ciencia

El chip del sexo

Posted on Actualizado enn

Samantha, es una muñeca hecha de material elastómero termoplástico que tiene tres modos: el familiar, el romántico y el sexual
Samantha, es una muñeca hecha de material elastómero termoplástico que tiene tres modos: el familiar, el romántico y el sexual

El doctor en Nanotecnología, ingeniero en Electrónica y experto en Computación, Sergi Santos, que ha sido el primero en poner inteligencia artificial a una muñeca sexual realista que ha creado controversia, defiende que su innovación “no deshumaniza a las mujeres”.

A Santos le apasiona el humanismo, la psicología y la ciencia, y comenta que siempre le había interesado “hacer un cerebro”, pero para conseguirlo necesitaba un cuerpo y lo halló en las muñecas sexuales realistas fabricadas en China.

“El mercado del sexo mueve mucho dinero y encontré que estas muñecas tenían un cuerpo perfecto, en el que hay arte y tecnología”, explica.

Incorporó un aparato con algoritmos de inteligencia artificial en una de ellas, un prototipo al que ha bautizado como Samantha, una muñeca hecha de material elastómero termoplástico que tiene tres modos: el familiar, el romántico y el sexual; y le instaló unos sensores para que “sea inteligente y sepa responder a cómo la estás tratando”.

La empresa creada por Santos sólo vende muñecas femeninas, pero Santos afirma que es debido a su peso: “tenemos que desarrollar la tecnología un poco más para que el peso sea tratable”, aunque “hacer hombres no es problema”.

El nanotecnólogo añade que está convencido de que a las mujeres les encantaría tener uno, “aunque quizás no lo admitan. Mi madre misma me preguntó por qué no le construía un Brad Pitt”.

Santos explica que no quiere que la gente “se avergüence de tener una muñeca sexual que hable, entienda y sienta”, que su creación “no es solo sexual” y que mientras se interactúa con ella en modo familiar “nunca dirá nada grosero”.

“Antes, la gente compraba muñecas pero se escondía porque eran solo para practicar sexo, y tú veías una persona con una muñeca y podrías pensar que era un desquiciado mental. Espero que a partir de ahora la gente vea que no es eso”, confía.

El científico recomienda que con Samantha, que se puede comprar por entre 1.500 y 8.000 euros, según cómo se personalice, “tienes que hacer lo que harías con una mujer normal: se va excitando y llega al punto sexual y orgásmico”.

Pero por mucho que Samantha, a la que se le puede incorporar calefacción, simule una mujer, no deja de ser una muñeca, y el sexo con muñecas o robots ha suscitado algunas críticas sociales, aunque el inventor prefiere hablar de que ha hecho “algo disruptivo”.

Una de las críticas es que el uso de un robot puede contribuir a aumentar la explotación a las personas, pero Santos defiende que “si tú eres agresivo y tratas mal a objetos y a la gente, a Samantha la tratarás igual, depende de cómo sea el individuo”.

“No creo que esté abusando de Samantha, yo creo que estamos interactuando”, subraya el científico.

Existe una ‘Campaña en Contra de los Robots Sexuales’ que afirma que las muñecas sexuales deshumanizan a las mujeres y las convierte en meros objetos porque se establece una relación que únicamente reconoce los deseos y necesidades de una persona.

Sin embargo, el científico opina lo contrario, porque “una muñeca se puede fabricar a la carta y una vez puedas poseer el cuerpo que quieras, la gente prestará más atención a la personalidad de las mujeres porque el cuerpo va a ser algo accesible, y la mujer real ya no será un cuerpo sino una persona”.

Por ese motivo, Santos está convencido de que no ha hecho nada reprochable y señala que “desde hace años ha habido sexo, incluso con animales. Yo no soy un agresor sexual ni nada raro, soy una persona normal con una sexualidad normal, pero los humanos tenemos esta necesidad y satisfacerla con una muñeca está bien”.

