drogas

Morir como perros a ritmo de rancheras

Posted on Actualizado enn

Los extranjeros han logrado localizar en México a personas que de manera clandestina venden medicamentos controlados de uso veterinario que difícilmente pueden adquirir en sus países de origen
Los extranjeros han logrado localizar en México a personas que de manera clandestina venden medicamentos controlados de uso veterinario que difícilmente pueden adquirir en sus países de origen

Según la Organización Mundial del Turismo, México es el principal destino turístico de América Latina y el octavo más visitado del mundo. Sin embargo, el país azteca también se ha convertido en el lugar elegido por los turistas extranjeros para terminar con sus vidas mediante un medicamento de uso veterinario.

Hasta el 1 de septiembre de 2017 se reportaron cuatros casos en Ciudad de México, las personas provenían de Rusia, Turquía, Italia y Dinamarca.

La sospecha es que a través de Internet, los extranjeros han logrado localizar en México a personas que de manera clandestina venden medicamentos controlados de uso veterinario que difícilmente pueden adquirir en sus países de origen.

El primer caso se registró en octubre de 2015, cuando en la habitación de un hotel de la turística Zona Rosa, en Ciudad de México, la policía encontró los cuerpos de dos personas: una mujer de origen ruso y un varón turco, quienes no mostraban huellas de violencia.

Según datos del departamento de Ciencias Forenses de la capital, revelados en su momento por la cadena ‘Televisa’, estos extranjeros fueron informados a través de correo electrónico que podían comprar dos frascos de este medicamento a un precio de 600 dólares, pero si querían tres tenían que pagar 800 dólares.

Del mismo modo, el 21 de marzo de 2017 las autoridades encontraron también en una habitación de hotel, se encontró el cuerpo del italiano Luca Athauda Mudinyanselage.

Al igual que la primera pareja, había abonado por adelantado varios días de la habitación, colocó el letrero de ‘no molestar’, y después de haber ingerido el anestésico se acostó en su cama a esperar la muerte.

Al día siguiente, se produjo el fallecimiento del danés Jonas Muller, en las mismas condiciones que los anteriores casos.

Los cuatro ciudadanos extranjeros habían ingerido el mismo medicamento, realizaron las mismas instrucciones y llegaron a México para morir.

Según un informe de 2017 de la Unión Nacional de Empresas de Farmacias (Unefarma), la venta ilegal de medicamentos en México registró en un año un crecimiento del 100%.

Además, según este organismo el 1,5% de la venta ilegal de medicamentos se realiza por Internet.

Anuncios

República Checa, el paraíso de las drogas de ‘marcas blancas’

Posted on Actualizado enn

La cocaína está siendo reemplazada por sustancias de bajo coste en el mercado del Este
La cocaína está siendo reemplazada por sustancias de bajo coste en el mercado del Este

El pervitín es una droga ideada por químicos checos con materias primas domésticas y efectos prácticamente iguales a la cocaína. Sólo que un gramo se vende casi cuarenta veces más barato que la nieve . Un número importante de empresarios checos y eslovacos han conseguido asentarse firmemente en los mercados europeos, entre ellos también los traficantes con drogas. El pervitín y el braun son dos narcóticos baratos y con frecuencia muy duros que se venden como pan caliente no sólo en la desaparecida Checoslovaquia sino que empieza a penetrar con éxito en los sofisticados mercados occidentales, especialmente en Alemania.

El pervitín, conocido en los bajos fondos con el nombre de pan de alajú , causa unos efectos alucinantes que nada tienen que envidiar a los que produce la cocaína.

El braun, otra droga inventada por los químicos checos, es un opiáceo basado en la codeína que sustituye con ventaja a la heroína. Las dos drogas se pueden confeccionar fácilmente con medicamentos prescritos por los médicos y a un precio infinitamente inferior al de sus sucedáneas. Un gramo de braun, de excelente calidad, se consigue por menos de tres dólares, mientras que la misma cantidad de cocaína no se vende por menos de 107 dólares.

La narcomafia de Italia y Alemania se llevan a los especialistas checos a sus propios territorios para que produzcan allí esas drogas, según revelan fuentes bien informadas. Trasladar a un químico conlleva menos riesgo y es más fácil que pasar de contrabando drogas a través de las fronteras, dada la vigilancia y la eficacia cada vez mayores de las brigadas especializadas en la represión del narcotráfico.

Checoslovaquia se ha convertido ya desde que desapareciera el régimen comunista y las barreras fronterizas en una de las principales arterias del tráfico internacional, principalmente de Turquía, Polonia y de los Estados de la desaparecida Unión Soviética.

Fuentes policiales de Praga afirman que cada fin de semana acuden a la capital checa miles de drogadictos de Holanda, a pesar de que allí están permitidas las drogas blandas , y de Italia, atraídos por la abundancia de drogas duras y a precios más baratos que en sus países.

En los hoteles de nivel internacional, miembros de las mafias de la ex Yugoslavia, Rumania, Bulgaria y también de Albania y de las ex repúblicas soviéticas, ofrecen a los turistas y prostitutas, heroína y cocaína importada.

Esta venta de las drogas clásicas es cada día más difícil debido a la competencia que ofrecen el pervitín y el braun, al que se orientan los turistas una vez superada la desconfianza inicial.

Uno de los distribuidores que venden pervitín en los círculos más selectos de Praga asegura que cuando un cliente prueba mi mercancía, después ya no compra otra, pues le resulta regalada.

En la república checa, el mercado de la droga es muy reducido. El año pasado estaban registrados 6.448 drogadictos, de los cuales 4.500 totalmente dependientes, aunque su número real se calcula en cerca de veinte mil.

La legislación checa no es represiva en lo que al consumo de droga se refiere; tan sólo castiga la fabricación, venta y el tráfico ilegal con estas sustancias, con penas de hasta diez años de cárcel.

