Últimas Actualizaciones del Evento

Muñecas rotas y sus “trifulcas” domésticas

Posted on Actualizado enn

Joan Crawford y Bette Davis protagonizan un duelo interpretativo estelar en la película dirigida por Robert Aldrich en 1963.
Joan Crawford y Bette Davis protagonizan un duelo interpretativo estelar en la película dirigida por Robert Aldrich en 1962.

Allá por 1962, nadie daba mucho por una película como “¿Qué Fue de Baby Jane?”. Se trataba de una cinta rodada en blanco y negro, con dos actrices que sobrepasaban los 50 y cuya carrera parecía más dirigida ya hacia la televisión que a la gran pantalla. Además, las dos divas eran famosas por su épica rivalidad desde la década de los años 30, cuando ambas pasaron a convertirse en dos de las principales estrellas de la Warner y del Hollywood dorado en general. Nunca antes habían trabajado juntas y después de esta película jamás volvieron a coincidir, sin embargo, su choque interpretativo sigue siendo recordado hoy en día como uno de los más memorables de la historia del cine.

Basada en una novela de Henry Farrell, quien previamente había trabajado como guionista en las series televisivas “Bus Stop” y “Alfred Hitchcock Presenta”, la película narra la malsana relación de dependencia de las hermanas Hudson, dos antiguas estrellas del cine, que viven juntas después de que un supuesto accidente dejara parapléjica a la más exitosa de ellas. Bajo la dirección de Robert Aldritch, esta historia grotesca adquiere el tono de un circo malsano y terrorífico, donde el payaso blanco, el pierrot, está interpretado por Joan Crawford como Blanche, la hermana mayor y verdadera estrella de las dos, ahora enclaustrada en su habitación, atrapada en su silla de ruedas. Demasiado bondadosa como para traicionar a su hermana, se convierte en víctima de sus cada vez más perversas travesuras. El rol del payaso alegre, el augusto, le corresponde a Bette Davis como Jane, la exniña prodigio que vive anclada en el pasado, incapaz de aceptar que su talento y su fama se han desvanecido y proyectando toda su rabia y su frustración hacia su hermana. Jane viste con sus trajes infantiles y se maquilla en exceso la cara en un vano intento por recuperar su época de esplendor. Excesiva y grotesca, resultaría cómica si no fuera tan inquietante y aterradora.

A medio camino de “El Crepúsculo de los Dioses” de Billy Wilder y “Psicosis” de Alfred Hitchcock, la cinta establece una macabra cercanía entre los dos personajes protagonistas y las actrices que las interpretan. Las cuatro habían vivido momentos de mayor esplendor y habían visto como la industria las había dejado atrás, olvidadas. Para ello, Aldritch emplea incluso clips de las películas de Davis y Crawford, así como fotos promocionales de las mismas en su época dorada, para ilustrar el pasado cinematográfico de las hermanas Hudson. Por otro lado, la animadversión que sentía la una por la otra, perfectamente conocida por el público, hacía que sus enfrentamientos en pantalla resultaran más virulentos y verosímiles, especialmente cuando antes del estreno de la película los rumores sobre los roces entre las dos estrellas ya llenaban las revistas.

Cartel de la película "¿Qué fue de Baby jane?"
Cartel de la película “¿Qué fue de Baby Jane?”

Aldritch construye una puesta en escena robusta y medida, enfática y estridente para subrayar el delicado estado emocional de las dos protagonistas. La cámara juega con el espacio convirtiendo cada rincón en una amenaza, y la fotografía saca un partido casi expresionista del blanco y negro. De esta manera, a medida que avanza el metraje se va incrementando la sensación de malestar y desasosiego en el espectador, quien va intuyendo una atmósfera fúnebre alrededor de la casa donde se desarrolla la acción. En el apartado musical, la partitura de Frank DeVol se apoya en la canción infantil “I’ve Written a Letter to Daddy”, compuesta expresamente para la película y que sirve para dar el tono nostálgico y de degradación con respecto a la época dorada de las dos protagonistas, al mismo tiempo que establece esa psicología anclada en su época infantil del personaje de Jane.

