Últimas Actualizaciones del Evento

La caca trasplantada, ideal para el tratamiento de muchas enfermedades

Posted on Actualizado enn

El trasplante de caca puede llegar a salvar vidas
El trasplante de heces puede llegar a salvar vidas

Suena feo hablar de trasplante de las heces de una persona a otra aunque estén contenidas en una inocente píldora. Sin embargo, este procedimiento que utiliza el llamado “órgano olvidado” puede salvar vidas y como ocurre en la mayoría de los casos, la vida del receptor no dependerá de la muerte del donante.

Desde hace mucho tiempo se sabe que no todas las bacterias que uno lleva en el cuerpo son malignas y no causan enfermedades como la obesidad, las alergias, las inflamaciones o irritaciones intestinales. Por el contrario, muchas ayudan al sistema inmunológico a combatirlas y se pueden cultivar en el laboratorio.

También los médicos saben que cuando recetan antibióticos éstos tienen como objetivo eliminar las bacterias que causan una enfermedad aunque eso signifique que el medicamento también arrasará con “las bacterias buenas”.

Según explica Hilary Browne, científico del Instituto Sanger en un estudio publicado en la revista Nature, desde hace mucho tiempo se sabe que las comunidades bacterianas desempeñan un papel importante en la salud y las enfermedades del ser humano.

“Al desarrollar un nuevo proceso para aislar las bacterias gastrointestinales hemos establecido la secuencia de sus genomas con el objeto de comprender mejor su sistema biológico. En este propósito, hemos logrado almacenar muchas de ellas para ampliar nuestras investigaciones”, señala.

El caso más claro es el de la infección intestinal causada por la bacteria Clostridium difficile que se combate mediante el trasplante de heces de una persona saludable a la persona enferma y que en muchos casos el procedimiento elimina bacterias “buenas” o promueve el desarrollo de una resistencia a los antibióticos.

Este tratamiento, según admiten los médicos y los investigadores, está sin dudas muy lejos de ser el ideal y por ello es que están utilizando los nuevos datos bacterianos para sustituir “la materia” de este trasplante por una simple píldora.

Pero el estudio va más allá del prosaico trasplante fecal o el de la creación de la píldora bacteriana, según el doctor Sam Forster, investigador del Instituto Sanger y del Instituto Hudson de Investigación Médica, en Australia.

“La amplia base de datos de los genomas de estas bacterias es también esencial para establecer qué bacterias están presentes, o ausentes, en personas con ciertas condiciones gastrointestinales. Ahora podemos diseñar la mezcla de bacterias terapéuticas para usar en el combate de estas enfermedades”, explica Forster.

Además, tiene implicaciones que no se habían considerado hasta ahora, como la posibilidad de que existan ciertas enfermedades que se pueden transmitir no solo a través de la genética sino también a través de la masa microbiana.

“Hemos logrado aislar los microbios de personas con enfermedades específicas, como infecciones, cáncer o males inmunológicos, y los hemos estudiado en ratones para ver qué ocurre”, apunta.

Para el científico, el estudio “aumentará nuestro conocimiento de la biología básica y la relación que existe entre las bacterias de nuestros intestinos y nuestra salud … y nuestras enfermedades”.

Una buena noticia aunque para muchos será difícil tragarse la píldora.

Anuncios

Leyendo a “Los Simpson”

Posted on Actualizado enn

Homer descubre la lápida de Walt Whitman
Homer descubre la lápida de Walt Whitman

A diferencia de otras series, Los Simpson no evita las alusiones literarias por miedo a ofender a su auditorio. Los guionistas de la más célebre familia televisiva en el planeta no sólo han ejercido una de las más inteligentes críticas sobre el estilo de vida americano sino que lo han hecho valiéndose de toda clase de referencias. Lo mismo históricas (de Washington a Nixon a una enmienda constitucional parlante), que cinematográficas (de Hitchcock a Kubrick a David Lynch y cantidad de blockbusters), televisivas (de Seinfeld a los Monty Python, sin olvidar los chistes contra su propia cadena, la Fox) y musicales (de Pérez Prado a los Rolling Stones, de Tito Puente a los cada vez más reales Spinal Tap). ¿Finalmente no somos todos inquilinos de nuestra propia época y estamos hechos igualmente de música, literatura, televisión e historia?

Concentrándonos incluso únicamente en los libros, es fascinante descubrir lo literario que llega a ser el universo amarillo de Springfield. Autores pasean entre capítulos como entre festivales de letras; se parodian novelas, se cita subrepticiamente a Shakespeare (quien también aparece como un zombi en un capítulo de terror). Acá John Updike es el escritor detrás de las memorias del payaso Krusty, allá los niños del pueblo se pierden en una isla y viven una historia similar a El Señor de las moscas de William Golding.