Pero la rigidez de esa ley es tan sólo aparente , señala un conocido jurista, pues si la persona afectada declara que la droga la tiene para su propio consumo, la justicia debe iniciar un interminable proceso para demostrar al inculpado que realmente su fin era el lucro.

En los círculos especializados médicos y policiales, tiene lugar en la actualidad un amplio debate, entre los que quieren la represión y los que luchan por su permisibilidad. Unos y otros tienen argumentos de peso.

Ratas, drogas y Rock and Roll

Posted on

Con la ayuda de las ratas se constata que tanto el alcohol como la nicotina actúan a través de mecanismos moleculares similares para aumentar la vulnerabilidad a la cocaína
Con la ayuda de las ratas se constata que tanto el alcohol como la nicotina actúan a través de mecanismos moleculares similares para aumentar la vulnerabilidad a la cocaína

El consumo de alcohol lleva a una comportamiento más adictivo frente a la cocaína, según los resultados de un estudio hecho con ratas.

Después de estar consumiendo alcohol durante 10 días, las ratas se mostraron más adictas a la cocaína a pesar de recibir choques eléctricos cuando la consumían.

“La manera como el estudio fue diseñado se inspiró en observaciones en humanos”, explica Edmund Griffin Jr., director de la investigación.

Según señala Griffin, otros estudios, por ejemplo algunos realizados por Denise Kandell epidemióloga de la Universidad de Columbia y coautora del informe, han demostrado que en los humanos hay una secuencia de comportamiento en casos de abuso de drogas.

“Las personas que consumen cocaína usualmente tienen un patrón histórico de adicción al alcohol o a la nicotina”, destaca Griffin.

Una de las preguntas que quería resolver el estudio era si el hecho de que las personas que consumen alcohol y marihuana suelan reunirse se debe a razones puramente sociales o también biológicas.

Para el experimento se utilizaron dos grupos de ratas: a lo largo de diez días y durante dos horas al día un grupo fue sometido al consumo de alcohol y otro al de agua, y luego a ambos grupos se les expuso al consumo de cocaína.

Según explica Griffin, las ratas que previamente consumieron alcohol desarrollaron una mayor adicción a la cocaína y mantuvieron el consumo a pesar de consecuencias negativas como un choque eléctrico cada vez que la consumían.

El consumo de alcohol “aumenta las respuestas de consumo de cocaína aunque éste tenga circunstancias negativas como el suministro de un choque eléctrico”, destaca Griffin.

El investigador realza que el estudio muestra la presencia de un factor biológico y no sólo de conducta o social.

“Esta investigación nos abre el camino para ofrecer nuevas opciones terapéuticas para el tratamiento de la adicción”, cuenta.

El análisis destaca que “tanto el alcohol como la nicotina actúan a través de mecanismos moleculares similares para aumentar la vulnerabilidad a la cocaína”.

“Lo que me sorprendió es que las ratas se comportaron exactamente como esperábamos de acuerdo con un estudio previo de Denisse sobre personas que usan nicotina y alcohol antes de usar cocaína”, señala Eric Kandel, neurocientífico de la Universidad de Columbia y otro de los autores de la investigación.

Las conclusiones que muestran que hay una base biológica y no solamente social en el consumo de nicotina y alcohol como precursores al consumo de cocaína abren opciones importantes para los desarrollos de los programas de prevención.

“Cuando los chicos se ven envueltos en drogas es importante conocer cuál mecanismo es responsable por el hecho de que el uso de una droga aumenta el riesgo de usar otras drogas”, anota la especialista en rehabilitación Denise Kandell.

De igual forma, la investigadora destaca la importancia del estudio para los tratamientos de rehabilitación de drogadicción.

“Para tratamientos de rehabilitación es muy importante saber que el uso de alcohol y nicotina es un precursor para el consumo de cocaína”, explica la investigadora.

No obstante, Griffin aclara que las ratas son más susceptibles a la adicción que los humanos.

“Muchas personas que usan drogas no son tan susceptibles a sufrir la adicción”, anota el investigador.

Según los investigadores, lo que sigue ahora es “entender mejor los mecanismos por los cuales el alcohol dirige el proceso de adicción” hacia otra drogas.

Igualmente abre el campo para determinar si el consumo de marihuana es también un predecesor importante en el consumo de cocaína, “lo que traería implicaciones muy importantes en los tratamientos en la salud pública”, concluye Griffin.

Viaje a los confines de la mente

Posted on Actualizado enn

Los 10 libros de Carlos Castaneda, publicados en 17 idiomas, fueron grandes éxitos de ventas dentro y fuera de Estados Unidos, tenía decenas de millones de lectores en todo el mundo y una vez había sido portada de la revista Time con el calificativo de «líder del Renacimiento Americano». Pero murió tan secretamente como había vivido.
Los 10 libros de Carlos Castaneda, publicados en 17 idiomas, fueron grandes éxitos de ventas dentro y fuera de Estados Unidos, tenía decenas de millones de lectores en todo el mundo y una vez había sido portada de la revista Time con el calificativo de «líder del Renacimiento Americano». Pero murió tan secretamente como había vivido.

El misterioso antropólogo Carlos Castaneda plasmó en sus libros las experiencias alucinógenas  que vivió guiado por el anciano brujo Juan Matus, que pretendió convertirlo en ‘un hombre de conocimiento’.

En 1970, el subdirector del Fondo de Cultura Económica de México (FCE), Jaime García Terrés experimentó “un señor viaje de hongos”. A raíz de aquel episodio, el editor y diplomático escribió su poema Carne de Dios y adquirió —como si intuyera el éxito comercial en que habrían de convertirse— los derechos de cuatro libros de Carlos Castaneda, un antropólogo de origen peruano que estaba causando sensación describiendo su propia experiencia con alucinógenos.