Pese a las confrontaciones entre las dos actrices, el resultado interpretativo no puede ser más asombroso. Bette Davis fue nominada a los Oscars por su interpretación y de haber ganado la estatuilla se hubiese convertido en la primera actriz en poseer tres premios de la Academia, sin embargo, la triunfadora de la noche resultó ser Anne Bancroft por “El Milagro de Anna Sullivan”, con el atenuante de que Joan Crawford se encargó de recoger el reconocimiento en su nombre. Un nuevo bofetón a Bette Davis como venganza por haber estado cerca del premio, mientras su compañera de reparto había sido ignorada en las nominaciones.

Debido al éxito de “¿Qué Fue de Baby Jane?”, Robert Aldritch propuso a las dos actrices repetir con otra adaptación de una novela de Henry Farrell, “What ever happened to cousin Charlotte?”, cuyo título fue modificado por petición expresa de Bette Davis a “Hush Hush, Sweet Charlotte” y que en España fue traducido como “Canción de Cuna para un Cadáver”. Finalmente Crawford tuvo que abandonar la producción por enfermedad y fue sustituida por Olivia de Havilland, buena amiga en la vida real de Bette Davis. El resultado fue notable, pero muy alejado de las virtudes de “¿Qué Fue de Baby Jane?”.

Anuncios

Datos curiosos sobre el Día de San Valentín

Posted on Actualizado enn

Celebrar San Valentin
Celebrar San Valentin

El Día de los Enamorados no es igual en todas las partes del mundo, cada país tiene sus costumbres y formas de celebrarlo.

La cultura occidental ha aglutinado en la fiesta de San Valentin un cúmulo de costumbres antiquísimas, muchas de ellas ritualizadas, destinadas a celebrar, fomentar y ensalzar el amor de la pareja.

En Europa, podemos encontrar diferentes costumbres.

Las mujeres solteras de Gran Bretaña e Italia, la noche de San Valentín se levantan impacientes antes del amanecer y se paran frente a la ventana esperando a que un hombre pase.

Esto se debe a que cuentan que el primer hombre que se les aparezca o que vean, se casará con ellas durante ese año.

Ellas, con la esperanza de que esto ocurra, año tras año, acuden a sus ventanas por si acaso no se tratase de una leyenda.

William Shakespeare, el dramaturgo Inglés, menciona esta creencia en Hamlet (1603). Ya que Ofelia, una mujer del drama, canta una canción en la que dice algo parecido.

Los niños ingleses, por su parte, tienen costumbre de cantar canciones especiales de amor propias para la ocasión, a cambio ellos reciben regalos, dulces, frutas o dinero.

También en algunas áreas de Inglaterra, es muy típico de este día que la gente hornee panecillos especiales hechos de semillas de alcaravea, ciruelas, o pasas.

En Italia celebran un banquete de San Valentín como si de una gran fiesta se tratase.

Otro elemento representativo de este día son las flores, y es en Dinamarca, donde la gente tiene por costumbre enviar flores blancas prensadas llamadas gotas de nieve a sus personas más queridas, ya sean pareja o amigos.

Por su parte, los hombres daneses no se iban a quedar atrás, estos envían cartas llamadas gaekkebrev (carta graciosa), y en el remitente escriben una rima pero no firman con su nombre sino con puntos, uno por cada letra de su nombre.

Si la mujer que la recibe adivina quien la envió, él la recompensa con un huevo de Pascua en esa fiesta.

En Estados Unidos y Canadá, son famosos los conocidos “valentines”, se trata de tarjetas de felicitación que los niños elaboran ese día e intercambian con sus amigos.

En algunas escuelas se realizan fiestas en las cuales los niños colocan todos los “valentines” en una caja previamente decorada para la ocasión y al final del día, las distribuyen cada una a su respectivo destinatario.

