ovnis

Ficciones e interpretaciones en tierra de Dios

Posted on Actualizado enn

Dios, creador impío, seguidor de la evolución humana y hasta alienígena caprichoso. Todas estas posibilidades aparecen tras una lectura desde el presente del Antiguo Testamento
Dios, creador impío, seguidor de la evolución humana y hasta alienígena caprichoso. Todas estas posibilidades aparecen tras una lectura desde el presente del Antiguo Testamento

El Antiguo Testamento bíblico es «una gran novela experimental» que tiene «un final abierto» y de cuyo autor o autores no sabemos mucho, sostiene el lingüista hebreo Ioram Melcer.

«La Biblia es una novela muy moderna, y como buen proyecto literario moderno de un autor desconocido (…) mezcló muchos cuentos de muchas fuentes desconocidas», agrega el escritor judío. En su presentación Melcer explicó que la discusión de lo que en México se llama «Biblia» corresponde en realidad al «Antiguo Testamento» de ese libro sagrado y que podía ser leído como literatura desde la modernidad. «También es una novela ideológica de la tensión entre la tendencia popular y la religión oficial, estatal», añade Melcer.

Recordó que el Antiguo Testamento fue escrito «en hebreo», lo cual da ventaja y diferencia a los estudiosos judíos sobre los demás ya que cuentan con «interpretaciones escritas hace más de 2.000 años». ««Interpretar el Antiguo Testamento, estudiar, leer, escribir, contar un cuento, en el mundo hebreo-judío, son sinónimos. Mucha gente, para tener la libertad artística en una época antigua, disfrazaba algo original como interpretación de la Biblia», agrega.

Por su parte el filósofo y escritor Hugo Hiriart basa su razonamiento en los estudios del filólogo Erich Auerbach en su obra Mímesis, en los que compara textos del Antiguo Testamento con los de La Odisea de Homero. Fue ese autor alemán de origen judío quien sostuvo que «los relatos de la Biblia no buscan nuestro favor, no nos halagan a fin de embelesarnos». «Lo que quieren es dominarnos. Estos relatos no son como los de Homero, una realidad meramente contada, no. En ellos se encarna la doctrina y la promesa fundidas indisolublemente en el relato», recuerda Hiriart.

Por ese carácter abierto de la obra, explica el novelista, dramaturgo y ensayista mexicano, «estos relatos velados (…) albergan sentidos ocultos que reclaman nuestro pensamiento y nuestra interpretación». En la discusión ambos autores reflexionan sobre el sentido del sacrificio de Abraham e Isaac, uno de los episodios bíblicos más importantes, que introduce el tema del padre dispuesto a matar al hijo por «una necesidad superior». Hiriart lo conecta con los tiempos actuales y señala que «el terrorista que se hace estallar en un concurrido café para matar a los que allí están sentados pertenece al grupo de los obsesos con deberes éticos superiores».

Influencia en el arte

Entrar a una pinacoteca sin conocer la Biblia es como echarse a la mar sin brújula porque ese texto sagrado es un bien común: sus mitos, cuentos y leyendas trascienden la religión y han forjado nuestra sociedad. Conocerlos es un regalo cultural, según varios autores de literatura juvenil.

¿Cómo entender el mundo sin los relatos del Antiguo y el Nuevo Testamento? ¿Cómo comprenderlo sin saber quiénes son Abraham, Goliat, la reina de Saba o María Magdalena?, se pregunta el escritor francés Philippe Lechermeier en el prefacio de “Una biblia” (Edelvives), ilustrada por su compatriota Rebecca Dautremer.

“Una biblia” no es la Biblia, con mayúscula, precisa Lechermaier, sino una recopilación de las historias que la componen y que, “al margen de que se sea creyente o no”, de que “nos gusten o no”, han “forjado” nuestras sociedades, se “inmiscuyen” en nuestra vida cotidiana y “circulan” en nuestro inconsciente colectivo.

Sin conocer “los fabulosos cimientos de nuestra sociedad” no se puede “descifrar” el arte, la arquitectura o la literatura, subraya.