La anécdota la recuerda el escritor José Agustín, quien en los años sesenta vivió su primera fase sicodélica y había tenido la oportunidad de leer en inglés Las enseñanzas de don Juan, el primer título de Castaneda editado por la Universidad de California (UCLA) en 1968. En países como México, los libros aparecerían hasta 1974, después de que Terrés encargó su traducción a Juan Tovar y un texto introductorio a Octavio Paz que titularía La mirada anterior.

Desde aquel momento, los libros en los que el autor describe las enseñanzas que le transmite el viejo Juan Matus para convertirse en brujo o en un “hombre de conocimiento”, se convirtieron en éxitos de venta.

Tomás Granados, gerente editorial del FCE, dice, acerca de la primera edición en español, que su aparición “fue un campanazo, creo que ese es el sueño de todo editor: encontrar un libro que le entusiasme en lo personal y que entre en sintonía con los lectores”.

Los cuatro libros de Castaneda (Las enseñanzas de don Juan, Una realidad aparte, Viaje a Ixtlán y Relatos de poder) se encuentran al nivel de ventas de cualquier Best-Seller en países sudamericanos, especialmente México. El éxito de venta, sin embargo, no se limita a México, también en España y Argentina, donde la editorial paraestatal tiene presencia, los libros del antropólogo peruano fallecido en 1998 son de los más vendidos. Y lo mismo sucede en Estados Unidos, en donde año tras año, la University of California Press (el sello de la UCLA), quien editó Las enseñanzas de don Juan por primera vez, incluye ese libro entre sus best sellers.

Simon & Shuster, la principal distribuidora de Castaneda en la Unión Americana, mantiene vigentes en su catálogo unos 15 libros de y sobre el autor.

Algunas estimaciones hablan que el peruano ha vendido más de diez millones de copias en todo el mundo, pues sus libros han sido traducidos al menos a 17 idiomas.

El mito Castaneda

Granados busca explicar la relevancia que tuvo en el éxito de los libros el mito alrededor del autor: “Hay misterio, sí, sobre el personaje, pero yo quisiera que fuera lo menos relevante, porque los libros son valiosos como texto de autodescubrimiento, como acercamiento a una cultura ajena, como elogio de la experimentación en uno mismo, no tanto como del consumo de drogas sino como de una cierta disciplina para mirar el mundo de otro modo”.

Y aun así, en la actualidad poco se sabe con certeza de Castaneda. En junio de 1998, algunas agencias de información dieron la noticia sobre la muerte del antropólogo; su amiga y albacea Deborah Drozz habría informado que Castaneda murió el 27 de abril de ese año a consecuencia de cáncer de hígado, pero incluso la veracidad de algunas fotografías que circulan por internet está en duda. En el texto introductorio de la nueva edición del FCE, José Agustín contribuye a esclarecer algunos datos:

Según el autor de De perfil, quien junto a Juan Tovar se encontró con Castaneda en el lobby del Hotel de la Ciudad de México, el antropólogo era brasileño (y no peruano como hasta ahora se cree), tenía un parecido con el actor Peter Lorre y podía hablar sin parar y de manera encantadora por horas.

También dice que Castaneda no consumía ni tabaco ni alcohol, ni café y mucho menos refrescos embotellados; además usaba expresiones como “hijo de la gran flauta” o “como Kiko y Kako” y hasta para comer tenía sus manías: “nunca supe, por ejemplo, por qué desechaba ciertas partes de la papaya”.

Castaneda habría desaparecido de la vida pública en 1973; la revista Time le dedicó su portada ese mismo año con el título Carlos Castaneda: Magic and reality, pero José Agustín agrega que conoció y frecuentó a sus “dos hijos preciosos”, Rodrigo y Gonzalo, que siguen siendo buenos amigos de él y “no siguieron sus pasos (de su padre); se metieron en ondas académicas”.

Finalmente Granados acepta que el mito detrás de Castaneda contribuyó a convertirlo en un best seller y a que más gente lea sus extraordinarios relatos: “En efecto, fue un personaje misterioso y él contribuyó a crear ese misterio, el mito ha atraído a mucha gente y es inevitable, no se va disipar nunca, no hay modo de tratar de aclarar la biografía y los hechos de la vida de Castaneda, pero lo que sí queda claro es que la escritura de Castaneda es muy eficaz y muy seductora”.

Personaje tranquilo y misterioso, Castaneda fascinó a millones de personas en todo el planeta con sus cuentos sobre las aventuras mentales inducidas por el consumo de drogas y bajo la dirección de un chamán o brujo de los indios yaqui llamado Don Juan. Esas aventuras, que se inscribían en la cultura de la apertura de las puertas de la percepción de los años sesenta y setenta, son consideradas hoy uno de los pilares del movimiento de regreso a la espiritualidad denominado New age.
Personaje tranquilo y misterioso, Castaneda fascinó a millones de personas en todo el planeta con sus cuentos sobre las aventuras mentales inducidas por el consumo de drogas y bajo la dirección de un chamán o brujo de los indios yaqui llamado Don Juan. Esas aventuras, que se inscribían en la cultura de la apertura de las puertas de la percepción de los años sesenta y setenta, son consideradas hoy uno de los pilares del movimiento de regreso a la espiritualidad denominado New age.

En 1970 García Terrés le compró los derechos de las cuatro obras de Castaneda a la UCLA y desde entonces con ellos se han llevado a cabo los contratos para realizar las reediciones. “Siempre lo llevamos con la Universidad de California; en la familia también está parte del misterio, tuvo un hijo que en un tiempo no reconoció, se distanció de él, estuvo casado aparentemente muy joven y sin divorciarse tuvo otras parejas. Es difícil establecer el árbol genealógico”, dice Granados. Cada cierto tiempo, el FCE renueva el contrato con la UCLA para volver a imprimir los libros inspirados en las enseñanzas del chamán Juan Matus.