Muchos de estos valentines son hechos por los niños en el colegio y para ello utilizan mantelitos de papel, papel rojo, papel tapiz, y fotografías recortadas de las revistas.

Otras veces este material lo compran.

Sus mejores tarjetas las reservan para dárselas a sus parientes y maestros.

Los estudiantes de más edad, aprovechan la ocasión para celebrar bailes y fiestas de San Valentín.

Preparan canastas de dulces, regalos y tarjetitas de mesa decoradas con corazones y cupidos.

Mucha gente envía flores, dulces, u otros regalos a sus enamorados.

Muchas cajas de chocolate tienen forma de corazón y una cinta roja.

Pero por lo general, esto es lo que actualmente hace todo el mundo.

Otras costumbres curiosas son por ejemplo las que se realizan en: Corea, las mujeres ofrecen chocolate a los hombres; en Nueva York sólo siete parejas son elegidas para contraer matrimonio ese día, en el mirador del piso 80 del Empire State Building, pasando a formar parte del Club Nupcial del famoso edificio y teniendo entrada libre el día de su aniversario, y en Japón, miles de enamorados se acercan al monte Fuji, justo en el Punto de los Enamorados situado en Izu, para tocar la “Campana del Amor” tres veces mientras pronuncian el nombre de su amado para convertir su affaire en amor verdadero.

Lo que el sedentarismo le hace a tu cerebro

Posted on Actualizado enn

Menos sedentario y mas ejercicio
Menos sedentarismo y más ejercicio

Nuestra vida moderna y tecnológica nos ofrece todo y más, para que después de estar todo el día frente al ordenador en nuestro trabajo, no nos movamos del sofá cuando llegamos a casa.

Una cascada de comodidades que nos ahorran todo el tiempo y esfuerzo que necesitamos para recuperarnos de los efectos del ritmo de vida.

Pero cuidado, esto es una trampa para nuestra buena salud: el sedentarismo afecta el cerebro negativamente, según una reciente investigación.

Investigadores de la Universidad de Wayne (EE.UU), han concluido que el estilo de vida sedentario altera el funcionamiento de un grupo importante de neuronas, lo que no sólo afecta al cerebro, sino también al corazón.

Los experimentos llevados a cabo en este sentido con ratas de laboratorio, y extrapolables a los humanos, no hacen más que confirmar lo que buena parte de la comunidad médica sostiene en los últimos años acerca del sedentarismo como un mal peligroso de nuestro tiempo.

Los expertos resaltan que para contrarrestar los efectos nocivos del sedentarismo contamos con dos buenas noticias.

Por una parte se ha desmentido la creencia de que las células cerebrales no pueden regenerarse, y por otra, los estudios han confirmado que el ejercicio físico y mental mantienen en forma al cerebro, lo que facilita la formación de nuevas células, a la vez que reduce procesos como la demencia.

Los investigadores de Wayne estudiaron una zona del cerebro de las ratas que afecta a procesos centrales como la actividad de los vasos sanguíneos y la presión arterial, entre otros.

Pero esta indagación cerebral se produjo luego de que observaran durante tres meses el comportamiento de un grupo de roedores a los que facilitaron el ejercicio, y otros a los que se lo impidieron.

Al observar las neuronas de las ratas trascurrido este tiempo, los expertos observaron que las que habían estado en movimiento mediante una rueda introducida en la jaula, mostraban un funcionamiento neuronal activo y sin alteraciones.

Mientras tanto, en aquellas ratas que sólo se dedicaron a comer y descansar, habían aparecido ramificaciones entre las neuronas, lo que los científicos interpretaron como ciertos bloqueos de las mismas.

¿Cómo se manifiesta el sedentarismo?

Si extrapolamos los resultados de este segundo grupo de ratas a los humanos –puesto que los cerebros son prácticamente similares– esto se traduce en adicción a la televisión, sentarnos a mirar el techo durante un tiempo indefinido, centrarnos sólo en la agenda de las obligaciones, dedicar el tiempo libre al ordenador y sin deporte, entre otros hábitos de este estilo.