Esta es la primera vez que alguien reescribe la Biblia, desde el Génesis hasta resurrección de Jesús, como si fuese una novela, en un proyecto cuya idea nació en la cabeza de Lechermaier hace cinco años y al que se sumó casi desde el principio Dautremer.

La ambición de ambos era hacer “una biblia lo más laica posible, una biblia cultural”, pero con un “inmenso respeto” hacia un texto que es “sagrado” para muchos creyentes y con el cuidado de “no herir a nadie”, dice a Efe la ilustradora, nacida en el seno de “una familia católica muy piadosa”.

Por sus páginas desfilan los personajes más destacados del Antiguo Testamento: Adán y Eva, Caín y Abel, Noé, Judith, Jonás, Moisés, Abraham, Jacob, Isaac y muchos otros. Son historias de familias, de amor, de guerras…

Y también los del Nuevo Testamento, con Jesucristo como protagonista: su vida, sus amigos, sus aventuras, sus ideas.

Lechermeier relata todas esas historias a su manera, con mucha sensibilidad, con un lenguaje muy cuidado, muchas veces poético, con cuentos, con canciones e incluso con una pieza teatral.

El resultado es “un bello objeto”, de casi 400 páginas, que sale simultáneamente en varios idiomas, y en el que se ha cuidado “con mimo cada dibujo, cada palabra”, subraya Dautremer.

“Las historias de la Biblia han esculpido, moldeado y fabricado nuestra cultura, por tanto no hay razón para darles la espalda, es muy importante conocerlas se sea creyente o no, después cada uno las interpreta como quiere”, insiste esta alabada ilustradora, “exhausta” tras el “mayor” trabajo que ha abordado “nunca”.

“Apasionante” fue también para Rosa Navarro Durán la adaptación de este “libro maravilloso, uno de los fundacionales de la cultura occidental”, subraya a Efe la catedrática, que hizo para edebé en 2012 y que tituló “La Biblia contada a los niños”.

Recuerda que sufrió “mucho” durante su elaboración porque el material era “inmenso” y tenía que seleccionar algunos episodios, y además iba con “pies de plomo” porque en sus manos tenía “palabra sagrada” para los creyentes de dos religiones, judíos y cristianos.

“Es un libro esencial en la transmisión de la cultura”, subraya esta experta en el Siglo de Oro español, cuya lectura recomienda a “niños, jóvenes y adultos con pocas competencias lingüísticas”.

Y es que si leen estas versiones más sencillas y actualizadas de la Biblia acumularan un conocimiento esencial para “ir a museos y entender qué están viendo, leer y entender las alusiones, y no permanecer al margen de nuestra cultura”, insiste Navarro.

De la misma opinión en Maite Carranza, premio Cervantes Chico 2014, para quien “las historias de la Biblia, como Adán y Eva o Jonás y la ballena, entre otras, son sumamente necesarias para entender el arte, la historia y el mundo en que vivimos”.

Y es que esas historias, al igual de las influencias grecolatinas o árabes, forman parte de “nuestro acervo cultural” y “nos enriquecen muchísimo”, apunta, por su parte, Daniel Arboleda, Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2014.

Privar a alguien de ese “elemento vertebrador” de la cultura supone, añade, condenarle a una “carencia” importante.

Anuncios

Hielo y solo hielo en la Antártida

Posted on Actualizado enn

Fotografía tomada por Herbert Ponting durante la expedición británica al continente helado (1911)
Fotografía tomada por Herbert Ponting durante la expedición británica al continente helado (1911)

Vestigios de civilizaciones ancestrales, naves extraterrestres o bases escondidas en el hielo son algunos de los mitos sobre la Antártida que los científicos especializados quieren extirpar del imaginario colectivo

“Más de un siglo después de las expediciones que dan inicio a la conocida como época heroica de la exploración polar, la Antártida es todavía una tierra fértil para la ciencia ficción”, explica el paleobiólogo Marcelo Leppe, investigador del departamento científico del Instituto Nacional Antártico Chileno (INACH) y representante chileno en el Comité Científico para la Investigación en la Antártida (SCAR, por sus siglas en inglés).