Descubrir a Castaneda

Polémicos por la cuestionable veracidad de la fuente, los libros de Castaneda fueron “best sellers” en su época, pero más allá de las experiencias y la doctrina que difunden, resultaron en una exploración de la sabiduría indígena.

1968
Las enseñanzas de Don Juan

Narrando las experiencias y lecciones que supuestamente vivió con un brujo Yaqui, Carlos Castaneda cuenta una historia en la que los alucinógenos muestran una conceptualización “New Age” de situaciones cotidianas.

1974
Una realidad aparte

Las charlas con el brujo yaqui Juan Matus continúan en la publicación lanzada el año del boom de Las Enseñanzas de Don Juan, Castaneda continúa escribiendo sobre los misterios del conocimiento indígena que los lleva a vivir una vida “verdadera”.

1975
Viaje a Ixtlán

Siguiendo por su exploración del conocimiento, de la mano de los indios yaquis, Castaneda recuerda en esta publicación las labores de disciplina física y mental a las que se enfrentó para lograr la “intimación de la soledad” y la “áspera belleza de la vida”.

1976
Relatos de poder

El poder, la sabiduría y la “despersonalización” guían este relato que inicia con un diálogo entre Castaneda y su maestro “¿Por qué me dio plantas visionarias en el inicio de mi entrenamiento en el camino del conocimiento?” La respuesta es: “Por tu falta de sensibilidad; necesitaba una herramienta para abrir esa cabeza tan dura”.

1981
El don del Águila

Considerado como uno de sus libros más representativos, el autor conduce al lector por líneas que hablan de la “brujería mexicana”. El texto se envolvió en polémica al escribir en el prólogo “Lo que escribo aquí es ajeno a nosotros y por eso se nos antoja irreal”.

Drogas psicodélicas y estados alterados de conciencia

Posted on

Las personas, comúnmente, experimentan un estado alterado de conciencia cuando sueñan; o en el momento de transición entre el sueño y la vigilia; también cuando están bajo los efectos del alcohol o de drogas como la marihuana o el ácido lisérgico; o a través la meditación o de los denominados estados de posesión o auto hipnosis.
Las personas, comúnmente, experimentan un estado alterado de conciencia cuando sueñan; o en el momento de transición entre el sueño y la vigilia; también cuando están bajo los efectos del alcohol o de drogas como la marihuana o el ácido lisérgico; o a través la meditación o de los denominados estados de posesión o auto hipnosis

Popularmente se cree que las setas alucinógenas ‘abren puertas a la mente’ porque estimulan ciertas zonas del cerebro. Sin embargo, su efecto parece ser el contrario. Según un estudio reciente, los alucinógenos reducen la actividad de zonas centrales, lo que provoca un estado de cognición sin restricciones. Lo cierto es que los científicos apenas tienen datos sobre los mecanismos neuronales que provocan el estado psicodélico.

Son quince individuos sanos, vestidos con batas. Uno a uno, repiten el mismo experimento: se tumban en la camilla, entran en el escáner de imagen de resonancia magnética funcional y una vez dentro, reciben varias inyecciones. La primera lleva un placebo y la segunda es de psilocibina, el principio activo de diversos hongos alucinógenos.

Mientras los participantes ejecutan distintas pruebas y autoevalúan su estado físico y mental, sus cerebros son escaneados y se monitorizan sus flujos sanguíneos. Un nutrido grupo de científicos observa las pantallas, toma notas, analiza las imágenes.

Muchos esperarían un subidón en la actividad cerebral de los que han tomado setas. Pues bien, los científicos han comprobado justo lo contrario: una vez el sujeto asimila la droga se aprecia una disminución en el torrente sanguíneo de su cerebro, sobre todo en las zonas centrales, como el tálamo y la circunvolución del cíngulo anterior y posterior (ACC y PCC, por sus siglas en inglés). Varios estudios sugieren que el PCC se relaciona con la conciencia y la identidad personal.

“Los psicodélicos se consideran drogas que ‘expanden la mente’, por lo que se ha asumido que actuaban aumentando la actividad cerebral”, relata David Nutt, autor del estudio. “Sin embargo, nosotros hemos observado que la psilocibina reduce la actividad en las áreas que tienen conexiones más densas con otras zonas”.

El falso mito de la ‘expansión de la mente’

Según sus conclusiones, en estado sobrio las zonas centrales del cerebro mantienen la normalidad, evitando que corrientes paralelas de información perturben la conciencia. “Ahora sabemos que al desactivar estas zonas se llega a un estado en el que el mundo se percibe como extraño”, cuenta Nutt. Es decir, cuando la psilobicina reduce la acción de estas áreas, se entra en un estado con menos restricciones, en el que, como suelen decir los chamanes, se ‘abren puertas’ hasta ese momento cerradas.

El efecto de las setas alucinógenas es semejante al de un ‘viaje’ de LSD, y varía en función de la dosis ingerida, el contexto en el que se toma y las características de cada individuo. No obstante, hay experiencias que se repiten. Es frecuente ver patrones geométricos, tener sensaciones corporales extrañas y un estado alterado del espacio-tiempo. La intensidad de estas alteraciones está correlacionada con una reducción de la oxigenación y el flujo sanguíneo en ciertas partes del cerebro, por lo que se cree que son mecanismos vinculados con la transición del estado normal de conciencia al estado alterado.

Hay varios modelos para explicar las alucinaciones. “Casi todos asumen que los alucinógenos desequilibran la actividad de partes del cerebro relacionadas con el procesamiento de lo que vemos y oímos, y otras donde se interpreta e integra esa información”, explica Berra Yazar-Klosinkski, investigadora de la Asociación Multidisciplinar de Estudios Psicodélicos de EE UU (MAPS, por sus siglas en inglés).