Pero vamos a lo que a los sedentarios no les gustará leer.

Aquellas aparentemente inocentes ramificaciones son las responsables de un sistema nervioso hiperactivo, tensión arterial y afecciones cardíacas.

Ahora que sabes que en el sofá solo te perjudicas silenciosamente a ti mismo, ¿vas a empezar a moverte un poco, o no lo consideras lo suficientemente importante?

Vamos, hay un montón de cosas para hacer; hasta el sexo es un buen ejercicio.

Ciencia para Jugar: El Slinky

Posted on Actualizado enn

Slinky es un juguete consistente en un muelle espiral.
Slinky es un juguete consistente en un muelle espiral.

Un Slinky es un juguete consistente en un muelle espiral. Sus características (dimensiones, diámetro del hilo, diámetro del muelle, masa, módulo elástico, …) permiten que ejecute movimientos curiosos como bajar escaleras, o progresar por un plano inclinado de forma automática a partir de una pequeña acción inicial.

Este juguete científico fue creado casi por casualidad por el ingeniero mecánico Richard James en 1943.

Su intención era perfeccionar una nueva gama de resortes para los buques y tras caerse uno de ellos sobre un escalón se dio cuenta del movimiento que este realizó en vez de llegar al suelo: había surgido un muelle espiral que permite la realización de experimentos sobre propagación de ondas longitudinales y transversales.

En la navidad de 1945 se vendieron 400 slinkys en 20 minutos.

Los modelos básicos son en acero o en colores, como un arco iris.

Se hizo tan popular que forma parte de la lista del National Toy Hall of Fame.

Cómo sentarse para ser más productivo

Posted on

La postura al sentarse
La postura al sentarse

La postura es más importante de lo que se cree.

De hecho, existe la evidencia de que la forma de sentarse y la posición de la columna afecta a la calidad del trabajo que se realiza.

La evolución de nuestros antepasados de hace millones de años ayuda a entender los motivos.

Entonces, si uno se sentaba o acostaba las posibilidades de estar en un lugar relativamente seguro eran bastante altas y se podía bajar la guardia; Pero de pie o en movimiento uno debía estar siempre atento, lo que podía marcar la diferencia entre conseguir alimento o convertirse en presa.

En la actualidad, nuestros cuerpos tienen ese instinto incorporado, según el ergonomista Max Vercruyssen, especialista en rendimiento humano, y uno de los primeros en investigar la importancia de la postura.

Es decir, dependiendo de la postura que uno mantenga, podría haber grandes diferencias en el funcionamiento del cuerpo, con implicaciones para la productividad de los trabajadores.

Uno de los principales cambios que se producen cuando uno se siente recto o está de pie es que el ritmo cardiaco sube unos 10 latidos por minuto, proporcionando un posible aumento del tiempo de reacción y la atención, según el experto.

Ajustar la postura

El ergonomista recomienda ajustar la postura o quedarse de pie cuando se realiza una tarea que requiere de una mayor concentración.

El cambio de postura afectará más al rendimiento en momentos determinados, como puede ser tras el almuerzo o en momentos de cansancio, cuando uno está falto de energía.

Pero el experto advierte sobre los límites de los efectos: “pensar que esto provocará un gran efecto cuando uno ya está motivado podría provocar una gran desilusión”, apunta Vercruyssen.

La ergonomía tiene que ver con sacrificar ciertas cosas, según el experto, que apunta que mientras más cómodo se está, más fácil es perder la concentración (¡O incluiso quedarse dormido!).

“Si se sienta en una silla dura va a estar más activo que si lo hace en una silla cómoda”, explica.

Pero advierte que antes de cambiar una cómoda silla por una tabla de madera, hay que tener en cuenta que una cosa es una leve molestia y otra estar en una postura profundamente incómoda.