Desde hace años circula por internet un artículo que habla del supuesto hallazgo, por parte de “investigadores europeos y estadounidenses”, de “antiguas pirámides hechas por el hombre bajo la gruesa capa de hielo y nieve de la Antártica”.

La nota, acompañada de algunas fotos de Google Earth en las que se ve formaciones de hielo parecidas a las monumentales construcciones egipcias, asegura que el descubrimiento podría “cambiar nuestra percepción de la historia humana para siempre”.

Aunque no se dan más detalles sobre quienes hicieron el descubrimiento, la nota fue replicada en más de 436.000 páginas web y difundida en distintos medios internacionales.

Lejos de civilizaciones ancestrales, el patrón geomorfológico de estas montañas antárticas obedece a la “estructura cristalina de las rocas y la erosión de los vientos racheados”, suscribe el paleobiólogo.

Congelada desde hace 23 millones de años

Según el científico, la existencia de civilizaciones antiguas en la Antártida es “totalmente imposible” puesto que se trata de un continente cuyas condiciones hacen imposible la supervivencia del ser humano.

Asimismo, se estima que la Antártida se congeló hace al menos 23 millones de años, muchos millones de años antes de la aparición de los primeros homo sapiens, lo que refutaría la posibilidad de que los seres humanos la poblaran antes de su actual estado de congelación.

“La Antártida sigue siendo una de las últimas fronteras del conocimiento, un lugar inexplorado y misterioso sobre el que la gente tiende a especular”, recalca Leppe.

Literatura fantástica

Desde principios del siglo XIX se ha escrito mucha literatura fantástica sobre el continente helado. Edgar Allan Poe inició el género de ciencia ficción polar con su novela “Las aventuras de Arthur Gordon Pym”, lo siguió Julio Verne con su obra “La esfinge de los hielos” y continuó con ficciones cinematográficas como la película “La cosa”, dirigida por John Carpenter y basada en el libro “¿Quién anda ahí?” de John W. Campbell.

“Este continente parece otro planeta, tiene zonas inexploradas y, además, hay muy poca gente que pueda visitarlo. Por eso creo que es fácil creer en explicaciones esotéricas o metarracionales”, recalca Leppe, quien asegura que el cerebro siempre trata de buscar explicaciones a lo desconocido: “A veces, es más fácil pensar que llegaron los extraterrestres”.

Del mismo modo que fácilmente se encuentran imágenes de las supuestas “pirámides antárticas” también se pueden localizar en internet miles de páginas que hablan de la observación de desfiles de ovnis.

“Confabulación” entre gobernantes

Otro de los mitos que circula por la red habla de una “confabulación entre los gobernantes mundiales” para supuestamente ocultar las civilizaciones encontradas en la Antártida.

“Esta información salió después de la visita del patriarca ruso a la base de su país en 2016. Yo estuve con él, estuvo comiendo con sus compatriotas, dio una misa y se fue. Me preocupa que la gente crea estas cosas tan rápidamente”, lamenta el científico.

Según Leppe, la magia de la Antártida está en sus “características increíbles”, como ser el continente más alto del planeta -con un promedio de 2.300 metros sobre el nivel del mar-, albergar bajo el hielo el punto más bajo de la tierra -situado a menos 2.555 metros- así como haber registrado la temperatura más baja de la historia, -89,4 grados Celsius, y ser el lugar más ventoso con rachas de hasta 304 kilómetros por hora.

Asimismo, acoge el 90 % del hielo de todo el planeta. “Hay tanto que se podría tallar un bloque de hielo del tamaño de una pirámide de Egipto para cada ser humano”, dice Leppe.

“Creo que los científicos debemos robustecer nuestra interacción con los medios para tratar de viralizar la otra visión de las cosas. Esta es una de las grandes tareas para nuestra anhelada sociedad del conocimiento, porque el gran enemigo de la cultura siempre será la superstición”, advierte.