El investigador está convencido que en el futuro Samantha va a evolucionar y se convertirá en un “asistente robot”, que puede recordarte cosas cotidianas o ayudarte si has perdido las llaves, aunque él se ha centrado en aplicar la inteligencia artificial en una muñeca sexual porque se puede hacer “por unos miles de euros”.

Tras su creación, Santos, que es ingeniero en Electrónica por la UPC y doctor en Nanotecnología por la Universidad de Leeds (Reino Unido), afirma que otras empresas “verán que hay interés por parte de la gente e implementarán más capacidades a la muñeca”.

“Espero haber contribuido a hacer un pequeño paso histórico para que el ser humano empiece a pensar que no es único en el mundo, que todos tenemos lugar en el universo y que no hay ningún problema en compartir tu sexualidad con un hombre, una mujer, tu mano o una muñeca”, concluye el ingeniero.

Anuncios

Un disfraz de lobo para la supervivencia

Posted on Actualizado enn

Aunque el tigre de Tasmania o tilacino fue declarado extinto hace 80 años, quienes creen que el animal rayado y peludo ha sobrevivido en silencio han ofrecido todo tipo de pruebas
Aunque el tigre de Tasmania o tilacino fue declarado extinto hace 80 años, quienes creen que el animal rayado y peludo ha sobrevivido en silencio han ofrecido todo tipo de pruebas

El tigre de Tasmania o tilacino, cuya mala salud genética le condujo a la extinción en 1936, evolucionó para parecerse a un dingo (perro salvaje) o un lobo, pese a no estar emparentados.

Las nuevas informaciones se desprenden del estudio del mapa genético de un ejemplar joven de tigre de Tasmania que habitó Australia hace 106 años y que formaba parte de la colección de Museos de Victoria. El estudio muestra que estos animales estaban genéticamente débiles antes que la isla de Tasmania, en el sur de Australia, quedara aislada hace unos 14.000 años.

También aporta información crucial sobre la biología del de tilacino, cuyo nombre científico es Thylacinus cynocephalus, que evolucionó de tal manera que se asemejó al dingo (perro salvaje australiano).

El genoma ha permitido confirmar el lugar del tilacino en el árbol evolutivo. El Tigre de Tasmania pertenece a un linaje hermano del Dasyuridae, la familia que incluye al demonio de Tasmania y el ratón marsupial (dunnart).

Las técnicas de cacería y la dieta de carne fresca que comparten el tilacino y el dingo motivaron que sus cráneos y la forma del cuerpo se asemejaran a través de la “evolución convergente”, según los científicos.

La “evolución convergente” se refiere al proceso en que los organismos que no están vinculados evolucionan por separado, de tal manera que con el tiempo se asemejan para adaptarse a ambientes parecidos o nichos ecológicos.

La apariencia del tilacino es casi como la de un dingo con bolsa marsupial. Al estudiar las bases de su evolución convergente, los investigadores observaron que no fueron los genes los que cambiaron el cráneo y la forma corporal sino las regiones que controlan ‘el encendido y apagado’ de los genes en diferentes etapas del crecimiento.

Semejanzas con el zorro rojo y el lobo gris

Al analizar las características del cráneo, como los ojos, la mandíbula y la forma del hocico se hallaron mayores semejanzas con el zorro rojo y el lobo gris. El hecho de que estos grupos no hayan compartido un ancestro común desde la era del jurásico da un impactante ejemplo de convergencia entre especies distantes.

El tilacino, un marsupial parecido a un tigre por las franjas que cruzaban su lomo, llegó a habitar antiguamente en Australia continental y en la isla de Nueva Guinea.

Sin embargo, cuando los europeos llegaron a Oceanía en el siglo XVIII, la población de este animal se concentraba en la isla de Tasmania, y su extinción se aceleró por una intensa campaña de caza entre 1830 y 1909, alentada por recompensas para acabar con este depredador que se comía al ganado.

