grupos de chicas

Melodrama de chicas de cuero negro

Posted on Actualizado enn

Durante algunos años en la década de 1960, cuatro niñas de Queens, Nueva York, fueron uno de los grupos pop más exitosos del mundo. Eran los Shangri-Las, y su música fue oscuramente dramática, como en la omnipresente "Leader of the Pack". Sin lugar a dudas su presencia abrió el camino a los increíbles grupos de chicas que vinieron después. Y no fueron solo las estrellas del pop quienes bebieron de su influencia. Incluso la escena punk se inspiró en estas adolescentes
Durante algunos años en la década de 1960, cuatro niñas de Queens, Nueva York, formaron uno de los grupos pop más exitosos del mundo. Eran las Shangri-Las, y su música fue oscuramente dramática, como en la omnipresente “Leader of the Pack”. Sin lugar a dudas su presencia abrió el camino a los increíbles grupos de chicas que vinieron después. Y no fueron solo las estrellas del pop quienes bebieron de su influencia. Incluso la escena punk se inspiró en estas adolescentes

Hace más de medio siglo, las Shangri-Las de Nueva York alcanzaron un gran éxito con la plasmación de tragedias juveniles en canciones, y desde entonces han sido notable influencia para bandas de todo tipo de jaez a lo largo de la historia del pop.

En una sala de conciertos de Texas a mediados de la década de 1960, cuando James Brown se preparaba para encabezar un espectáculo de Soul (para una audiencia negra), se sorprendió y hasta echó a reír cuando empezó la actuación de los teloneros. Habiendo escuchado los conmovedores singles de Shangri-Las de 1964, “Remember (Walking in the Sand)” y “Leader of the Pack” (hits que alcanzaron el número 5 y el número 1, respectivamente), Brown asumió que el grupo que se oía estaba formado por chicas de color. En cambio, se enfrentó a cuatro adolescentes blancas. Antes de que terminara la noche, la cantante principal, Mary Weiss, vería una pistola apuntando hacia ella.

“Casi me arrestaron por usar un baño para negros”, comenta Weiss. “Estaba cerca del escenario, y no tuve tiempo de encontrar el baño blanco”. [El sheriff] me gritó, y yo le grité. Entró con la pistola en la mano y me dijo que saliera”.

No era la última vez que la estrella adolescente lidiaba con un arma en su carrera.

Formadas en 1963 en Cambria Heights, Queens, las Shangri-Las estaban formadas por dos grupos de hermanas, Mary y Betty Weiss, y las gemelas idénticas Mary Ann y Marge Ganser, que asistieron juntas a la escuela secundaria Andrew Jackson. Cantaron en espectáculos escolares para jóvenes talentos, y rápidamente se convirtieron en uno de los conjuntos más importantes en la era de los “grupos de chicas”. Además, influyeron en artistas tan diversos como las Go-Go, Blondie, Amy Winehouse, los New York Dolls y Twisted Sister.

En un momento en que la música pop consistía en tonadillas corte limpio que versaban sobre enamoramientos dulces (incluso los Beatles cantaban sobre todo al amor en sus inicios), la música de las Shangri-Las trataba de huidas adolescentes de casa, romper el corazón de mamá e incluso la muerte violenta.

“Antes de los Beatles y antes de Motown, no sucedió nada emocionante [en la música]”, dice Bruce “Cousin Brucie” Morrow, uno de los mejores disc jockeys de radio de la época y actual locutor de SiriusXM, quien vio por primera vez a las Shangri-Las en un concurso de talentos en su escuela secundaria después de escuchar hablar de ellas a los oyentes. “Aquí estaban estas cuatro jóvenes muy hermosas, que mostraban fortaleza y angustia, con rebeldía”, concede.

Weiss cantaba desde el momento en que aprendió a hablar. Cuando ella y su hermana se encontraron con las Ganser y decidieron formar un grupo, su química fue evidente.

