Ella, el alto copete del Jazz

Posted on

Ella Fitzgerald, en el Downbeat Club, en 1940', con Duke Ellington y Benny Goodman entre el público
Ella Fitzgerald, en el Downbeat Club, en 1940, con Duke Ellington y Benny Goodman entre el público

Ella Fitzgerald cautiva desde la década de los 30 a toda una legión de amantes del jazz. «Su voz es la voz de una adolescente perpetua esperando a ver qué le trae la vida», cuenta el crítico de jazz Stuart Nicholson, biógrafo de esta cantante estadounidense cuya voz «clara, cálida y natural», apunta, tiene una «cualidad intemporal».

Apodada la «primera dama de la canción», Ella Jane Fitzgerald comenzó su carrera a los 17 años, cuando ganó el concurso «amateur» del mítico Apollo Theater de Harlem (N.York) al improvisar sus letras imitando instrumentos; una técnica, la del «scat», que utilizaría más adelante en su extensa trayectoria merecedora de 13 premios Grammy.

Desde aquel escenario, que catapultó a otros genios como Billie Holiday, Sara Vaughan o Stevie Wonder, la también considerada «reina del jazz» dio el salto en 1935 a la orquesta de Chick Webb, que llegó a dirigir durante tres años antes de lanzarse a cantar en solitario.

Fue con una canción dedicada a Webb, «A Tisket a Tasket» (1938), como Fitzgerald, cuya melodiosa voz tenía un rango de tres octavas, consiguió su primer éxito, al que seguirían también duetos con iconos del jazz desde Louis Armstrong y Duke Ellington hasta Frank Sinatra y Dizzy Gillespie.

Para el también profesor Nicholson, otra de las claves que definieron la leyenda musical de Ella fue la «pureza» de su voz: su «perfecta musicalidad y articulación», que daba vida a la canción en la manera pretendida por el autor de las letras.

En este sentido, el crítico opina que frente a otras cantantes como Billie Holiday, quien cantaba desde la perspectiva de una mujer sin suerte en el amor, o Edith Piaff, «rota» por lo que le deparó la vida, Ella Fitzgerald no abordaba un punto de vista autobiográfico.

Y eso que contaba con una humilde historia previa a su logro del «sueño americano»: durante su infancia en el área neoyorquina de Yonkers, donde vivía con su madre, su padrastro y su hermanastra, llegó a realizar pequeños trabajos para aportar dinero al hogar.

Ya de adolescente, perdió a su madre en un accidente automovilístico y, poco después, a su padrastro por un infarto, lo que la sumió en una complicada etapa de absentismo escolar y problemas con la policía que la llevaron a un reformatorio, de donde escapó.

Vvió dos años en Dinamarca durante la época de explosión de los clubes de jazz en Europa. Tras su primer divorcio, se había casado en 1948 con el bajista de jazz Roy Brown, con quien tuvo un hijo. Posteriormente rompió este matrimonio y se casó con el danés Thor Einar Larsen. A los 15 años, cuando vivía en el suburbio de Yonkers (Nueva York), decidió presentarse a la noche de amateurs en el mítico teatro Apollo de Harlem (poco antes había sido abucheada al cantar en otro teatro de aficionados, al parecer marcando para siempre su personalidad con un gran miedo al fracaso en público). Pero en el Apollo ganó un premio de 25 dólares, y, como suele ocurrir en estos casos, además fue vista por un miembro de una reputadísima orquesta de aquel momento.

Se trataba de la banda de Chick Webb, un batería que la adoptó musicalmente y también en el sentido estricto de la palabra, firmando un papel para ser su padre adoptivo. Con la banda, Fitzgerald hizo sus primeras giras y grabaciones. A la muerte de Webb en 1939, Ella se hizo cargo de la banda. En los años 40 comenzó sus giras más extensas por EE UU, Europa y Asia. En 1955 firmó un contrato con el empresario musical Norman Granz para grabar una serie de discos con canciones de autores como Duke Ellington y Cole Porter. Durante el resto de esa década consolidó su relación con el pianista Oscar Peterson en sus giras europeas. Pero al comienzo de los 60, Fitzgerald abandonó el circuito de clubes de jazz y se dedicó a cantar en hoteles y salas de fiesta de lujo.

El Apollo y otros clubes en distintos distritos de Nueva York no olvidan a la vocalista con interpretaciones en directo de temas como «I get a kick out of  you», «They can’t take that away from me» o «Night and day».

Dicen las cronologías que su mayor éxito fue el tema «A-Tisket, A-Tasket», pero igualmente famosas fueron sus colaboraciones con Louis Armstrong («They can’t take that away from me») y sus giras con el pianista Oscar Peterson. Entre los temas que ella misma compuso se encuentran «You showed me the way,» «Once is enough for me! y !Please tell me the truth!.

El lugar que ocupa la «reina» en el jazz es tan seguro, dice el crítico musical, que hasta el día de hoy siguen vendiéndose sus discos, su trabajo se estudia en las universidades y las cantantes que interpretan el repertorio de canciones populares americanas, como hizo Fitzgerald, la toman como medida de excelencia.

Con una capacidad sin igual de quebrar sus cuerdas vocales y seguidamente dorar a fuego lento una balada resplandeciente, Ella llevó a su máxima expresión el estilo scat (imitaciones improvisadas de instrumentos) y lo hizo su marca de fábrica
Con una capacidad sin igual de quebrar sus cuerdas vocales y seguidamente dorar a fuego lento una balada resplandeciente, Ella llevó a su máxima expresión el estilo scat (imitaciones improvisadas de instrumentos) y lo hizo su marca de fábrica

A pesar de que los más jóvenes la considerarían «anticuada» en comparación con Taylor Swift o Adele en la era de la «gratificación instantánea», y otros la utilizan de «fondo sónico» mientras dividen su atención en tareas cotidianas, seguirá siendo posible viajar a «otro estado de conciencia» con ella.

«La longevidad póstuma de Ella, – Murió el 15 de junio de 1996 – si podemos llamarla así, depende no solo de cuánto tiempo la gente querrá escuchar buenas canciones bien cantadas, sino cuánto tiempo la gente estará preparada para conectar profundamente con buenas canciones bien cantadas», afirma Nicholson.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.