El magnetismo de lo improbable

Posted on Actualizado enn

La expresión «Klaatu barada nikto» proviene de la película de ciencia ficción The Day the Earth Stood Still, de 1951. Klaatu es el nombre del extraterrestre humanoide protagonista del filme. Klaatu encargó a Helen Benson (Patricia Neal) pronunciar la frase ante el robot Gort. Como respuesta, Gort desistiría de destruir la Tierra y resucitaría a Klaatu de la muerte
La expresión «Klaatu barada nikto» proviene de la película de ciencia ficción The Day the Earth Stood Still, de 1951. Klaatu es el nombre del extraterrestre humanoide protagonista del filme. Klaatu encargó a Helen Benson (Patricia Neal) pronunciar la frase ante el robot Gort. Como respuesta, Gort desistiría de destruir la Tierra y resucitaría a Klaatu de la muerte

El verano parece ser tiempo preferente de ovni. Según un gráfico realizado durante los últimos años, la mayor frecuencia de apariciones de objetos celestes tuvo lugar entre junio y julio y en un espacio de tiempo comprendido entre las 18.00 y las 21.00 horas.

“¿Por qué esta predilección de los objetos volantes no identificados hacia los meses veraniegos ? El hecho parece propiciar la hipótesis de que el fenómeno ovni está altamente ligado a fenómenos atmosféricos de tipo magnético. Una información publicada por el radiofísico soviético Vladimir Migulin, explicaba que «la estructura de la atmósfera es muy compleja… Son muy variadas las relaciones entre la atmósfera y las capas superiores de la magnetosfera y la ionosfera». Según el radiofísico soviético, un 90% de los casos de objetos volantes no identificados, observados y registrados, tiene una explicación lógica y natural, sin que participen fuerzas del otro mundo o habitantes extraterrestres.

Pero ¿y el resto?El día 20 de septiembre de 1977, a la altura de Petrozavodsk, en la URSS, según fuentes de la agencia Tass, «en el firmamento oscuro empezó de repente a brillar una enorme estrella que enviaba a la Tierra impulsos luminosos». La estrella,se alejó posteriormente, y, para el radiofísico soviético, «el fenómeno estuvo acompañado de una situación geofísica muy compleja. Varios días antes de producirse el fenómeno, en el Sol tuvo lugar un poderoso destello protónico». El viento solar, es decir, las partículas que se desprenden del astro, originaron perturbaciones muy fuertes en la capa superior de la magnetosfera. En la Tierra se desencadenaron tormentas magnéticas e intensas auroras boreales.

«A nadie se le ocurre vincular el rayo esferoidal a una civilización extraterrestre », afirma el director del Instituto de Magnetismo Terrestre de la URSS, quien añade que, «s1n embargo, el rayo esferoidal existe realmente, y hasta el momento no logramos explicar la estabilidad de este coágulo de energía». No todos los científicos en la URSS ni en otros países comparten este criterio. Otros, tanto allí como en Occidente. prefieren soñar otras hipótesis sobre fenómenos luminosos hoy inexplicables.

Motivos para no creer en ovnis

La especulación sobre la existencia de vida en otros planetas se remonta a los primeros tiempos en los que la astronomía supo que existían cuerpos celestes similares a la Tierra. Sin embargo, en este tema deben diferenciarse dos aspectos muy distintos: la existencia de vida fuera de la Tierra es algo considerado como probable por la mayor parte de astrónomos y biólogos. Prueba de ello es que se han llevado a cabo diversos programas para explorar esta posibilidad: desde los discos con mensajes acarreados por las sondas Voyager, el programa SETI (Search for ExtraTerrestrial Intelligence) o los experimentos de las últimas sondas marcianas.