“Ensayamos constantemente, hasta que se perfeccionaron las armonías. Creo que nuestras voces se mezclaron muy bien porque éramos dos hermanas. En un breve período de tiempo, tuvimos un gerente, y empezamos a dar pequeños conciertos “.

Lanzaron varios singles que no fueron a ninguna parte, luego grabaron una maqueta de una canción llamada “Remember (Walking in the Sand)”, que fue escrita por George “Shadow” Morton, quien más tarde coescribiría y produciría “Leader of the Pack”. y otras canciones para ellas también – y contó con un entonces desconocido Billy Joel al piano.

Cuando Artie Ripp, de una compañía llamada Kama Sutra Productions, escuchó la maqueta, se quedó estupefacto y firmó con las Shangri-Las un contrato de producción.

“Esa canción era como una ópera fabulosa. Fue una genialidad absoluta. Fui aturdido por ellas “, dice Ripp. “Mary. . . Cantaba como si hubiera vivido cada momento de una canción. Las letras eran un drama. Ella cantaba como si te estuviera contando su historia”.

“Remember (Walking in the Sand)” alcanzó el número 5 en julio de 1964. Cuando “Leader of the Pack” encabezó las listas de éxitos en noviembre, se consolidaron como un grupo que era mucho más que una canción.

Desde el retumbar de una motocicleta, (un símbolo común en contra de los estándares de la época, gracias a películas como “The Wild One” de Marlon Brando), justo antes del primer verso de la canción, hasta la muerte del novio del protagonista en un accidente, el amor de Weiss hacia los chicos malos planeaba en “Leader of the Pack”.

“La canción comienza con motocicletas, y ella lo conoció en la tienda de golosinas, todo lo que componían estaba específicamente orientado a la juventud”, dice Morrow. “No estaban tratando de aplacar a mamá y papá. Estaban tratando de decirles a los niños: ‘Está bien. Puedes hacer lo que quieras.'”

La resonancia de “Leader of the Pack” fue tan profunda que el vocalista de Twisted Sister, Dee Snider, hizo una versión de la canción con su banda en el álbum “Come Out and Play” de 1985, incluso defiende que las Shangri-Las son una influencia para el heavy metal.

“Hablar de que alguien se está muriendo, eso es metal. Los chicos malos en chaquetas de cuero, eso es metal. Los niños malos, eso es metal ”, dice. “Y esa estructura de acordes de conducción – había tal ‘heavy’ en esa canción… Es una canción de metal”.

Si los jóvenes de entonces se sintieron atraídos por la rebelión sin mojigatería, no es menos cierto que la propia Weiss, con una combinación de apariencia, talento y actitud,  dejó a los niños jadeando a su paso.

“María, con el pelo largo y rubio, era muy llamativa. Llevaban chaquetas de cuero, y se veían duras también. No parecían buenas chicas “, dice Snider. “Se veían como las chicas que todos los chicos malos querrían”.

Aunque no quiere dar nombres, Weiss admite que los chicos de otras bandas intentaron arrimar el ascua, pero fue en vano. “Fuimos a cenar con algunos de los Beach Boys y salimos con los Zombies en Inglaterra y Nueva York, pero no salimos con ninguno de ellos”.

Además, cuando se publicó “Remember”, las chicas tenían entre 15 y 17 años, siendo Weiss la más joven. “Todos los grupos [con los que viajamos] eran mayores que nosotros”, dice ella. “Era algo habitual en las giras, pero nunca con las Shangri-Las”.

Impresionante, ya que estas adolescentes recorrieron el mundo durante dos años sin un tutor (sus padres consentían este escenario y las chicas lograron terminar los estudios secundarios). A menudo fueron niñas actuando de forma irreverente. Les gustaba hacer estallar fuegos artificiales en cualquier estado que los vendiera. Al tocar en un show con Marvin Gaye, Marge Ganser cambió el nombre en la puerta de su camerino para que dijera “Marvin’s Gay (Marvin es homosexual)” .