Al ser el genoma más completo de un animal extinto, esto constituye técnicamente el primer paso para traer de vuelta al tilacino, aunque aún falte un largo camino por recorrer.

El estudio también permitirá ayudar a la preservación del demonio de Tasmania, que existe solamente en la isla del sur de Australia y cuyas especies están aquejadas por un cáncer facial que ha diezmado considerablemente a su población.

El tigre que nunca se fue

El último tigre de Tasmania conocido murió en el Zoológico de Hobart en 1936. La especie fue perseguida hasta la extinción deliberada por los agricultores indignados ante el número de ovejas muertas por esos animales carnívoros.

Sin embargo, en décadas posteriores se han reportado miles de avistamientos en Tasmania y de Australia continental. En 2005, la revista The Bulletin ofreció una recompensa de un millón de dólares por la captura de un tigre de Tasmania vivo.

Arañas en el frenesí del coito caníbal

Posted on

Un macho y una joven hembra (de mayor tamaño) de Latrodectus hasselti durante el coito
Un macho y una joven hembra (de mayor tamaño) de Latrodectus hasselti durante el coito

Los machos de araña de espalda roja, una especie venenosa cuyas hembras devoran al macho durante el coito, han desarrollado una estrategia de reproducción en la que se aparean con hembras inmaduras para evitar su fatal destino. Un estudio demuestra ahora que este comportamiento también beneficia a las hembras

Las hembras de araña de espalda roja (Latrodectus hasselti), de mayor tamaño que los machos, practican canibalismo sexual y durante el apareamiento devoran al macho. Pero estos han desarrollado una estrategia para salvarse: buscan a hembras inmaduras y poco experimentadas.

Hasta ahora los científicos no sabían si esta táctica suponía un coste para las jóvenes hembras y si los machos –que se esfuerzan poco en el cortejo con esta acción– en realidad ejercían algún tipo de chantaje o coerción en ellas. Según las observaciones, estas parecían mostrar poco interés en el intercambio porque se lesionaban con más frecuencia e incluso intentaban atacar a los machos como si se resistieran.

Sin embargo, un equipo de científicos, liderado por la Universidad de Toronto (Canadá), revela ahora que esta estrategia es también beneficiosa para las hembras. “No hay evidencias que sugieran que este comportamiento sea abusivo para las hembras en términos de supervivencia y rendimiento reproductivo”, señala Luciana Baruffaldi, investigadora en la universidad canadiense.

El trabajo, publicado en la revista Scientific Reports, muestra que las hembras jóvenes que se aparean de esta manera no tienen que buscar a otros compañeros en el futuro. “Esta reproducción temprana puede ser bueno para las hembras porque en la naturaleza corren el riesgo de no encontrar pareja”, subraya Baruffaldi.

La ‘aberrante’ estrategia que beneficia a la especie

El canibalismo se produce incluso mientras tiene lugar el apareamiento entre el macho y la hembra. De hecho, se ha constatado que los machos ayudan activamente a la hembra a ser devorados dando volteretas y colocando su abdomen sobre la boca de esta. Pero esta forma extrema de reproducción tiene sus ventajas.

“Cuando se estudia la ecología evolutiva, tendemos a atribuir las características o los juicios humanos al comportamiento animal que se observa”, dice Maydianne Andrade, coautora del trabajo y experta mundial sobre hábitos de apareamiento de las arañas caníbales.

Sin embargo, realmente lo que hay que pensar es cómo afecta al éxito reproductivo del animal que lo realiza. “Esa es la moneda de cambio evolutiva: lo que se está reproduciendo con el tiempo es la cantidad de copias de genes que quedan en la descendencia”, añade la científica. Esto permitirá que los hijos mantengan los rasgos de sus padres.