Otro enfoque muy diferente es el de aquellos que aseguran que formas extraterrestres humanoides e inteligentes nos visitan desde hace muchísimo tiempo, interviniendo de diversas formas en el desarrollo de la vida en la Tierra. Este fenómeno, según sus partidarios, sería ocultado sistemáticamente por todos los gobiernos mundiales, los cuales dispondrían de múltitud de pruebas documentales o, incluso, de naves y cuerpos de alienígenas conservados en secreto.

Así las cosas, este es el decálogo que arrincona la lógica de avistamientos y contactos con otras civilizaciones que nos visitan:

1.- Ni una prueba. A pesar de las toneladas de testimonios y presuntas imágenes y vídeos de OVNI, a día de hoy no existe ni una sola fotografía que muestre claramente una nave alienígena o un organismo extraterrestre. O lo que es todavía más importante, no disponemos ni de medio gramo de chatarra ni de medio nanogramo de presunto material genético alienígena.

2.- Todos somos humanos. Siempre se presenta a los extraterrestres con aspecto humanoide: simetría bilateral, bípedos con cuatro extremidades, dos ojos, nariz, boca, etc. Las probabilidades de que la evolución haya producido dos organismos semejantes a partir de orígenes distintos de la vida son extremadamente escasas.

3.- Lejanía. Las distancias entre estrellas son enormes, y representando la velocidad de la luz un límite infranqueable para la materia, un viaje interestelar tripulado llevaría tanto tiempo que en muchos casos incluso sería necesaria una «nave colonia», capaz de albergar en su seno una civilización durante muchas generaciones. Hasta las estrellas más cercanas suponen un serio problema de tiempo: una nave viajando a la mitad de la velocidad de la luz tardaría más de 16 años en ir y volver a Proxima Centauri (la estrella más cercana), un poco lento para un programa de experimentación. Otras estrellas lejanas, como Rigel, exigirían 1700 años solo para uno de los trayectos.

4.- Illuminati. Con más de cuarenta años de ufología moderna, es muy poco probable que todos los gobiernos del mundo hayan conseguido ocultar completamente las numerosas “presuntas pruebas” acerca de tales “visitas”. Las cuales además y en más de una ocasión, según los propios ufólogos, han sucedido con “multitud de espectadores” o a la vista de varios “lugares públicos”.

5.- Somos el centro del universo. Existen descripciones de decenas de «especies» extraterrestres diferentes, y todas nos visitan a nosotros. Si hay tantas civilizaciones visitantes, hay que asumir que la vida inteligente en el universo es muy abundante, lo que exigiría pensar a su vez que los planetas con vida como la Tierra serían innumerables. ¿Porqué precisamente nos visitan tanto a nosotros?

6.- ¿O más bien estamos en las afueras? En el caso contrario, y si la inteligencia es poco abundante en el cosmos, la probabilidad de que decenas de especies inteligentes visiten un planeta situado en los confines de la galaxia resulta difícil de considerar.

7.- Tranquilidad extraterrestre. Los creyentes en el fenómeno OVNI afirman que ya nos visitaban en tiempos precolombinos o del antiguo egipto. No es muy probable que durante miles de años se mantenga la misma pauta de observación, sin contactar o sin variar los métodos de acercamiento. Nos deberían conocer ya de sobra.

8.- No hay nada como hacerlo tú mismo. Si nos encontramos (como parece) en “fase de observación”, y habida cuenta de los impedimentos anteriores, cabría esperar que una especie inteligente no enviara naves tripuladas a observar un nuevo planeta, sino sondas automáticas. De igual forma, no sería necesario acercarse hasta la superficie para estudiar la vida del planeta, una especie con la tecnología suficiente como para llegar hasta aquí podría hacerlo desde la órbita terrestre sin ningún problema.

9.- Unos tanto y otros tan poco. El fenómeno de avistamiento no es homogéneo. Si las visitas fueran tan reales y frecuentes como se pretende, no sería lógico que algunas personas hayan visto y sigan viendo numerosos OVNI, mientras que la inmensa mayoría no haya visto ninguno.

10.- Es incongruente que, por un lado, los visitantes pretendan permanecer ocultos durante miles de años y por otro, utilicen naves brillantes y llenas de luces que aumentan su visibilidad.