“Si el malestar se convierte en el centro de su atención, perderá concentración sobre la tarea que debe hacer”, asegura Bill Yates, catedrático de otorrinolaringología y neurociencia en la Universidad de Pittsburg.

La tristeza de andar encorvado

Una mala postura, tanto sentado como caminando, dificulta la tarea de recordar pensamientos positivos.

Esa es la conclusión a la que ha llegado el profesor Erik Peper, de la Universidad Estatal de San Francisco, a través de una serie de estudios.

“Si se adopta una posición incorrecta se produce un cambio en la fisiología”, advierte.

“La testosterona baja, el cortisol sube, y por lo tanto uno tiene mayor acceso a pensamientos de impotencia y desesperanza”, asegura Peper.

“Su cerebro deberá esforzarse más para poder acceder a los positivos”, concluye

Garagatos, pinturas de Joaquín Sabina

Posted on Actualizado enn

Garagatos. El libro de pinturas de Joaquin Sabina
Garagatos. El libro de pinturas de Joaquin Sabina

Garagatos, un cuaderno que reúne decenas de dibujos, pinturas y bocetos realizados por el artista durante sus giras y en su intimidad.

“No me considero pintor, ni tampoco dibujante”, ha explicado Sabina, que cree que con este libro se le da la oportunidad de hacerse “un regalo” inesperado, al tiempo que ofrece a sus seguidores la posibilidad de adentrarse en su universo creativo desde otra perspectiva.

El libro lo publica Artika, editorial española especializada en libros de artistas, y es una edición limitada de 4.498 ejemplares, a 2.100 euros cada uno.

Ya han sido vendidos 1.200, según la editorial.

Sabina ha firmado a lápiz, uno a uno, todos los ejemplares.

“Yo no soy el responsable del precio”, ha señalado el cantautor, que ha confesado que al conocer la cuantía le ha dado un poco de impresión.

“Entiendo que gran parte de mi público no lo va a comprar”, ha apuntado.

Sabina, lejos de verse como un genio “Lo sé porque he conocido a tres o cuatro”, ha apostillado, cree que tiene la “enfermedad del intruso”.

“Yo toda la vida he pensado y he dicho sin la menor grandilocuencia, que era un impostor”, ha asegurado.

“Me gustaba mucho meterme en sitios donde no estás invitado.

Eso me pasó con la canción, que al principio fue una cosa de clubes muy pequeñitos, de mandrágoras, de cavas bajas, y luego pasó a grandes escenarios y a América Latina; Nunca lo pensé, nunca lo soñé”.

Garagatos consta de dos libros de gran formato.

El primero reúne 66 dibujos facsimilares acompañados de versos manuscritos del artista y un desplegable de casi tres metros de largo con 74 retratos.

Muchas imágenes están inspiradas por mujeres —varias con toques eróticos— o por las andanzas nocturnas del autor.

El segundo volumen repasa el universo creativo de Sabina a través de la mirada de grandes autores y personalidades del mundo del arte, como el director artístico del Museo Thyssen de Madrid, Guillermo Solana.

Se trata de un trabajo completamente artesanal que ha tardado dos años en materializarse desde que se concibió. Se presenta en un estuche de madera que reproduce la puerta de una habitación de la casa de Sabina, una puerta pintada por él mismo que simboliza la entrada a su mundo más personal.

Velázquez, Matisse, Zurbarán y Barceló son algunos de los grandes referentes de Sabina junto a Picasso, quien según el compositor, “lo pintó todo”.

El cantautor tuvo su primer contacto con la pintura a los 14 años, cuando plasmó sus primeros óleos.

Aunque después se centró en la música y la poesía, nunca dejó de lado los dibujos y, en los últimos tiempos, esta expresión artística ha ido cobrando cada vez más relevancia en su día a día: “Hace muchos meses que no escribo un solo verso de canción, pero todos los días hago cinco o seis dibujos”, ha comentado.

