó el puesto.

Adelantar la psicosis

El hombre tiene una especie de instinto de exploración natural ligado a su deseo de conocer, de conocerse a sí mismo y de conocer el mundo --de la misma manera que parecería aberrante prohibir la exploración de nuevos continentes y nuevos planetas, prohibir la exploración de nuevas dimensiones y reinos mentales va en contra de nuestra naturaleza
El hombre tiene una especie de instinto de exploración natural ligado a su deseo de conocer, de conocerse a sí mismo y de conocer el mundo –de la misma manera que parecería aberrante prohibir la exploración de nuevos continentes y nuevos planetas, prohibir la exploración de nuevas dimensiones y reinos mentales va en contra de nuestra naturaleza

“Las psilocibina, hasta ahora, no está asociada con ningún daño cerebral, ni en humanos ni en ratas”, afirma Yazar-Klosinkski. Sin embargo, los profesionales médicos alertan del riesgo que acarrea la ingesta de setas. “En los servicios de urgencias nos encontramos con intoxicaciones mortales desencadenadas por estas sustancias”, describe Climent.

La mayoría de los que acaban en urgencias tras una ingesta de setas llegan con problemas cardiovasculares (hipertensión, taquicardias, arritmias…), o neurológicos y psiquiátricos. “Es muy típico encontrarte pacientes con ataques de pánico, cuadros de agitación psicomotriz o alucinaciones típicas de un brote psicótico desencadenado por estas sustancias”, relata el doctor.

“El principal riesgo de tomar drogas psicodélicas es que puede adelantar la aparición de una enfermedad psicótica a la que se tuviera una predisposición congénita”, asegura Climent. “Además, si un enfermo ya diagnosticado consume este tipo de productos, tendrá brotes de la enfermedad”.

Poca percepción de riesgo

Otro peligro son las posibles interacciones con otras drogas o medicamentos. “Las reacciones inesperadas que pueden provocarse al mezclar varias drogas es la primera causa de problemas con los psicodélicos”, explica Yazar-Klosinkski. Sin embargo, la percepción del riesgo asociado a estas sustancias es baja. “Muchas se han utilizado con fines mágicos, religiosos y médicos por culturas primitivas, y la cultura occidental las ha ido incorporando como sustancias recreativas, pero mantienen la aureola de espiritualidad, rito o curación”, explica Benjamín Climent.

“Ese halo hace que no se consideren tan peligrosas como los productos químicos artificiales y las drogas ilegales clásicas. Esto es erróneo, porque su toxicidad es impredecible, incluso mortal”, prosigue.

De nuevo, de qué dependen estas intoxicaciones es un misterio. La potencia alucinógena varía dependiendo de la especie, del tipo de cultivo, la forma de preparación y otras variables. Y la respuesta del cerebro ante ellas es aun más impredecible, al menos por ahora.

Una pócima para rogar al Sol

Hay entre 70 y 100 especies conocidas de setas que contienen alcaloides psicotrópicos activos. La mayoría de ellas pertenecen a la familia de los psilocybes (las más comunes son la mexicana y la cubensis) o a la de los agáricos (en la que se incluyen la Amanita muscaria y la panterina).

Los psilocybes se usaban tradicionalmente en algunas culturas precolombinas mesoamericanas. Se denominaban Teonanacatil y se consumían mezcladas, tras un largo y lento proceso de preparación, con otras sustancias como miel o chocolate. Esta pócima formaba parte del ritual diario de rezo al Sol, para que volviera a salir al día siguiente.

Los ejemplares pueden encontrarse en bosques de coníferas del hemisferio norte y en prados de altura. El consumo ha salido fuera de sus fronteras tradicionales, lo que provoca un conflicto entre la defensa de libertad religiosa y la restricción de oferta de sustancias peligrosas para la salud.