La hipótesis del despertar humano con ayuda extraterrestre

Posted on

La corriente ufológica insiste desde la década de los 60 en la evolución guiada por parte de seres extraterrestres, quienes dejaron numerosas señales físicas en  civilizaciones ancestrales
La corriente ufológica insiste desde la década de los 60 del pasado siglo en la evolución guiada por parte de seres extraterrestres, quienes dejaron numerosas señales físicas en civilizaciones ancestrales

Erich von Däniken, conocido científico, escritor y autor de la hipótesis de los alienígenas ancestrales, mantiene su teoría sobre la influencia de los extraterrestres en el origen de la humanidad.

Von Däniken es un prolífico escritor suizo, cuyos libros han vendido millones y millones de ejemplares y han sido traducidos a decenas de idiomas distintos. Entre sus obras, está el famoso libro ‘Recuerdos del Futuro’, publicado por primera vez en el año 1968.

Von Däniken cuenta más detalles acerca de su teoría, que postula que seres alienígenas jugaron un papel en el origen y el desarrollo de la humanidad. Habla, además, del interés de los servicios de seguridad gubernamentales en la investigación de esos supuestos hechos. La teoría del Von Däniken propone que, hace muchos miles de años, el planeta Tierra fue visitado por extraterrestres. Nuestros antepasados, en la Edad de Piedra, no entendieron lo ocurrido y creyeron erróneamente que estos seres extraterrestres eran dioses, los cuales, según el científico, no existen.

“Los llamados ‘dioses’ (…) estudiaron algunas tribus, aprendieron algunos idiomas, dieron algunos consejos. En algún momento se despidieron y prometieron regresar en un futuro lejano. Esta promesa de regreso se incluyó en todas las culturas y religiones que existen hasta los días actuales”, explica el escritor.

Al ser preguntado acerca de cuándo volverán los alienígenas, el científico asegura que nadie lo sabe, pero que no se debe excluir la posibilidad de que ya estén aquí. Sin embargo, Von Däniken subrayó que “este es un tema distinto”.

El autor sostiene su posición de que los extraterrestres, de hecho, visitaron nuestro planeta con el argumento de que esos seres han regalado “información científica” que los ancestrales humanos que vivían en la Edad de Piedra no podrían haber conocido de otra manera, dada la realidad de su época.

Al comentar las acusaciones por parte de muchas personas de que sus teorías no pasan de invenciones, Von Däniken explica que acepta bien las críticas direccionadas a él. Sin embargo, menciona que en su campo profesional, sabe mucho más que aquellos que lo critican.”Existen evidencias inequívocas. Lo que queda es cuestión de la interpretación de cada uno”, apunta el científico.

Al ser preguntado acerca del interés de organizaciones gubernamentales en su trabajo, el científico primero toca el tema de las abducciones extraterrestres. Von Däniken asegura que solía reírse del tema hasta el día que conoció al psiquiatra John E. Mack, profesor de la Escuela Médica Harvard y ganador del premio Pulitzer. Según Däniken, el prestigioso doctor le aseguró tener sido implantado con un dispositivo alienígena de observación.

“Las personas con implantes sí que existen. Naturalmente, entonces surgen las preguntas: ¿qué pueden ser?, ¿alguien ha analizado esto? Por supuesto que han analizado. Químicamente, físicamente, pero no entendimos de qué se trata. Esa es la situación”, apunta el escritor.

Von Däniken entiende que personas que se decían trabajar para el gobierno le han buscado para saber más detalles acerca de los que se han acercado a él con historias de abducciones e implantes alienígenas.

“El gobierno quiere saber: ¿existe alguna amenaza potencial para la humanidad? ¿O todo esto es una tontería? De eso se trata todo. No tengo una respuesta. Personalmente, no he visto ni un solo ovni hasta el día de hoy y no he hablado con ningún extraterrestre. Pero sí que existen personas con implantes extraterrestres”, subraya el científico.