Un curso sobre literatura podría girar en torno a los libros y autores que han sido parodiados, mencionados o que han prestado sus propias voces al programa. Si todo intento de organizar la literatura se sustenta en el arbitrio (la época, la nacionalidad, el género literario), ¿por qué no partir de un centro común como Los Simpson para hablar de ella? Van unos cuantos ejemplos:

Saul Bellow. Bart y Lisa engañan al rabino Krustofsky diciéndole que tendrá un encuentro con el novelista judío Saul Bellow, cuando en realidad el encuentro es con su hijo, el payaso Krusty.

Lewis Carroll. Lisa está a las afueras de la biblioteca en época de veraneo. De los libros salen personajes que la invitan a entrar al lugar. Alicia le advierte: “¡Es una trampa! ¡Corre, Lisa!”, mientras el Sombrerero Loco la amaga con un arma.

Agatha Christie. Para pensar en cómo descubrir al autor del disparo contra el señor Burns, el jefe Gorgory lee los Diez cuentos trillados de Agatha Christie.

Nelson presenta un diorama inspirado en la novela Las uvas de la ira. Señala las uvas de una mesa (“Acá están las uvas”) y les da un mazazo bañando a los jurados (“¡Y acá está la ira!”)
Nelson presenta un diorama inspirado en la novela Las uvas de la ira. Señala las uvas de una mesa (“Acá están las uvas”) y les da un mazazo bañando a los jurados (“¡Y acá está la ira!”)

Bret Easton Ellis. Después de volverse millonario con su traductor de bebés, el tío Herb le regala a Lisa una colección de Grandes Libros que ella recibiría cada mes. Se trata de una serie que abarca lo mejor de la literatura y cuyo título más antiguo es el poema épico Beowulf y el más reciente, Menos que cero de Bret Easton Ellis.

William Faulkner. El cantinero Moe cuenta que el autor de El ruido y la furia escribía gags para el programa cómico “La pandilla” (“The Little Rascals”), donde él participaba antes de matar al Alfalfa original. La afirmación no carece de sustento porque Faulkner tuvo una etapa como escritor de guiones en Hollywood. “William Faulkner podía escribir rutinas de caño de escape que te hacían pensar”, dice el cantinero.

Gabriel García Márquez. Marge Simpson imagina un romance épico con un capitán fornido, mientras lee una novela llamada El amor en los tiempos del escorbuto.

Allen Ginsberg. Bart destruye el centro de mesa de Lisa y provoca un conflicto familiar. La niña para tranquilizarse escribe su propia versión de “Howl”: “He visto las mejores comidas de mi generación destruidas por la locura de mi hermano. Mi alma deshojada por demonios de pelos puntiagudos”.

Norman Mailer. 1. Ante la prohibición de su padre para ver Itchy & Scratchy. La película, Bart lee la trama del filme novelada por Norman Mailer. “No es lo mismo”, dice y tira el libro a la basura. El libro es tan voluminoso que compacta los desperdicios del bote. 2. Bart le plantea a la niñera Shary Bobbins qué haría si lo encontrara ojeando la revista para adultos Playdude. Ella responde que lo obligaría a leer todos los artículos de la revista, “incluyendo el de Norman Mailer sobre su libido en caída”. Homer se impresiona: “Es ruda”.

George Plimpton. El legendario editor del Paris Review es el conductor de la olimpiada de deletreo donde Lisa participa.

Edgar Allan Poe. 1. El doctor Nick Riviera aplica Spiffy “el quitamanchas del siglo XXI” a la lápida de Edgar Allan Poe. “‘¡Qué brillo!’, dijo el Cuervo”, exclama Troy McClure, conductor del programa. 2. Juan Topo (en inglés Hans Moleman) transporta la casa de Poe, antes de salirse de la carretera y provocar un incendio. 3. Allison Taylor, la rival de Lisa en el salón, hace un diorama del cuento “El corazón delator” para el concurso escolar. 4. Homer, Bart y Lisa ven el programa de televisión “Colapso de edificios” que muestra una serie de construcciones al momento de derrumbarse; la última residencia dice en su exterior “La casa de Usher” y Homer comenta: “No pensé que se caería”. 5. El primer Especial de Noche de Brujas de los Simpson incluye una célebre parodia de “El cuervo” (una extraordinaria lección de literatura, sobre todo en su idioma original).