Ositos de peluche que espían a tus hijos

Posted on

Osos inteligentes
Osos inteligentes

Juguetes inteligentes, dispositivos armados con cámara, micrófono y conexión wifi, muy alejados de aquellos mini ordenadores portátiles con figuras en blanco y negro pixeladas que enseñaban a los niños a repetir nombres de cosas.

Aquello eran los 90, cuando Internet era precario y funcionaba con un módem a 56kbps.

Ese panorama cambió con la llegada de una tecnología wifi más rápida, más cómoda… y potencialmente más insegura.

Un informe de Rapid7 publicado por Tech Crunch revelaba que un inocente oso de peluche fabricado por Fisher Price podría haber comprometido los datos de millones de niños.

Datos como su nombre, edad o nacionalidad.

 Los peluches no son los primeros “juguetes inteligentes” en presentar vulnerabilidades.

Pero ¿ como de inteligentes son?

La moraleja: el internet de las cosas es peligroso.

Probablemente sea idílico y magnífico tener cada aparato de la casa conectado a la Red, pero olvidamos que, a mayor número de conexiones, más agujeros.

Partimos de la base de que cualquier dispositivo conectado a Internet es susceptible de ser hackeado, pero caemos sistemáticamente en el error de pensar que, si no somos famosos, ricos o importantes, nadie se tomaría la molestia.

Hablamos de cómo el pasado noviembre un hacker consiguió entrar en los servidores del fabricante de juguetes chino VTech, robando datos de más de cinco millones de padres y 200.000 niños.

La empresa, cuyos beneficios rondan los 2.000 millones de dólares anuales, fabrica vigilabebés, tablets y teléfonos para niños, entre otras cosas.

Demasiado poco ocurrió ya que el atacante decidió tan solo publicar los datos en abierto, sin ánimo de vender la información a ninguna empresa para lucrarse con ella.

Barbie habladora
Barbie habladora

No todo son osos; la muñeca Cayla o la archiconocida Barbie también se han visto envueltas en la polémica en el pasado.

Tanto la una como la otra eran juguetes que respondían a preguntas realizadas por los niños; En el caso de la primera, un investigador de la firma Pen Test demostró que el software de la muñeca podía ser hackeado para que esta dijera casi cualquier cosa.

Por su parte, el juguete de Mattel fue rebautizada como “La Barbie Vigilante”, llegando incluso a organizarse una campaña desde ciertos sectores para impedir su comercialización.

Algunos abogados especialistas en temas de ciberseguridad llegaron a deicr que “los niños que hablan a la Hello Barbie [su nombre comercial] no le están hablando a una muñeca, sino a una multinacional llamada Mattel cuyo único interés es el financiero”.

Ambas muñecas dependían de una conexión wifi para funcionar.

Los osos inteligentes de Fisher Price están conectados a Internet para ofrecer al niño actividades personalizadas y fomentar su aprendizaje.

También incluyen un sistema combinado de voz e imagen para reconocer la voz del niño.

Todos esos datos se alojan en la web del producto, que es donde radica el problema.

Osos que no verificaban datos.

La API -la plataforma web- de los peluches inteligentes no verificaba correctamente los mensajes que le llegaban desde los peluches.

Básicamente: no comprobaba si los paquetes eran enviados desde un peluche, un ordenador, una tablet o un móvil en Bangkok, pudiendo dar lugar a que cualquiera de los tres dispositivos anteriores estuviese siendo manejado por un hacker.

El atacante podría haberse hecho con datos de los niños, como su edad, su nacionalidad o su género; y podría haber creado cuentas falsas en la API, borrarlas o modificarlas.

El informe de Rapid7,  relata una investigación llevada a cabo en noviembre del año pasado.

La consultora se puso en contacto con la empresa estadounidense y el fallo fue solventado.

Aunque los datos susceptibles de ser robados quizá no tengan una importancia capital -más allá de la fecha de nacimiento y el nombre del niño-, lo más inquietante de todo es que el Internet de las Cosas volverá a hacer de las suyas antes o después.