Von Däniken sostiene que, si un día los extraterrestres llegan a volver a la Tierra, no es necesario preocuparse, pues sus intenciones serán pacíficas.”Esto será algo así como un salto evolutivo que viene del exterior. Tenemos evolución, somos productos de la evolución, pero no únicamente de ella. La Tierra nunca fue un sistema cerrado. En todo momento ha habido interferencias externas”, concluye Von Däniken.

El cerebro ardiente de los copuladores intergalácticos

Posted on

Las descripciones en episodios de abducción son recurrentes y no hay evidencias se su verosimilitud;
Las descripciones en episodios de abducción son recurrentes y no hay evidencias de su verosimilitud

Las abducciones y las relaciones sexuales de terrícolas con extraterrestres son asunto de gran preocupación en el campo de la ufología. El fenómeno se conoce con el nombre de exofilia.

La exofilia se refiere a la atracción o la consumación, el placer lascivo, sensual, entre individuos de la raza humana y alienígenas, humanoides, robots y otras formas de vida no terrícolas (no confundir, por cierto, con la espectrofilia, que alude al apareamiento de humanos con espectros, fantasmas, espíritus y otras criaturas del más allá y de lo que estaremos hablando en una futura oportunidad).

Así las cosas, son cada vez más los casos de personas que, tras haber sido abducidas, afirman haber mantenido relaciones coitales con criaturas espaciales.

Por abducción se conoce en el campo de la ufología y de la ciencia ficción al acto en el cual uno o más seres extraterrestres toman a un ser vivo terrestre contra su voluntad y lo llevan a sus naves espaciales con propósitos no del todo conocidos. Uno de ellos, sin dudas, es el reproductivo.

Más todavía, el registro de cópulas o ayuntamientos entre terrícolas y alienígenas tiene una datación relativamente reciente: de acuerdo con especialistas en materia exofílica, el primer reporte “oficial” de abducción y de cohabitación interplanetaria se remonta al año 1957 en Brasil.

Construcciones mentales

Sin embargo, las abducciones extraterrestres que algunas personas aseguran haber experimentado son una construcción mental propia de individuos susceptibles a los “falsos recuerdos”, según un estudio.

Según el profesor Chris French, director de la Unidad de investigación de psicología de lo anómalo del londinense Goldsmiths College, quienes dicen haber sido secuestrados por marcianos tienen un perfil psicológico concreto, con tendencia a alucinar, a creer en todo lo paranormal y a disociar la realidad, lo que puede conducir a padecer una alteración de los estados de conciencia.

La imagen de seres celestiales que mantienen relaciones con terrícolas es tan antigua como la capacidad de fantasear
La imagen de seres celestiales que mantienen relaciones con terrícolas es tan antigua como la capacidad de fantasear

French, experto en la relación psicológica con lo paranormal, comparó el estado psicológico de 19 supuestos “abducidos” y 19 voluntarios elegidos al azar. Descubrió que los que alegaban haber entrado en contacto con alienígenas tenían también el hábito de quedarse “absortos” en los quehaceres cotidianos, fantaseaban y algunos padecían “parálisis del sueño”.

En este último estado la persona se despierta y siente que no puede moverse, aunque es consciente de lo que le rodea. A menudo sufre alucinaciones auditivas y visuales.

“A finales del siglo XX, un número creciente de personas de todo el mundo empezó a tener experiencias extrañas”, explica French.

“Lo más corriente es que digan que los alienígenas los sacaron de la cama o el coche y, comúnmente, les describen como seres de menos de un metro, con brazos y piernas largos y cabezas enormes”, afirma el profesor.

Los “abducidos” suelen explicar que los extraterrestres tienen “grandes ojos negros a través de los cuales se comunican telepáticamente”, añade.

“Suelen contar cómo de repente se encontraron a bordo de una nave espacial donde se les sometió a un examen médico, a menudo doloroso, para extraerles esperma u óvulos”, relata el experto.

Según French, decenas de miles de personas en todo el mundo podrían experimentar recuerdos falsos de este tipo.