Thomas Pynchon. El esquivo autor de El arcoiris de gravedad (no aparece en público, no da entrevistas y apenas se conoce una foto suya) se niega a escribir la reseña para la contraportada de la novela de Marge. “Pynchon ama este libro casi como ama las cámaras”, dice por teléfono ante la petición de un comentario promocional. Segundos después, el escritor aparece con una bolsa de papel sobre la cabeza junto a un letrero luminoso que anuncia “Casa de Thomas Pynchon. Entre”.

Gertrude Stein. La muñeca que propone Lisa para competir con la muy vendida pero llena de estereotipos Stacy Malibú, tendría la inteligencia de la escritora Gertrude Stein, el ingenio de Cathy Guisewite (creadora de la historieta “Cathy”), la tenacidad de Nina Totenberg (una respetable periodista), el sentido común de Elizabeth Cady Stanton (luchadora por los derechos de la mujer en el siglo XIX) y la belleza práctica de Eleanor Roosevelt (una de las mujeres más influyentes del siglo XX norteamericano).

John Steinbeck. Nelson presenta un diorama inspirado en la novela Las uvas de la ira. Señala las uvas de una mesa (“Acá están las uvas”) y les da un mazazo bañando a los jurados (“¡Y acá está la ira!”).

Mark Twain. Montgomery Burns posee la única foto de Mark Twain desnudo.

Gore Vidal. Lisa se da cuenta que no tiene amigos. Cuando Marge le pregunta si invitaría a alguna amiga para el verano, ella responde: “¿Amigos? Estos son mis únicos amigos (señala la contratapa de un libro). Adultos como Gore Vidal, aunque besó más chicos que los que besaré yo”. “Niñas, Lisa”, corrige nerviosamente su mamá, “los niños besan niñas”.

Eudora Welty. La novelista norteamericana y el crítico de cine Jay Sherman son los únicos premios Pulitzer que pueden eructar tan fuerte como para ganar el trofeo que otorga la taberna de Moe.

Walt Whitman. La tumba que siempre creyó Homer que era de su madre resultó ser de Walt Whitman. Tras descubrirlo, Homer patea la lápida mientras grita lleno de ira: “¡Leaves of grass, my ass!”.

Marge representa a Blanche DuBois y Ned Flanders a Kowalski en el montaje hecho en Springfield de Un tranvía llamado Deseo
Marge representa a Blanche DuBois y Ned Flanders a Kowalski en el montaje hecho en Springfield de Un tranvía llamado Deseo

Tennessee Williams. Marge representa a Blanche DuBois y Ned Flanders a Kowalski en el montaje hecho en Springfield de Un tranvía llamado Deseo.

Ludwig Wittgenstein. Los investigadores Mulder y Scully le preguntan a Homer qué estaba haciendo la noche en que vio un extraterrestre. Homer narra: “Bueno, todo empezó en un club Gentleman, a donde hablábamos de Wittgenstein mientras jugábamos Backgammon”. “Señor Simpson, mentirle al FBI es un delito”, le advierten los investigadores. “Estaba en el auto de Barney comiendo bolsitas de mostaza, ¿contentos?”.

Tom Wolfe. El padre del “nuevo periodismo” aparece en un capítulo junto a Gore Vidal y dos de los más reconocidos narradores norteamericanos de la nueva generación: Jonathan Franzen (autor de Las correcciones) y Michael Chabon (premio Pulitzer y autor de Chicos prodigiosos). En dicho capítulo, Moe descubre que tiene aptitudes para la poesía. Por otro lado, en la vida real, Tom Wolfe ha declarado que éste es el único programa televisivo que ve.

Se dice que fue Octavio Paz quien afirmó que Los Simpson “nos resumen”, y la expresión abarca tanto nuestro comportamiento social como nuestras referencias culturales. Un clásico –lejano o contemporáneo– puede constatar su influencia si ha salido en la serie, desde el simple nombre del capítulo (“Bart in darkness” se llama así en alusión a Heart in darkness de Joseph Conrad) hasta su aparición como personaje (un Stephen Jay Gould, capaz de decirle a Lisa: “No me hice científico para ganar dinero. Lo que tengas –para pagarme– estará bien”). Los abundantes y prolijos programas de Los Simpson no sólo han constituido la comedia humana por excelencia de esa transición que va del siglo XX al XXI, sino que han conformado un cúmulo de cosas que hemos aprendido sin darnos cuenta: un compendio singular de música, literatura, televisión e historia. Finalmente, después de muchos años, Springfield nos deja el mismo sabor del mundo: es horrible y está lleno de gente indeseable, pero es el único lugar del universo donde los guardias de seguridad leen a Víctor Hugo.