“Podría insinuarse que el alucinógeno desmonta lo que el filósofo Ernst Cassirer llama ‘complicada trama de símbolos’ y muestra la naturaleza sin mediación alguna”, relataba el profesor y ensayista Antonio Escohotado en su texto Los alucinógenos y el mundo habitual. Pero los científicos no se conforman con describir efectos. Quieren desentrañar los mecanismos bioquímicos de la psicodelia.

Pocas pistas para seguir la ruta química

La psilocibina tiene una farmacología compleja. Estudios realizados con ratones y humanos indican que ejerce su acción psicodélica activando los receptores de la serotonina 5-HT2A. “Se han hecho estudios con psilocibina en humanos a los que se les habían ‘desactivado’ los receptores 5-HT2A, lo que paraba los efectos de los psicodélicos, incluyendo los cambios de percepción, de humor y de pensamiento”, asegura Yazar-Klosinkski.

“Aunque las respuestas farmacológicas están más o menos claras, sigue habiendo mucha controversia con los mecanismos neuronales responsables de las acciones psicodélicas de los alucinógenos”, apuntan Hyeong-Min Lee y Bryan L-Roth, investigadores de la Universidad de Carolina del Norte (EE UU), que comentan los recientes descubrimientos de David Rutt en PNAS.

Por ahora se sabe muy poco, en parte porque no es sencillo llevar a cabo experimentos con drogas ilegales. “Desafortunadamente, por motivos médicos, legales y sociales, los estudios bien controlados sobre las acciones de los alucinógenos en humanos han languidecido desde los 60”, relatan Hyeong-Min Lee y L- Roth.

Pero hay quienes reivindican la necesidad de indagar en este campo. Así lo expone la asociación científica MAPS. “Queremos terminar con el miedo y la irracionalidad que han rodeado las investigaciones con psicodélicos y marihuana”. Uno de sus objetivos es evaluar el uso terapéutico potencial de estas sustancias, pero además, muchos expertos advierten de un nuevo auge en su consumo y consideran necesario saber más sobre los efectos que pueden provocar.

Datos escurridizos

“El uso de plantas y hongos con intención recreativa se ha puesto de moda en los últimos años, y sus consecuencias pueden ser letales”, advierte Benjamin Climent, responsable de la Unidad de Toxicología del Hospital de Valencia.

Según el Informe de Usos de Sustancias Psicoactivas en España en el Lugar de Trabajo, el 6,2% de los hombres y el 2,5% de las mujeres de entre 16 y 65 años admite haber consumido alucinógenos alguna vez. En la encuesta ESTUDES se indica que la prevalencia del consumo anual (en el último año) de hongos alucinógenos entre los estudiantes españoles de 14 a 18 años fue del 1,6%.

Las cifras del verdadero consumo de estas drogas son escurridizas y no existen estudios en profundidad sobre el tema. Tampoco se sabe qué consecuencias tiene su uso a largo plazo. “No hay datos de consumidores crónicos de estas sustancias. No generan dependencia, pero un empleo puntual puede provocar una intoxicación grave incluso mortal”, advierte Climent.

La psilocina y la psilobicina se encuentran incluidas en la Lista I de la Convención de Sustancias Psicotrópicas de 1971 y “se consideran, por lo general, de baja peligrosidad”, según el informe de drogas emergentes. El propio David Nutt declaró, cuando era jefe del Consejo Asesor sobre Abuso de Drogas británico, que el éxtasis y el LSD eran menos peligrosos que el alcohol. Claro que esta declaración le costó el puesto.

Adelantar la psicosis

El hombre tiene una especie de instinto de exploración natural ligado a su deseo de conocer, de conocerse a sí mismo y de conocer el mundo --de la misma manera que parecería aberrante prohibir la exploración de nuevos continentes y nuevos planetas, prohibir la exploración de nuevas dimensiones y reinos mentales va en contra de nuestra naturaleza
El hombre tiene una especie de instinto de exploración natural ligado a su deseo de conocer, de conocerse a sí mismo y de conocer el mundo –de la misma manera que parecería aberrante prohibir la exploración de nuevos continentes y nuevos planetas, prohibir la exploración de nuevas dimensiones y reinos mentales va en contra de nuestra naturaleza

“Las psilocibina, hasta ahora, no está asociada con ningún daño cerebral, ni en humanos ni en ratas”, afirma Yazar-Klosinkski. Sin embargo, los profesionales médicos alertan del riesgo que acarrea la ingesta de setas. “En los servicios de urgencias nos encontramos con intoxicaciones mortales desencadenadas por estas sustancias”, describe Climent.

La mayoría de los que acaban en urgencias tras una ingesta de setas llegan con problemas cardiovasculares (hipertensión, taquicardias, arritmias…), o neurológicos y psiquiátricos. “Es muy típico encontrarte pacientes con ataques de pánico, cuadros de agitación psicomotriz o alucinaciones típicas de un brote psicótico desencadenado por estas sustancias”, relata el doctor.

“El principal riesgo de tomar drogas psicodélicas es que puede adelantar la aparición de una enfermedad psicótica a la que se tuviera una predisposición congénita”, asegura Climent. “Además, si un enfermo ya diagnosticado consume este tipo de productos, tendrá brotes de la enfermedad”.

Poca percepción de riesgo

Otro peligro son las posibles interacciones con otras drogas o medicamentos. “Las reacciones inesperadas que pueden provocarse al mezclar varias drogas es la primera causa de problemas con los psicodélicos”, explica Yazar-Klosinkski. Sin embargo, la percepción del riesgo asociado a estas sustancias es baja. “Muchas se han utilizado con fines mágicos, religiosos y médicos por culturas primitivas, y la cultura occidental las ha ido incorporando como sustancias recreativas, pero mantienen la aureola de espiritualidad, rito o curación”, explica Benjamín Climent.

