yma sumac

Cánticos desde la jungla

Posted on Actualizado enn

Yma Súmac alcanzó gran popularidad en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, cuando lo que en Estados Unidos se consideraba exótico se puso de moda
Yma Súmac alcanzó gran popularidad en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, cuando lo que en Estados Unidos se consideraba exótico se puso de moda

La soprano peruana Yma Sumac cautivó al mundo musical en la década de 1950 por un prodigioso registro de voz y un toque moderno de la música folclórica sudamericana.

La cantante, de pelo negro e inclinada a la vida solitaria, había dicho que nació en 1927, pero su certificado de nacimiento indicaba la fecha de 1922. Bautizada como Zoila Augusta Emperatriz Chávarri del Castillo y conocida como «La canora peruana», Sumac tenía una voz portentosa que solía conjugar con un vestuario llamativo que la hacía parecer una emperatriz inca. Voice del Xtabay fue su primer disco y abrió en 1950 una década de fama mundial.

Se dice que Yma Sumac fue la primera cantante en alcanzar el rango de cinco octavas en su registro vocal. La nota más alta de la peruana era de un Mi7, producido en varios conciertos pero nunca escuchado en grabaciones, y su nota más baja es un Mi2. Solistas vocales como Lata Mangeshkar o la cantante R&B Mariah Carey han sido comparadas con ella, a pesar de que la norteamericana sólo haya llegado a Sol#7.

Sin los recursos auxiliares del falsetto ni del registro de silbido, la peruana tuvo la particularidad única de interpretar todos los papeles de la ópera desde soprano de coloratura hasta los graves profundos de un bajo con pleno dominio de todos los registros. También fue conocida mundialmente por ser la única voz que logró hacer la triple coloratura conocida como trino de aves en la canción «Chuncho», además de superar a Erna Sack en las notas altas y a Mado Robin con su famoso Re7.

Casi todos los detalles biográficos de Yma Súmac -su versión de las palabras quechuas ima sumaq (qué linda)- han sido motivo de controversia, desde la fecha y lugar de nacimiento, a su afirmación de que su madre era descendiente de Atahualpa, el último emperador inca. Según su asistente personal, Damon Devine, que dice que ha visto el certificado de nacimiento, Yma Súmac nació el 13 de septiembre de 1922 en la localidad andina de Ichocán. Y según la leyenda más aceptada la niña Zoila fue una autodidacta que, con gran discipina, desarrolló una técnica admirable.

La joven cantante llamó la atención del musicólogo y compositor limeño Moisés Vivanco, con quien se casó en 1942, y poco después se integró a un conjunto de 46 cantantes y bailarines indígenas en una gira por América del Sur, durante la cual grabó temas con el nombre de Imma Sumack. Yma Súmac alcanzó gran popularidad después de la Segunda Guerra Mundial cuando lo que en Estados Unidos se consideraba exótico se puso de moda.

El matrimonio de Yma Súmac con Vivanco concluyó en divorcio en 1957 después que se supo que su otrora tutor, director y productor artístico había tenido gemelos con la ex secretaria de su esposa.

Sus primeras grabaciones datan de 1944, y su discografía incluye temas como A ti solita te quiero, El picaflor, La Benita, Amor, Amor indio, Waraka tusuy y Carnaval indio. Los títulos de sus álbumes y las fechas dan un bosquejo de la extensión y amplitud de la carrera artística de Yma Súmac: Voz del Xtabay (1950); Leyenda de la virgen del Sol (1953); Inca Taqui (1953); ¡Mambo! (1955); Leyenda del jíbaro (1957); Fuego del Ande (1959), y en 1972 Milagros con música de rock. En la cima de su carrera musical Yma Súmac también participó en las películas Secreto de los Incas, en 1954, y Omar Khayyam, en 1957.

Un crítico del diario Los Angeles Times, Don Heckman, una vez describió a la cantante peruana como “una fantasía musical, en technicolor, viva, que respira, una ilusión caleidoscópica de lo exótico según Metro Goldwyn Mayer producida en tiempos de pragmatismo”.

Durante sus presentaciones en vivo Yma Súmac tomaba poses mayestáticas y sujetaba con broches hacia atrás su larga cabellera negra lo cual resaltaba sus pómulos.

Gustaba de un vestuario ampuloso, con abundancia de joyas en oro y plata, y solía decir que los animales de la jungla habían influido en su gusto musical.

Los recitales periódicos y el lanzamiento en 2005 de Queen of Exotica, una enorme antología de su trabajo, alimentaron el fervor de sus más ardientes admiradores, y, según algunos críticos musicales, Yma Súmac fue una inspiración para artistas punk y rock.