La superación como sueño y motor

Posted on Actualizado enn

Creer que puedes acompañado de constancia, esfuerzo y disciplina son un principios clave para conseguir metas
Creer que puedes acompañado de constancia, esfuerzo y disciplina son un principios clave para conseguir metas

“El pequeño libro de la superación personal” hace una recopilación de frases, citas y máximas escritas por personas anónimas y grandes pensadores en las que su escritor, Josef Ajram, ha encontrado fuerza y motivación para conseguir sus retos y objetivos.

La motivación es la clave para poder alcanzar los objetivos, metas y sueños personales. Es un “motor” que produce tracción para mejorar, crear, perfeccionar y seguir soñando. Sin embargo, a veces, su ruido y potencia menguan dejando al individuo perdido y sin guía, ¿cómo alimentar ese motor?.

En muchas ocasiones, como apunta Josef Ajram, se utilizan ilustraciones con frases motivadoras que empujan a luchar por los objetivos personales y triunfar. Sin embargo, otras veces, muchas de ellas son empleadas porque “suenan maravillosas” y la gente no entiende su “verdadero significado”, apunta el atleta.

Por este motivo, en su nuevo libro, “El pequeño libro de la superación personal” (Alienta), Ajram, como muestra en una entrevista a EFE, intenta dar sentido a esta cantidad de frases para que todos sus lectores, al igual que él, puedan encontrar en ellas un “empuje” para conseguir sus retos.

El pequeño libro de la superación personal

En su séptimo libro, Josef Ajram, recopila 100 citas y máximas en las que el atleta, empresario y coach personal ha encontrado fuerza y motivación para conseguir sus retos y objetivos. Todas ellas, aparecen acompañadas por una ilustración, creadas por Mamen Díaz, y una explicación del autor sobre cómo se deben interpretar para sacarles el máximo provecho.

Antes de comenzar con esta selección de las frases más “plurales” y “atemporales” realizada por Josef Ajram, Dabiz Muñoz, cocinero español de vanguardia con tres estrellas michelín, abreboca narrando su propia historia, en la que sus sueños se han vuelto realidad gracias a la motivación, “motor único de mi vida”, explica.

Asegura que él siempre tiene dos o tres y señala que, en la actualidad, son hacer que: su familia este feliz, su empresa siga creciendo y continuar haciendo el deporte que le gusta, el ciclismo, “haciendo estas tres cosas soy la persona más feliz del mundo”, declara.

Para ello, el tiempo aparece como fundamental para este empresario que persigue concienciar a los lectores sobre ello, “hay que aprovechar el tiempo,la vida se acaba y hay que ser feliz”, explica. Aprovechar el tiempo con la mayor intensidad posible, es “mi obsesión”, manifiesta.

Portada de "El pequeño libro de la superación personal"
Portada de “El pequeño libro de la superación personal”

De hecho, la temática temporal aparece repetidas veces en “El pequeño libro de la superación personal”. Por ejemplo, en su quinta frase cita al exitoso empresario Michael Althsuler, “La mala noticia es que el tiempo vuela. La buena es que es usted el piloto” bajo la imagen de un reloj que mueve sus manecillas gracias a la fuerza de unos aviones dirigidos por una figura que señala el camino a seguir.

Tomar el rumbo de tu vida y saber en que se quiere invertir el tiempo son claves que el autor proporciona para “disfrutar al máximo la vida”.

Asimismo, en su obra, Josef Ajram se muestra en contra de los prejucios y defiende que el talento no puede ser “prejuzgado” solo por la apariencia para lo que usa su propio ejemplo ya que declara llevar 18 años “luchando” en el mundo financiero para que “la gente entienda que se puede ir a trabajar tatuado”.

En su libro ilustra esta idea contextualizando una mano tatuada realizando en una peineta como una obra de arte con la premisa “Eres como una obra de arte: no todo el mundo te va a entender, pero el que lo haga no te olvidará jamás” (Anónimo).

Para este “coach” la personalidad y la autoestima son necesarias para triunfar, como muestra mediante una frase de Joaquín Sabina, “Una mentira en dos palabras: ‘no puedo’” bajo la imagen del bombín característico de este músico español.

De este modo, Ajram explica que “creer que puedes” acompañado de constancia, esfuerzo y disciplina son un principios clave para conseguir metas.

Todo ello implica no temer al error, asegura citando al activista y abogado estadounidense Ralph Nader, “tu mejor maestro puede ser tu último error”. De esta forma este “day trader” de la bolsa insta asegura que a través de su profesión a adquirido la capacidad de afrontar de manera diferente las adversidades y a aprender de los fallos.

