cine de explotacion

El trazo grueso como negocio

Posted on Actualizado enn

Russ Meyer con Kitten Natividad, una de sus actrices fetiche
Russ Meyer con Kitten Natividad, una de sus actrices fetiche

Russ Meyer fue el maestro del cine sexploitation, conocido como el “rey del erotismo” o “Rey Leer” (juego de palabras fonético con el nombre del Rey Lear y el adjetivo “lascivo”) por clásicos del porno blando como Faster, Pussycat! Kill! Kill! y Vixen. Meyer también dirigió el proyecto de estudio Beyond the Valley of the Dolls.

Cual hombre orquesta, Meyer produjo, dirigió, financió, escribió, editó y rodó 23 películas, tentadoras pero provocativas, que fueron pioneras de un género erótico con mucha violencia y chicas de grandes pechos pero poco sexo. Los títulos de las obras clasificadas X que le hicieron ganar millones son muy descriptivos: The immoral Mr. Teas, Erotica, Wild gals of the naked West, Heavenly bodies, Mudhoney, Mondo topless, Common Law cabin, Supervixens y Europe in the raw.

“Me encantan las mujeres con el busto grande y cintura de avispa”, le dijo al London Times en 1999, dos décadas después de dirigir su última película. “Me gusta que lleven buenos escotes”. No cabe duda de por qué el crítico de la revista Time, Richard Corliss, denominó a las películas de Meyer “melodramas voluptuosos” o por qué se le consideró un gran director.

Fijación mamaria

Pero con los años llegaron los elogios y la admiración, con homenajes al trabajo de Meyer en festivales de todo el mundo, incluyendo el American Cinematheque de Hollywood y el National Film Theater de Londres. Se comentaban sus películas en clases de Yale y Harvard, y eran adquiridas por instituciones tan respetables como el Museo de Arte Moderno de Nueva York. En 2002, se expuso una colección de sus llamativas instantáneas y fotogramas de modelos de los años cincuenta y sesenta en la prestigiosa galería Feigen de Nueva York, que también exhibe los trabajos del fallecido caricaturista Al Hirschfeld.

Debido a la extraña habilidad de Meyer para producir películas de bajo presupuesto (su temprana The immoral Mr. Teas, de 1959, recaudó un millón de dólares de 24.000 dólares invertidos, y Vixen, de 1968, con un presupuesto de 76.000 dólares, recaudó seis millones), el entonces presidente de 20th Century Fox, Richard D. Zanuck, contrató a Meyer para realizar proyectos comerciales del estudio. El primero fue Beyond the Valley of the Dolls en 1970, una supuesta sátira, secuela de Valley of the Dolls, de 1967, y basada en el best-seller de Jacqueline Susann. Escrita por el crítico cinematográfico Robert Ebert, la secuela, clasificada X, demostró ser más exitosa y, en muchos aspectos, mejor que la original. Como dice Leonard Maltin en Movie and Video Guide, de 2004, dos “destacados críticos” incluso eligieron Beyond como una de las mejores películas estadounidenses realizadas entre 1968 y 1978.

Nacido en Oakland el 21 de marzo de 1922, Meyer era hijo de un agente de policía y una enfermera. Con dinero prestado por su madre, compró una cámara fotográfica Univex de ocho milímetros cuando tenía 12 años, y comenzó a dirigir películas amateur. Estaba en el instituto de enseñanza media cuando el reclamo de un anuncio solicitando fotógrafos de guerra para el Servicio de Transmisiones del Ejército le llevó hasta Hollywood. Destinado a Francia y Alemania, a Meyer se le atribuyen imágenes y documentales bélicos rodados en algunas de las situaciones más peligrosas de la II Guerra Mundial. Al terminar la guerra, Meyer trabajó como director de fotografía para Southern Pacific Railroad y, en ocasiones, se encargó de la fotografía fija en algunos platós, incluyendo el de Ellos y ellas y Gigante. También comenzó a fotografiar a modelos para revistas eróticas, y aprovechó su experiencia para realizar pósteres centrales de la revista Playboy. Mayer se casó, se divorció y vivió con diversas modelos, playmates, bailarinas de strip-tease y actrices.

Meyer siempre defendió que la desnudez en el cine atraía al público, además de decir que las escenas de desnudez femenina exhibidas en todas sus películas también agradaban a las mujeres.

Anuncios