Pero si bien eran momentos de diversión, esta independencia las obligó a crecer rápidamente.

“Éramos niñas de 16 años viajando por una industria muy dura y adulta”, dice Weiss. “No teníamos séquito, solo un guardaespaldas de 19 años de edad, a veces. Compré una pistola en Georgia … porque los fanáticos intentaban irrumpir en las habitaciones de nuestro hotel. [Más tarde entregó el arma a la policía en Florida.] Así que fuimos tan duras como debíamos ser. Teníamos poca o ninguna protección en la carretera, y por lo general llevaba el dinero en efectivo de la banda. Pasábamos mucho miedo “.

Como tal, el estrés llegó a ser demasiado para algunas de las miembros y la formación se convirtió en una puerta giratoria. Betty y cada una de las Ganser se fueron por un tiempo (todas regresaron en algún momento), con Weiss como única chica que permaneció al pie del cañón.

El grupo solo tuvo un hit más en las listas de éxitos: “I can never go home anymore” de 1965, pero la música estaba cambiando y el grupo empezaba a cansarse de la rutina.

La separación tuvo lugar en 1968. Luego se vieron envueltas en un litigio relacionado con sus canciones. Weiss muy afectada, no pudo grabar durante una década.

Las hermanas Weiss y Marge Ganser tocaron en algunos shows en los años 70 antes de intentar una reunión en 1977. Mary Ann Ganser falleció en 1970 debido una encefalitis a provocada por una sobredosis de barbitúricos.

Grabaron un álbum para Sire Records, pero nunca se lanzó, ya que todas estuvieron de acuerdo en que el material no estaba a la altura del sonido del grupo.

Una de las cosas extrañas del grupo fue que su alineación parecía cambiar de una foto a otra. Betty Weiss (a veces morena, a veces rubia) rara vez estaba en las imágenes, aunque en otras ocasiones alguna de ellas abandonaba la sesión. Su último single lanzado en Gran Bretaña, "Past, Present and Future" de 1966, es el disco favorito de Pete Townshend de todos los tiempos
Una de las cosas extrañas del grupo fue que su alineación parecía cambiar de una foto a otra. Betty Weiss (a veces morena, a veces rubia) rara vez estaba en las imágenes, aunque en otras ocasiones alguna de ellas abandonaba la sesión. Su último single lanzado en Gran Bretaña, “Past, Present and Future” de 1966, es el disco favorito de Pete Townshend de todos los tiempos

Las Shangri-Las tocaron en un espectáculo único de 1977 en el CBGB que le permitió a Weiss ver cuánto había influido su música en generaciones posteriores. “La ‘jukebox’ en CBGB tenía muchos discos de las Shangri-Las”, dice Weiss. “Estaba impresionada. Y me conmovió profundamente cuando Joey Ramone me dijo que fuimos una gran influencia para ellos”.

Las Shangri-Las actuaron juntas por última vez en un espectáculo patrocinado por Cousin Brucie en 1989. Marge Ganser murió de cáncer de mama en 1996, y Betty Weiss se ha mantenido fuera de los focos desde entonces.

Mary Weiss continuó su carrera en arquitectura e interiorismo. Lanzó un álbum en solitario en 2007 llamado “Danger Game”, con gran éxito de crítica.

Actualmente, ella y su esposo, Ed, viven en California. Weiss todavía recuerda a aquellas chicas de cuero negro y su papel pionero en la música. “Las Shangri-Las eran punk antes de que existiera el punk. La gente pensaba que éramos duras”, dice Weiss. Y no le falta razón. A mediados de los años 60, el estudiante de preparatoria que pronto sería conocido como Iggy Pop era miembro de una banda llamada Iguanas (de ahí su nombre ). Las Iguanas se unieron a las Shangri-Las en el escenario y respaldaron al grupo de chicas con Iggy en la batería.

“Es gracioso que nadie piense que los artistas de hoy son ‘duros’. Ahora, puedes estar desnudo y balancearte en una bola de demolición y nadie parpadea”. Palabra de Shangri-La.