“No eres lo que logras, eres lo que superas” (Anónimo) es una de las últimas máximas, ilustrada con una semilla que ha conseguido germinar, que Josef Ajram proporciona al lector para explicar que el error “mina” la confianza, razón por la cual, señala como vital superar las derrotas lo antes posible.

Tecnología al servicio del aprendizaje

Posted on

Dentro de poco, los niños se trasladarán al pasado con gafas de realidad virtual para estudiar Historia
Dentro de poco, los niños se trasladarán al pasado con gafas de realidad virtual para estudiar Historia

Compañías como HP, Lenovo, Toshiba o Samsung apuestan fuerte por la educación en España, un suculento mercado de diez millones de usuarios y más de 1.000 millones de euros potenciales de facturación al año en el que compiten con su última tecnología, incluso, con realidad virtual.

“Si quieres ser líder en el mercado español, tienes que ser número uno en educación”, afirma el director de Empresas y Sector Público del fabricante chino Lenovo, Alberto Ruano.

Y para argumentarlo recurre a una comparación muy gráfica: “Un colegio, con 500 niños, es como una cuenta de una gran empresa”.

Según la consultora IDC, el gasto en ordenadores, programas informáticos y servicios de tecnologías en la educación en España fue de 508 millones de dólares en 2014 y se elevará a 528 millones en 2019, lo que supone un crecimiento medio anual del 0,8 %.

Mucho más optimistas son compañías como Lenovo, que llegan a hablar, en enseñanzas no universitarias, de un negocio de 816 millones de euros anuales, mientras en la universitaria, rondaría los 361 millones, lo que arroja un total 1.177 millones.

“En unos años se tienen que alcanzar esas cifras”, coincide David Alonso, encargado del segmento educativo en Samsung España.

El curso actual, 2015-16, arrancó con 8.090.611 alumnos no universitarios, a los que hay que sumar el millón y medio de universitarios, los alrededor de 900.000 matriculados en escuelas de música, danza o idiomas y, obviamente, sus profesores.

“Tenemos un mercado potencial de diez millones de usuarios”, resume el directivo de Samsung.

Y para conquistarlo, las compañías despliegan todos sus “encantos”, tecnológicamente hablando.

Lenovo apuesta por tabletas para niños de infantil y por portátiles de 10-11 pulgadas, para primaria, y de 14-15 pulgadas para secundaria, bachillerato y enseñanzas universitarias.

Los directivos de Lenovo, Toshiba y HP coinciden en que la tableta “puede ser un dispositivo de consulta”, pero que para “trabajar” hay que recurrir al portátil, mientras para el directivo de Samsung la frontera entre ambos “cada vez es más difusa”.

En la Escola Virolai de Barcelona, usan tabletas en infantil para que los niños trabajen las emociones con la creación de un avatar o cuenten historias mediante la técnica “stop motion”, que permite aparentar el movimiento con imágenes fijas sucesivas.

En primaria recurren a la tecnología “para buscar información” y trabajar distintas formas de expresión y en secundaria, el foco se centra en la programación, porque el objetivo es que los alumnos den el paso “de usuarios a creadores digitales”, detalla la directora del centro, Coral Regí.

Pero no sólo de tabletas y portátiles, o híbridos, se nutre la apuesta por las tecnologías en educación: la última ofensiva de Samsung es la realidad virtual, que permite usar contenidos de forma totalmente inmersiva.

Un ejemplo. Los niños están estudiando el Imperio Romano. “En vez de ver fotos en un libro o un vídeo en una pantalla, te pones unas gafas de realidad virtual y es como si estuvieses en la ciudad de Tarraco en la época romana”, detalla el directivo de Samsung.

¿Ventajas? “Además de más motivador, seguramente haga más fácil el aprendizaje”, responde Alonso.

Las ventas de las tecnológicas en educación varían por niveles: mientras en primaria o secundaria el grueso de la tecnología está en el colegio, en las universidades se impone que cada alumno se lleve su dispositivo.

El gasto también depende del modelo de despliegue por el que se opte.

“Hay comunidades autónomas que han ido al modelo de aula digital, con pizarras interactivas y contenidos digitales, y otras al modelo 1-1: que cada alumno tenga su dispositivo”, dice el director de Servicios Público de Red.es, Francisco Javier García Vieira.

Además de tener el futuro garantizado, el de la educación es un negocio creciente, ya que cada año más centros se suman a la digitalización.