“Ese halo hace que no se consideren tan peligrosas como los productos químicos artificiales y las drogas ilegales clásicas. Esto es erróneo, porque su toxicidad es impredecible, incluso mortal”, prosigue.

De nuevo, de qué dependen estas intoxicaciones es un misterio. La potencia alucinógena varía dependiendo de la especie, del tipo de cultivo, la forma de preparación y otras variables. Y la respuesta del cerebro ante ellas es aun más impredecible, al menos por ahora.

Una pócima para rogar al Sol

Hay entre 70 y 100 especies conocidas de setas que contienen alcaloides psicotrópicos activos. La mayoría de ellas pertenecen a la familia de los psilocybes (las más comunes son la mexicana y la cubensis) o a la de los agáricos (en la que se incluyen la Amanita muscaria y la panterina).

Los psilocybes se usaban tradicionalmente en algunas culturas precolombinas mesoamericanas. Se denominaban Teonanacatil y se consumían mezcladas, tras un largo y lento proceso de preparación, con otras sustancias como miel o chocolate. Esta pócima formaba parte del ritual diario de rezo al Sol, para que volviera a salir al día siguiente.

Los ejemplares pueden encontrarse en bosques de coníferas del hemisferio norte y en prados de altura. El consumo ha salido fuera de sus fronteras tradicionales, lo que provoca un conflicto entre la defensa de libertad religiosa y la restricción de oferta de sustancias peligrosas para la salud.

Su consumo como alucinógenos es en crudo, tras su desecación o incluso preparado como infusión o comida. El porcentaje de ingredientes activos en el producto desecado es 10 veces mayor que cuando está fresco. Los efectos suelen aparecer a los 30 minutos de la ingesta y y duran, aproximadamente, de cuatro a seis horas.

Son fáciles de confundir, en su recolección silvestre, con otras especies parecidas de toxicidad grave o mortal, de hecho la mayoría de casos de intoxicaciones graves por setas se deben a una ingesta de una especie que, equivocadamente, se pensaba comestible.

Los poderes sanadores del cannabis

Posted on Actualizado enn

El estado legal de la marihuana está en pleno proceso de cambio. Hay muchos países que mantienen activos programas de cannabis medicinal en Europa, como Alemania, Francia, Italia, Finlandia o Macedonia, pero también fuera, como en muchos Estados de EE UU, Canadá, Colombia o Uruguay. Mientras, otros países se plantean crear los suyos. Es el caso de Suiza, Polonia, Croacia, Australia o Nueva Zelanda
El estado legal de la marihuana está en pleno proceso de cambio. Hay muchos países que mantienen activos programas de cannabis medicinal en Europa, como Alemania, Francia, Italia, Finlandia o Macedonia, pero también fuera, como en muchos Estados de EE UU, Canadá, Colombia o Uruguay. Mientras, otros países se plantean crear los suyos. Es el caso de Suiza, Polonia, Croacia, Australia o Nueva Zelanda

Acabar con el estigma que pesa sobre el consumo de cannabis con fines terapéuticos es una vieja batalla. Numerosos colectivos piden su legalización para garantizar la seguridad jurídica y sanitaria de los pacientes y quieren dejar muy claro que nada tiene que ver con fumarse un porro

Las propiedades y usos medicinales de esta planta, sus efectos beneficiosos y las investigaciones científicas que se llevan a cabo en España y que apuntan al cáncer de mama, o a los daños cerebrales que sufren los bebés cuando hay asfixia en el parto, son objeto de análisis en busca de un consenso que nunca parece llegar.

Hay que explicar, para comenzar, que el cannabis es una planta con una gran diversidad de quimiotipos, cada uno de los cuales contiene distintas proporciones de principios activos, los cannabinoides.

Y cuando se consume un preparado de cannabis medicinal es necesario conocer su composición en cannabinoides, especialmente los dos más relevantes: el tetrahidrocannabinol o THC, que es el principal constituyente piscoactivo, y el cannabidiol o CBD, que no es psicoactivo pero es es un potente antiinflamatorio y antioxidante.

El principal efecto secundario del THC es que la gente puede sentirse confusa o tener complicaciones psiquiátricas, tipo alucinaciones o ideas paranoicas, y el CBD lo modera.

El contenido en cannabinoides de un preparado depende de factores como la variedad de la planta, su forma de cultivo y la técnica de extracción, y es muy importante que el preparado no contenga metales pesados, microorganismos patógenos (bacterias y hongos), pesticidas u otros componentes que puedan resultar perjudiciales para la salud.

El cannabis no es una panacea, pero sí posee propiedades terapéuticas para el tratamiento sintomático de algunas enfermedades, como diversos cuadros de dolor crónico, trastornos motores asociados a la esclerosis múltiple, caquexia en cáncer o sida, vómitos y náuseas asociadas a quimioterapias oncológicas, convulsiones en epilepsias infantiles y desórdenes inflamatorios gastrointestinales.

El cannabis terapéutico suele venir en frascos con gotero para que cada paciente se administre las gotas que necesita. Sus usuarios, normalmente suelen acudir a los club de uso recreativo de la marihuana para adquirir estos frascos, pero afirman que se sienten casi como “criminales” porque consumir y transportar THC es ilegal. El CBD está admitido como suplemento alimenticio y se puede comprar hasta por internet.

La lucha contra el dolor

Una mala caída a los 11 años y la rotura del coxis ha marcado la vida de Carola Pérez. Licenciada en Comunicación Audiovisual, preside actualmente el Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM) y es fundadora de la asociación de usuarios terapéuticos “dosemociones”, en donde asesora y da apoyo a todos las aquellos pacientes que utilizan el cannabis con fines medicinales .

