guitarristas

Los nueve años de excelencia de Wes Montgomery

Posted on Actualizado enn

Wes Montgomery fue uno de los músicos de jazz más exitosos del mundo, comenzando en su adolescencia. Continuó tocando en todo el mundo, con un catálogo de grabaciones que tuvo una influencia significativa en casi todos los guitarristas que lo siguieron
Wes Montgomery fue uno de los músicos de jazz más exitosos del mundo, comenzando en su adolescencia. Continuó tocando en todo el mundo, con un catálogo de grabaciones que tuvo una influencia significativa en casi todos los guitarristas que lo siguieron

La guitarra de jazz de Wes Montgomery, considerada «el sonido más grande, más cálido y más contundente que se haya registrado», todavía retumba hoy, décadas después de su muerte. Fue el guitarrista de jazz más influyente y ampliamente admirado desde el apogeo de Charlie Christian. Wes reinventó el instrumento con su técnica de punteo de pulgar, su enfoque innovador para tocar octavas y su inventiva y magistral ejecución de líneas complejas. En el corto lapso de una carrera de registros sonoros como líder de 9 años, su nombre se convirtió en sinónimo de la guitarra de jazz.

A pesar de la sofisticación de su técnica, Wes no tenía educación musical formal. Nacido el 6 de marzo de 1923 en Indianápolis, Wes creció haciendo música con sus hermanos, varios de los cuales también se convirtieron en músicos profesionales. El guitarrista Monk Montgomery recuerda haber comprado a su hermano su primera guitarra, un tenor de cuatro cuerdas, en la que Wes, de 12 años, demostró una destreza inmediata. Wes aprendió atascándose con sus hermanos y emulando a Charlie Christian, quien inspiró a Wes a dedicarse profesionalmente a tocar las cuerdas.

Después de su primer gran concierto en una gira con la banda de Lionel Hampton, Wes regresó a su casa en Indianápolis, donde trabajó durante varios días para apoyar a una familia que no paraba de crecer y tocó la guitarra en bares locales todas las noches. Mientras tanto, los hermanos de Wes disfrutaban de cierto grado de éxito con su grupo, los Mastersounds, e invitaron a Wes a grabar con ellos para que obtuviese rodaje y su nombre fuese conocido en el circuito de actuaciones. Efectivamente, corrió la voz y pronto músicos como Cannonball y Nat Adderley acudieron ávidos al club «Missile Room» para presenciar en vivo los virtuosismos de la nueva sensación. El productor de Riverside Records, Orin Keepnews, fue arrebatado por la excelencia de Wes y lo firmó para 25 sesiones. El segundo álbum de Wes, The Incredible Jazz Guitar , le valió el premio «New Star» de la revista Downbeat en 1960.

El sonido exuberante e inimitable de Wes fue producto de su enfoque estilístico inusual. El guitarrista Lee Ritenour recuerda cómo jugaba Wes con su pulgar en lugar de con una púa, liberándose de restricciones rítmicas y frases típicas. Según Wes, el desplume del pulgar y su técnica de «tocar dos notas al mismo tiempo con una octava aparte» fueron revelaciones accidentales. Si bien Wes no fue el único guitarrista en utilizar el enfoque de octava, lo hizo con una incomparable «libertad y fluidez», y la técnica «se convirtió en una de sus marcas registradas».

Cuando Riverside Records se declaró en bancarrota, Creed Taylor de Verve Records firmó al aclamado guitarrista y dirigió su carrera en una dirección diferente. Aunque Wes grabó algunos álbumes de jazz con Verve, incluyendo su triunfante Smokin ‘at The Half Note , Taylor trató de llevar la música de Wes a un público más amplio, convenciéndolo de que cubriera el éxito de R&B. «Goin’ Out of My Head», el álbum, que le valió a Wes un premio Grammy, fue su boleto para cruzar al ‘mainstream’ y le permitió entrar de lleno en la escena pop, además, de paso, de llenarle los bolsillos.

Para disgusto de los puristas del jazz, Wes no grabó otro álbum de jazz después de 1965. Sin embargo, en los conciertos, como lo atestigua el crítico Gary Giddins, Wes continuó improvisando solos impresionantes hasta su muerte de un ataque al corazón en 1968. En un período de tiempo muy breve , Wes Montgomery, un hombre amable, modesto y un músico magnífico, dejó un legado de enorme distinción a la comunidad de jazz.