Eso explica que, en el caso de Lenovo, la educación haya pasado en dos años y medio de no aportar ingresos para la compañía en España a representar el 35 % de su facturación, aunque Toshiba ha visto caer ese peso del 20-25 % al 5 %, lo que achaca a la crisis.

Independientemente del modelo que se elija, una queja común es la falta de conectividad suficiente en las escuelas.

Para subsanarlo, Industria ha puesto en marcha el programa “Escuelas conectadas”, dotado con 330 millones de euros y cuyo objetivo es que en todos los espacios docentes se pueda acceder en buenas condiciones a la red.

Cómo trabajar menos para ser ultraproductivo

Posted on

Dedicar un poco de tiempo a ignorar urgencias o desconectar de otras personas para tomar más control sobre tu tiempo y tu vida son aspectos que redundan en una mayor felicidad y por ende, productividad
Dedicar un poco de tiempo a ignorar urgencias o desconectar de otras personas para tomar más control sobre tu tiempo y tu vida son aspectos que redundan en una mayor felicidad y por ende, productividad

Si quieres “trabajar menos, producir más y vivir mejor” la clave es la ultra productividad, un método que, a diferencia de la productividad, te empuja a “hacer más y a vivir con más intensidad, con el mismo o menos esfuerzo”, asegura Isra García en su cuarto libro: “Ultra Productividad” (Alienta).

Este consejero explica, en una entrevista con Efe, las bondades del estilo de vida que ha adquirido “al salir de sí mismo”, dejando de lado la productividad para alcanzar la ultra productividad.

En su última obra, ofrece al lector las “claves” para conseguir vivir “la vida que te mereces” y apunta “tres habilidades”: Iniciativa (se aprende a base de “tropezar y levantarse”), auto consciencia (proceso muy largo que empieza por la soledad e implica trabajar el interior) y disciplina (“hacer lo que odias como si lo amases”, la más difícil y valiosa de todas).

Ultra Productividad

“Ultra productividad” es, según su autor, “un libro de acción” dividido en 16 grandes bloques fragmentados en otros más pequeños para ser leídos en “micromomentos”.

De esta forma, Isra García introduce al lector en “su mundo” y le explica – en el apartado “Inspirado en”- quienes han sido sus maestros, mientras en el “Prólogo” narra el resultado de todas “sus experiencias y aprendizajes”.

Así, muestra cómo “harto” de trabajar 12 horas y no vivir la vida que quería empezó “a dar pasos pequeños hacia adelante para generar tracción y movimiento” que le condujeron -explica- en 2013 a “probar” la ultraproductividad.

La necesidad de dedicar más tiempo a sus entrenamientos para realizar el triatlón Ultraman, le obligó a reducir su jornada laboral de 8-9 horas a 5-6 horas diarias.

A pesar de esta notoria reducción, el resultado obtenido fue doblemente exitoso: superó la prueba trabajando menos pero “produciendo el mismo o mejor resultado” que antes. Así -cuenta- “me enganché a este concepto”.

Ahora, con su nuevo libro, invita al lector a probar y alcanzar su “máxima productividad”, ofreciendo las estrategias, habilidades y hábitos, “muy fáciles de aplicar”, que a él le han permitido -asegura- alcanzar su máximo nivel de producción.

Lo principal para destacar “por encima de los demás”, es establecer objetivos con fechas “concretas”, explica Isra García, quien destaca otros “puntos clave” como la disciplina, el entorno, la gestión de contactos o aprender a decir no.

García, señala como importantes una serie de hábitos diarios que complementan la ultraproductividad y que el denomina “micromomentos” o dedicar un poco de tiempo a “ignorar urgencias o desconectar de otras personas” para “tomar más control sobre tu tiempo y tu vida”, como practicar yoga o pasear.

Proyecto “ultra productivo”

Isra García, que ha creado su propio programa educativo, Stand OUT Program, se muestra en desacuerdo con el sistema educativo español porque considera que no aborda una serie de habilidades núcleo, de “superhábitos” como arriesgar, tomar la iniciativa o liderar.

Su plan educativo de formación interpersonal disruptiva está basado en “empujar a las personas más allá de lo que se esperan” y sostiene que es el proyecto del que “más orgulloso” se siente, “te das cuenta de que puedes transformar a las personas”, asegura el “mapmaker” alicantino.

La moda cambia, pero el estilo resiste

Posted on

La moda es la pugna entre el instinto natural de vestirse y el instinto natural de desnudarse
La moda es la pugna entre el instinto natural de vestirse y el instinto natural de desnudarse

La moda, un proceso “complejo que relaciona fuerzas económicas, sociales y políticas”, ese “virus” que durante siglos ha contagiado a personas “cultural, geográfica y socialmente distintas”, el arte de “captar el instante”, no mira hacia atrás, “mira siempre adelante”.