Anuncios

Las faldas del rugido yeyé

Posted on Actualizado enn

La granadina Gelu, una de las artistas más prolíficas en la España que intentaba contagiarse de los ritmos de juventud durante los años 50 y 60 del pasado siglo
La granadina Gelu, una de las artistas más prolíficas en la España que intentaba contagiarse de los ritmos de juventud durante los años 50 y 60 del pasado siglo

El apelativo «yeyé» fue una idea de la industria francesa de discos para lanzar a sus nuevas estrellas pop. Sylvie Vartan y Sheila fueron las primeras chicas yeyés francesas y nacieron al calor del twist que la juventud mundial bailaba frenéticamente como si se secara la espalda con una toalla de baño.

El prototipo de la chica yeyé era una lolita de melena corta y mirada ingenua que cuando cantaba repetía el conocido estribillo de los Beatles: «¡Yeah!, ¡Yeah!», como si le fuera la vida en ello. En España, el epítome de lo yeyé lo acapararon los «Beatles de Cádiz», una chirigota disfrazada de los Beatles, cumbre del cutre-pop hispano. Pero quienes revolucionaron el panorama de la música ligera en los primeros años del desarrollismo español fueron unas quinceañeras intrépidas, que se lanzaron a la pista con unas voces tan chirriantes como divertidas. Bruno Lomas y Mike Ríos iban de roqueros rebeldes, entre Elvis y Johnny Hallyday, y Mimo, la primera roquera española, anunciaba con su desparpajo la aparición de un nuevo tipo de cantante: las chicas yeyé. Una docena de ellas cambiaron la concepción de la interprete que, ataviada con traje de noche y mirada lánguida, susurraba en los festivales de la canción: «Antes de que tus labios me confirmaran que me querías: ¡Ya lo sabía! ¡Ya lo sabía!».

En contraposición, Karina gritaban a voz en cuello desde los cromados juke box: «Serán tus labios lo que me hace vibrar, será yeh yeh. No sé que es». Marisol aseguraba desde la pantalla del cine que la vida «Es una tómbola, twist, twist, tómbola», y Rocío Dúrcal, montada en una vespa, cantaba: «Cuando te quieras divertir un domingo en la reunión, aprenderás a bailar y también a soñar con el ritmo del twist».

En este santoral pop de las precursoras del ritmo, relucen Françoise Hardy, conocida en medio mundo como la auténtica chica yeyé, y la irrepetible Mina, cuyo influjo en Europa fue de idéntica magnitud que un tsunami. Ella, junto a Rita Pavone, dieron lugar al fenómeno de los «urlatori», cantantes gritones que influyeron en la más genuina representante española de lo yeyé: Gelu. Nadie, hasta la brutal epifanía de Conchita Velasco en el filme «Historias de la televisión» (1965), donde interpretaba por vez primera la «Chica yeyé», consiguió el grado de fascinación de Gelu. Su imagen, de una modernidad absoluta, era todavía más fuerte que su voz, que podía hace añicos una copa de cristal de Murano. Almodóvar utilizó su versión de «No me puedo quejar» para el apoteósico final del «Tráiler para amantes de lo prohibido» (1983).

En este recuento de voces pioneras del pop, algunas recopiladas en el disco «¡Chicas! Spanish Female Singers 1962-1974», no pueden faltar ni las impagables Hermanas Serrano, cantando «El día de los enamorados», ni la argentina Baby Bell, que impactó como un meteorito con su versión de «Siempre es domingo». Quedan Rosalía, Lita Torelló y Cristina, antecedentes de Rubi, cuya canción «Yo tenía un novio que era tocaba en un conjunto beat, le llevaba la baquetas en un bolso gris», fue el himno neoyeyé de los años de la Movida, cuando las chicas ya se habían emancipado y no tenían que ir con su madre, como Karina, a las actuaciones.