Su consumo como alucinógenos es en crudo, tras su desecación o incluso preparado como infusión o comida. El porcentaje de ingredientes activos en el producto desecado es 10 veces mayor que cuando está fresco. Los efectos suelen aparecer a los 30 minutos de la ingesta y y duran, aproximadamente, de cuatro a seis horas.

Son fáciles de confundir, en su recolección silvestre, con otras especies parecidas de toxicidad grave o mortal, de hecho la mayoría de casos de intoxicaciones graves por setas se deben a una ingesta de una especie que, equivocadamente, se pensaba comestible.

Virtudes y miserias en el espejo canino

Posted on Actualizado enn

El reino animal suele percibir y reflejar las buenas y malas vibraciones del ·rey de la creación"
El reino animal suele percibir y reflejar las buenas y malas vibraciones del “rey de la creación”

Un estudio con 132 personas y sus mascotas revela que el estrés, la ansiedad o un carácter relajado y apacible del humano se reflejan en la fisiología y el comportamiento del animal.

Así al menos se desprende de un trabajo de investigadores del Departamento de Biología de la Conducta de la U. de Viena y que concluye que las personas y sus perros comparten la forma de enfrentar situaciones nuevas o estresantes y que los canes pueden adoptar conductas de sus dueños.

Beatriz Bruzzone lo percibe con Carlota, su perra pastor alemán de 7 años.

Aficionada al trekking , Beatriz la califica como “mi partner ” de recorridos. Ambas suelen subir al cerro Manquehuito durante la semana. Beatriz lo hace como entrenamiento más que como paseo. Y Carlota sintoniza con ella. “No pesca a ningún perro en el camino. Va focalizada, igual que yo, y aunque va y viene libremente mientras subimos, está pendiente de dónde estoy. Si paro, ella para, o si alguien se acerca mucho, ella se interpone entre la persona y yo, pero en calma”.

Los investigadores austríacos estudiaron a 132 duplas de dueños con su perro. Para evaluar la personalidad de ambos y las actitudes sociales del humano hacia otras personas y hacia la mascota, los dueños debieron contestar tres tests de personalidad humana y canina, y otros dos sobre su relación con animales de compañía y su estilo de interacción cotidiana con su perro.

Luego los enfrentaron y los pusieron en distintos escenarios, como jugar, vivir una situación amenazante, realizar una tarea complicada o separarse y reunirse después de un rato.

En todas estas ocasiones midieron su ritmo cardíaco y niveles de cortisol, una hormona cuya concentración varía en función del nivel de estrés de un individuo.

Así detectaron que los perros de personas con inestabilidad emocional o neuroticismo, caracterizadas por baja tolerancia al estrés, ansiedad y poca sociabilidad, mostraban niveles de cortisol que reflejaban un alto estrés.

En cambio, los niveles de cortisol de los canes de personas afables, sociables y comprensivas reflejaban bajos niveles de estrés en su actuar, indicando una mejor forma de autorregulación, al igual que sus dueños. Gustavo Estrada, psicólogo clínico y adiestrador canino, lo ve cotidianamente.

“Por lo general, personas ansiosas, muy aprehensivas o que salen a la calle con temor, tienen perros que se sobresaltan fácilmente o son temerosos. Y dueños más agresivos o enérgicos gatillan en sus perros respuestas marcadas de dominancia”. En tanto, añade, “dueños que son tranquilos o relajados, que pasean a sus perros con correas holgadas pero con una conducción segura, le transmiten al perro ir sin tensión y tener respuestas mucho más calmadas”.

El psicólogo Andrés Vera, adiestrador y experto en conducta canina de Psicocan Chile, agrega que “en todos los casos que he atendido los dueños terminan concluyendo que ellos tienen la culpa del problema de conducta o trastornos de su perro. A veces porque no conocen la raza o por una forma inadecuada de comportarse con el perro”. Por eso, agrega, es más fácil trabajar con el dueño y su perro que con el perro solo.

“Al generar un cambio de disposición o actitud en el humano, se modifica casi de inmediato la conducta del perro, porque estos tienen una enorme plasticidad y nivel de adaptación”, concluye.