Así lo entiende quien está considerada hoy a nivel mundial una de las personalidades más sabias e influyentes en cuestiones de moda, Anna Wintour, editora jefe de la edición norteamericana de esa biblia del estilo que es la revista “Vogue”. Una mujer temida y admirada, poderosa e intuitiva.

Una “provocación”, la opinión de la Wintour, a la que Giorgio Riello, profesor en la Universidad de Warwick (Reino Unido), recurre para introducir su “Breve historia de la moda”, un libro editado por Gustavo Gili que no pretende ser exhaustivo pero sí esclarecedor.

La historia de la moda y de los modos

El libro de alguien para quien la historia de la moda “es la historia de los modos, de los comportamientos y de las acciones cotidianas de todos, no solo de los que hacen moda o están de moda”.

Puede hablarse de moda en la Antigüedad, y ahí están los vestigios del Egipto de los faraones, de Grecia y Roma, pero es en la época medieval en la que el autor sitúa los orígenes de la moda “tal y como se entiende hoy”. Su desarrollo no llegará hasta los siglos XVI y XVII.

La moda de hombre comenzó por la silueta

Es en el XIV cuando la silueta masculina comienza a diferenciarse de la femenina. Hasta entonces, ellos y ellas vestían largas túnicas. Una diferenciación de género en la indumentaria que “sigue siendo una característica distintiva de la moda” hasta la actualidad.

En las ciudades medievales se produce moda, a pesar del rechazo que suscita entre los hombres de iglesia, que la combaten con rigor al considerarla “una transgresión a la fe y, como tal, una afrenta a Dios”. De poco sirvieron prédicas y condenas.
Hay quien piensa incluso, como el propio Riello, que la moda, privilegio de las clases urbanas más acomodadas, “fue un cambio revolucionario que desestabilizó los preceptos sociales y morales de la época”.

La moda en el vestir, al amparo de reyes y reinas

A partir del siglo XV, al amparo de reyes y reinas, en la corte, se desarrollarán las modas en el vestir, convirtiéndose el traje en una manifestación de riqueza y poder. Ya en el XVI la ostentación pasa de ser “una forma física y material a convertirse en un atributo intelectual”, con la renuncia de lo mundano, lo exterior y superficial en favor “de cualidades interiores”.

Ningún color como el negro para representar el nuevo espíritu, y pocas cortes como la española para hacer del negro una “indumentaria moral”.

Toma auge el hábito, la vestimenta, pero también el “habitus”, el modo de comportarse, los modales, que definen al hombre y a la mujer elegantes del Renacimiento y la Edad Moderna.

La revolución de la moda llegó en el XVIII

Será en el XVIII cuando la moda viva una auténtica revolución, convirtiéndose en un fenómeno que afecta a gran parte de la sociedad, no solo a las clases más altas. “Las calles -resume Riello- dictan la moda, no las cortes”. Para ello son determinantes la Revolución francesa y la revolución industrial. Es el Siglo de las Luces.

Se entiende el traje como una herramienta para “gobernar el cuerpo”, cuidado con “pomadas y ungüentos”, que proliferan. La moda se convierte “en fenómeno de masas y en pasatiempo”, aparecen las primeras publicaciones temáticas y un nuevo material, el algodón, se suma a los ya tradicionales: lana, seda y lino.

La moda se hace industria y cotidiana. Y es el momento en el que el hombre renuncia a ella, adoptando el que será su “uniforme” hasta mediados del siglo XX: el pantalón, la chaqueta y el chaleco. Y de colores oscuros.

La primera revolución industrial de la moda, la máquina de coser

En el XIX la invención de máquinas como la de coser revolucionarán la hasta entonces industria manual, volviéndose la moda femenina
En el XIX la invención de máquinas como la de coser revolucionarán la hasta entonces industria manual, volviéndose la moda femenina

En el XIX la invención de máquinas como la de coser revolucionarán la hasta entonces industria manual, volviéndose la moda femenina y “fascinante”, si bien al abrazarla -es obligada a llevar corsé, crinolinas, metros y metros de tela y accesorios inútiles que dificultan su movimiento- la mujer renuncia a una posición activa en la esfera pública, “retirándose a la doméstica y privada”.

Las mujeres de finales del XIX combatirán esa situación, haciéndose hueco la idea de una vestimenta “sanitaria, saludable e higiénica”. Ahora bien, la gran reforma llegaría “a través del lento cambio social generado por el deporte y la cultura del tiempo libre”.