Carola sufrió once operaciones y tomó un sinfín de fármacos convencionales, incluso, explica, “llevé dentro de mi cuerpo unas pilas con cables conectados a la médula espinal para engañar al cerebro, y nada funcionó. Si la medicina convencional ha fracasado y me ha empeorado con qué derecho nadie puede negarme un tratamiento; yo no lo comprendo porque la que está enferma soy yo, la que convive con el dolor a diario soy yo”.

El cannabis , señala, es una medicina, y como usuaria terapéutica le gustaría viajar sin tener que esconderlo y sentirse “una delincuente” porque la compra y transporte de THC es ilegal, y poder conseguirlo en cualquier farmacia o dispensario, “con una calidad óptima y a un precio asequible, junto con el mejor método y pauta de administración”.

“Nos encontramos en una situación de indefensión sanitaria y jurídica absoluta: muy desprotegidos, porque no sabemos lo que estamos consumiendo, somos blancos perfectos de estafa, y aquellos que recurrimos a asociaciones cannábicas más o menos hay un control, pero los que recurren al mercado negro y lo compran en la calle son presa de estafas”, como cobrar por un bote de aceite 3.000 euros cuando cuesta solo cien.

El Observatorio defiende que urge la regulación y sus miembros suelen reunirse con todos los grupos políticos: “Cada vez hay más pacientes automedicándose sin seguimiento, ni pauta médica, y eso tiene que acabar. Para mí es lo más grave y urgente”.

Ya hay países donde se ha regularizado y se han abierto dispensarios oficiales, como Israel, Alemania, Italia o Canadá. En el caso de Israel, tienen un programa de dispensación con 30.000 pacientes.

Carola considera vital que la sociedad distinga entre el consumo terapéutico y el lúdico, y sostiene que los argumentos que se están utilizando en contra no son válidos porque no están basados en la evidencia. ”Vamos a abrir el debate, que hablen los expertos y los pacientes, y que los políticos escuchen y decidan. Pero yo creo que no nos lo pueden negar”.

Carola toma Tetrahidrocananbinio y HC Y CBD. Su dolor es de 8 sobre 10.

Efecto antitumoral en el cáncer de mama

Cristina Sánchez es Profesora Titular de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense de Madrid y coordina una investigación que persigue comprender en términos moleculares y explotar clínicamente el potencial antitumoral de los cannabinoides en cáncer de mama principalmente.

Miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Investigación sobre cannabinoides, Cristina Sánchez explica que existe en España una investigación “muy potente” y de hecho, asegura, tenemos una de las sociedades científicas nacionales “más grandes del panorama internacional”.

Sobre su investigación explica que los ensayos realizados en ratones de laboratorio in vitro, demuestran los efectos antitumorales de los cannabinoides en el cáncer de mama a tres niveles:

Hay un nivel en el que “los cannabinoides frenan la proliferación e inducen la muerte de las células tumorales, bloqueando así la progresión tumoral.”

Otra etapa, llamada angiogénesis, es el proceso fisiológico que consiste en la formación de vasos sanguíneos nuevos a partir de los vasos preexistentes; esto es “absolutamente esencial” para que los tumores crezcan, porque la sangre es la que transporta la comida para las células tumorales que están proliferando.

Por ello, combatir al tumor solo desde la parte de la proliferación no es suficiente y hay que atacar también esta otra etapa, y se ha visto que los cannabinoides también sirven para esta segunda etapa, pues bloquean ademas la última fase de la progresión tumoral, inhibiendo los procesos de la metástasis, que es la formación de nuevas masas tumorales en otros órganos del cuerpo, como cerebro, pulmones…

Hemos probado con THC , pero en determinados tipos de cáncer de mama, el CBD “también es efectivo”.

Su equipo tiene la intención de trasladar esta investigación a la fase clínica lo antes posible, “pero primero hay que encontrar médicos dispuestos a embarcarse en un ensayo clínico”, y segundo una entidad que financie, y “estos ensayos cuestan cientos de miles de euros y por desgracia ahora la única fuente de financiación son las empresas farmacéuticas”.

El potencial terapéutico, asegura la bióloga, es enorme y nuestra experiencia nos dice que los extractos completos de la planta funcionan mejor que los cannabinoides aislados.

La planta, refiere, tiene cientos de compuestos. Solo cannabinoides unos 115 aproximadamente.

Cannabis terapéutico para un investigador enfermo

Ekaitz Agirregoitia es doctor en biología y profesor en la Universidad del País Vasco, en la UPV/EHU. Su área de investigación principal se centra en el papel del sistema endocannabinoide en la reproducción humana y animal. Además padece una colitis ulcerosa y consume con fines terapéuticos y, en su caso, con “muy buenos resultados”.

Una de las razones principales para la creación del Observatorio es que vimos que muchos de los que nos estábamos medicando con cannabis estábamos muy desprotegidos, desconocíamos de que cepa venía, el grado de THC que contenía o la cantidad de CBD; de donde procedía, si tenía metales pesados…

Jóvenes hippies consumiendo cannabis durante un encuentro al aire libre
Jóvenes hippies consumiendo cannabis durante un encuentro al aire libre

Hace 13 años Ekaitz fue diagnosticado: ”tu cuerpo reacciona teniendo que ir más al baño, perdiendo sangre, líquidos… , y estás muy bajo de forma”.

En su caso estuvo hospitalizado y le recomendaron un tratamiento inmuno supresivo que no le convencía por los efectos secundarios que suelen tener, principalmente porque provocan un descenso de las defensas.