Estudios anteriores han mostrado que entre perros y humanos se produce apoyo social y emocional, que los perros reconocen e integran información sobre el estado anímico de sus dueños y que ajustan su conducta en función de dichas emociones.

De Marx al gatillo

Posted on

El venezolano, encarcelado en Francia desde 1994, suma tres sentencias a prisión de por vida por los atentados que cometió en las décadas de los 70 y los 80
El venezolano, encarcelado en Francia desde 1994, suma tres sentencias a prisión de por vida por los atentados que cometió en las décadas de los 70 y los 80

Nombrado en honor a Lenin, su destino parecía escrito desde que nació. Marxista convencido, defensor de la revolución bolivariana y terrorista, el venezolano ‘Carlos el Chacal’ fue uno de los criminales más buscados del mundo.

Ilich Ramírez fue hijo de un afamado abogado, él y sus hermanos Vladimir y Lenin se empaparon de la ideología comunista desde la cuna. Compaginando sus estudios entre Londres y Moscú, comenzó a simpatizar con la causa palestina.

Al término de la II Guerra Mundial, el holocausto judío supuso una gran mancha para Europa. Intentando compensarles, se les concedió su tierra prometida. Para ello, la recién creada Organización de Naciones Unidas (ONU) decidió dividir el territorio de Palestina en dos.

Judíos y musulmanes continúan desde entonces en una guerra que ha traído a miles de personas diferentes para luchar por uno bando u otro. Ramírez fue uno de ellos, alistándose en las lineas del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) en Jordania. Su mentor en dicha organización, Wadih Haddad, le confiere como seudónimo de combate el nombre ‘Carlos’, por ser un nombre hispano proveniente del árabe ‘Khalil’.

Mientras, el seudónimo ‘El Chacal’ se había aferrado por accidente a su biografía. Un reportero de ‘The Guardian’, que había leído la novela de Frederick Forsyth titulada ‘El día del chacal’, comenzó a nombrarle de esta forma en sus reportajes.

Una vez instruido, volvió a Londres a emprender acciones de inteligencia para el FPLP bajo la cubierta de la normalidad de su vida familiar al lado de su madre y sus dos hermanos. Permaneció con los suyos hasta octubre de 1974, cuando se mudó a París.

Una fecha que marcaría el antes y el después de este terrorista fue 27 de junio de 1975. Se encontraba en una fiesta cuando un grupo de policías franceses irrumpen en su vivienda. Abriéndose camino a balazos, mata a dos de ellos y a su delator, el musulmán Michel Moukharbal.

Su saldo entre Asia y Europa había sido de más de 1.500 muertos, 80 de ellos asesinados con sus propias manos. Así, Francia fue el país en el que más desarrolló su faceta de terrorista. Fue el autor intelectual del asalto de la embajada francesa en La Haya (Holanda), así como el estacionamiento de diversos coches-bomba en varias sedes de periódicos.

‘El Chacal’ vuelve a desaparecer y no es hasta 1994 cuando se averigua su ubicación. Estaba en Sudán, al noreste de África. Pero el 15 de agosto de ese mismo año, mientras se recuperaba de una operación, un médico local le drogó y le llevó al aeropuerto de la capital para entregarle a la policía francesa.

Actualmente, permanece en la cárcel y es probable que allí se consumirá hasta el final de sus días. Cientos de juicios, en los que se declaraba siempre inocente y no mostraba arrepentimiento, le han condenado a tres cadenas perpetuas, la última de ellas en marzo de 2017.

Pese a que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, le ha reclamado varias veces, calificándole de héroe bolivariano, nunca ha emprendido acciones reales para extradirtarle.

Quizás fallezca entre rejas, mientras ve apagarse las luces de su celda, de su historia y de su leyenda. Después quedará un recuerdo, amargo para muchos, y miles de heridas sin cicatrizar.