Sin el deporte, sostiene Giorgio Riello, “no sería posible comprender el éxito de la indumentaria informal, la aparición de una cultura juvenil de la moda y, sobre todo, la asociación entre formas específicas de vestuario y vitalidad”.

Del sastre al modisto en un golpe de arte: la moda de alta costura

Hecha pues, a partir de entonces, de “sueños y creatividad”, además de libertad, la moda de comienzos del siglo XX vivirá en París el nacimiento de la alta costura.

Se pasa del sastre al modisto, concebido como un artista. Así son vistos grandes “couturiers” como Worth, que aúna en sus creaciones tradición y modernidad, Paul Poiret, caprichoso y genial, Elsa Schiaparelli, Vionet, Lanvin, Paquin…

Y la gran Coco Chanel, marca y símbolo, inventora de eso que se sigue llamando “chic”, sinónimo de alta costura en vida y después de muerta.

Les sucederían, tras la II Guerra Mundial, Dior, el vasco Cristóbal Balenciaga, Fath y ya más tarde un joven Yves Saint Laurent, monarcas todos ellos en un siglo, el XX, que Riello califica como “el de la moda”.

Y la moda se hizo minifalda

Un siglo que vería nacer el pret-a-porter, la minifalda de Mary Quant y en el que diseñadores como Courréges o Paco Rabanne se convertirán “en portavoces de los gustos y estilos de un público de consumidores jóvenes y altamente innovadores”.

Son los años del vestirse para el éxito, del triunfo de las marcas, de la indumentaria como código de grupo, del auge del pantalón vaquero, en el armario de jóvenes y adultos, de la internacionalización de la moda, y de la influencia decisiva en ella de subculturas o culturas minoritarias (teds, rockers, mods, punks, darks, goths, hippies, emos,…).

Tiempos en los que la moda rápida imita al lujo y la alta costura, en los que los mercados del consumo y del trabajo se globalizan, en los que el “shopping” se convierte en puro ocio y en los que, en definitiva, la ropa se confirma como “medio para crear identidad”.

Un tiempo presente en el que la moda se compromete a ser ética, “pero lo hace con escasa convicción”, según Riello

Los demonios de Tasmania desarrollan anticuerpos naturales contra el cáncer

Posted on Actualizado enn

Los tumores faciales han diezmado la población de demonios
Los tumores faciales han diezmado la población de demonios

Unos anticuerpos naturales presentes en el sistema inmunológico de los demonios de Tasmania podrían combatir el cáncer facial que diezma a su población desde hace unas dos décadas, según una investigación publicada en la revista Nature Scientific Reports.

El tumor que afecta a los demonios de Tasmania, que a menudo se contrae a través de heridas sufridas en peleas con ejemplares infectados, aparece en la boca del animal y aumenta de tamaño hasta causar unas deformaciones que le impiden comer para sobrevivir.

Los científicos liderados por Beata Ujvari, de la Universidad de Deakin, investigaron las diferentes moléculas presentes en el sistema inmunológico de los demonios de Tasmania (Sarcophilus harrisii) sanos comparándolos con aquellos afectados por el cáncer facial.

Así hallaron que “los demonios que no tenían esta enfermedad tienen una mayor proporción de estos anticuerpos”, dijo Ujvari a la cadena local ABC.

Esto responde a que “probablemente algunos (demonios de Tasmania) tienen un mejor sistema inmunológico que otros como es el caso de los humanos, en que unos son más fuertes que otros”, precisó.

Anteriores estudios científicos sobre humanos y animales ya han revelado que ciertos anticuerpos naturales son capaces de reconocer y matar a las células cancerígenas, por lo que la investigación se centraba en hallar la relación entre estas moléculas y el desarrollo del cáncer en los demonios de Tasmania, precisó Ujvari.

El siguiente paso es entender cómo funciona el mecanismo de los anticuerpos y probablemente desarrollar vacunas contra estos tumores faciales o tratamientos directos para reforzar la presencia de estos anticuerpos naturales.

“Pero esto es a largo plazo, dentro de unos cinco o diez años“, remarcó Ujvari a la ABC.

Antiguamente el demonio de Tasmania pobló el territorio continental de Australia, pero ahora su hábitat se reduce a la isla de Tasmania, en donde este animal padece de tumores faciales y una baja diversidad genética.

Este carnívoro está incluido en el listado nacional de Australia de animales en peligro de extinción y también en la lista roja de Naciones Unidas por considerar que en un plazo de 25 a 35 años puede desaparecer si antes no se encuentra una cura al cáncer que está acabando con la especie.