Ekaitz conocía el efecto antiinflamatoriodel cannabis, optó por su uso terapéutico y durante un año se hizo un autoestudio: “controlé mi peso, las veces que iba al baño, que tipo de alimentación llevaba, las sensaciones que tenia… y poco a poco fui viendo que aquello funcionaba porque he ganado 12 kilos y en mi enfermedad ganar peso supone directamente que la inflamación esta bajando y estas empezando a absorber lo que ingieres”.

“De ir muchas veces al baño y de manera muy violenta y normalmente con fiebres, pues fui bajando también esta frecuencia, eran más compactas las heces, directamente deje de sangrar tanto…”

Y viendo que funciona, considera que sería interesante hacer un estudio, en principio observacional, con otras personas que no quieren inmuno deprimirse.

Hoy en día, Ekaitz sigue medicándose y toma CBD y THC en aceite, entre 20 y 40 miligramos del primer compuesto, y 5 miligramos del segundo. Sobre este último ha comprobado que más de 5 miligramos le podrían dar “un poco de pelotera” .

Bebés con daños cerebrales

José Antonio Martínez Orgado es responsable del servicio de Neonatología del Hospital Universitario Clínico San Carlos y desde hace años investiga, con éxito, en ratones y cerditos recién nacidos el papel de los cannabinoides para las lesiones neuronales que se producen en el bebé cuando durante el parto sufren una asfixia por falta de oxígeno.

La línea principal de la investigación es paliar estos daños con CBD, que tiene “propiedades muy interesantes” e inhibe una sustancia que liberada en grandes cantidades provoca la destrucción del cerebro.

Martínez Orgado, vocal del citado Observatorio, relata que ya se han dado todos los pasos preclínicos que las autoridades exigen para comenzar los ensayos clínicos con recién nacidos, y que estima serán un hecho.

Para ello cuentan con la colaboración financiera de laboratorios farmacéuticos que producen un medicamento derivado de los cannabinoides (el Sativex)m para pasar al ensayo clínico internacional.

En los ensayos preclínicos “hemos demostrado que el CBD aplicado incluso hasta 18 horas después del nacimiento reduce los daños a nivel histológico, bioquímico y clínico”.

En el mundo, cada 3 o 4 minutos hay un recién nacido que se asfixia en el nacimiento y en términos globales aproximadamente un millón de niños muere y otro millón queda con secuelas invalidantes.

El sistema contra el negocio de la evasión

Posted on Actualizado enn

El  opio arraigó a comienzos del siglo XX y su prohibición condicionó tanto la evolución del negocio del narcotráfico como la pelea del sistema para erradicarlo
El opio arraigó a comienzos del siglo XX y su prohibición condicionó tanto la evolución del negocio del narcotráfico como la pelea del sistema para erradicarlo

El libro “Narcohistoria” recoge cien años de erróneas políticas antidroga en México y Estados Unidos con un relato minucioso que apunta que el “baño de sangre” mexicano en esta lucha tiene un claro cómplice, su vecino del norte, explican sus autores.

Con el subtítulo “Cómo Estados Unidos y México crearon la guerra contra las drogas”, esta obra narra el origen de “este baño de sangre”, que involucra tanto a jugadores mexicanos como estadunidenses, señala la escritora Carmen Boullosa, autora de la pieza junto al académico Mike Wallace.

La novelista y poetisa identifica que el libro no apunta directamente a los ex presidentes mexicanos Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012) como los responsables directos de la guerra contra las drogas.

Va mas allá para descubrir “las raíces” de un pasado que no es “solamente mexicano” y arranca con la prohibición del consumo de drogas como el opio, el alcohol o la mariguana en Estados Unidos y México, nación que en varios momentos de la historia fue presionada para endurecer sus leyes.

Tal y como explica Wallace, coautor de este libro publicado por Penguim Random House, se buscó ante todo contar a los estadunidenses esta situación mexicana que ha causado decenas de miles de muertos y desaparecidos en los últimos lustros.

“Conocen pedacitos aislados de la historia y han oído hablar del Chapo (…) pero no tienen idea de la dimensión del problema. La mente se les obnubila al conocerla”, relata el académico, que califica a EE.UU de “socio fundador” de la crisis que se vive a lado y lado del río Bravo.

Además, el escrito denuncia el “vínculo imprescindible” entre crimen organizado y política, que en México cambió cuando el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) dejó el poder luego de siete décadas de control en el 2000.

La situación no mejoró con el enfrentamiento frontal al tráfico de estupefacientes de Fox y Calderón, donde se gestó “un cóctel peligroso” que causó más muertos.

Cronológicamente, el libro llega hasta unos meses más allá de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en 2014, que empujó a una revisión del sistema y también a evaluar el actual régimen de criminalización de drogas.

Proponen despenalizar el uso y producción de las drogas para que sea tratado como “un asunto de salud que ayude a salir de este embrollo espantoso”, de este “desastre binacional”, espeta Boullosa.

En este sentido, ambos expertos valoran positivamente los avances en torno a la despenalización de la mariguana en México, donde el presidente, con iniciativas para permitir el uso medicinal de la planta y aumentar el gramaje para consumo, y en algunos estados de EE.UU, donde su cultivo legal ya ha mermado la fuerza económica de los cárteles.

No obstante, remarcan que este es el inicio de un largo camino y alertaron del peligro que supone Donald Trump, que aboga por construir un muro que impida la entrada de ilegales y el tráfico de drogas, mientras impulsa la venta de armas y cuenta con el apoyo de la Asociación Nacional del Rifle.

“Trump tiene sus precedentes”, indica Wallace en referencia a una persecución masiva de mexicanos que arrancó bajo una falsa amenaza de que eran causantes del aumento del consumo de mariguana en los años 1930. Ello sirvió de pretexto para la expulsión de un millón de ellos durante la Gran Depresión, algunos incluso de naturalizados.