La agitada vida social de los murciélagos

Posted on

Se consideran murciélagos cavernícolas, aquellas especies que utilizan de forma regular cavidades como refugio diurno aunque sea con baja intensidad
Se consideran murciélagos cavernícolas, aquellas especies que utilizan de forma regular cavidades como refugio diurno aunque sea con baja intensidad

Los murciélagos vampiros pueden apelar al fortalecimiento de sus relaciones sociales para maximizar las posibilidades de supervivencia ante la eventual ausencia de alimento, según un estudio del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), con sede en Panamá.

El instituto explica en un informe que los vampiros, si no consiguen lo suficiente para comer, en poco tiempo pueden morir de hambre. Son sus parientes cercanos y amigos los que usualmente les ayudan a sobrevivir compartiendo sangre.

“El fortalecer las relaciones mediante la alimentación de un posible donante es una manera de aumentar las probabilidades de ser alimentado. Tener un mayor número de donantes potenciales es otra manera de aumentar las probabilidades” de sobrevivir, explica Gerry Carter, investigador de posdoctorado en el STRI y que denomina al fenómeno como “apuesta social”.

De acuerdo con la investigación, “cuando eliminan a un donante de alimentos importante, como una madre o hija, de la red social de un murciélago, las hembras que previamente construyeron más amistades con no familiares (…) logran asegurar más alimento que las hembras de su familia inmediata”.

Carter cuenta que descubrieron “que, en la rara ocasión” en que los murciélagos vampiros “pierden un importante donante de alimentos” les va mucho mejor a aquellos cuya “red social de donantes de alimento es más amplia y robusta” por no estar limitada a sus parientes.

Gerald Wilkinson, coautor de la investigación y profesor de biología en la Universidad de Maryland, precisa que las hembras de la especie “no empiezan a reproducirse hasta los dos años y solo tienen una cría por año, por lo que el número de hembras estrechamente relacionadas tiende a ser bajo”.

Cuatro años de observación

El STRI explica que para entender cómo funciona la “apuesta social” entre estos animales, el equipo de Carter supervisó durante cuatro años las interacciones sociales en una colonia cautiva de unos 30 murciélagos comunes (Desmodus rotundus).

Primero descifraron cómo los murciélagos estaban relacionados basados en sus genes. Carter sacó a las hembras individuales del grupo durante un período de ayuno de 24 horas y, justo antes de devolverlas al grupo, quitó a uno de los principales donantes de alimento, generalmente su madre o hija, tras lo cual observó cómo cada murciélago manejó este cambio en su red social, indicó el STRI.

“No es raro que un murciélago salga a buscar alimento y no consiga comida y no es raro que su pariente más cercano haya cambiado a un guarida diferente esa noche. Estamos recreando una situación que los vampiros pueden enfrentar con bastante frecuencia”, dice Carter.

Damien Farine, coautor del estudio e investigador principal del Instituto Max Planck de Ornitología y de la Universidad de Konstanz en Alemania, indica que “la hipótesis de apuesta social proporciona una nueva dimensión a la forma en que los animales forman y mantienen grupos sociales”.

Las patologías del hidalgo

Posted on Actualizado enn

Don Quijote se vuelve loco por leer libros de caballería. Grabado de Gustave Doré (1906)
Don Quijote se vuelve loco por leer libros de caballería. Grabado de Gustave Doré (1906)

El hidalgo más famoso de la literatura universal era de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor que de tanto leer libros de caballería, perdió el juicio. Delirio, huesos rotos, bálsamos y enfermedades, las páginas de “Don Quijote de la Mancha” están plagadas de referencias al mundo de la medicina. Un retrato de la psiquiatría y traumatología de la época, entre otras especialidades.

“Todo lo que preocupa al ser humano aparece referido en sus páginas, también la medicina”, comenta Vicente Calatayud, Catedrático Emérito de Neurocirugía de la Universidad de Zaragoza.

Pedro García Barreno, especialista en cirugía y miembro de esta Real Academia, ha radiografiado la obra de Miguel de Cervantes desde la primera hasta la última palabra. En los dos tomos que integran las aventuras de Alonso Quijano, hay 281 términos médicos que aparecen unas 4.226 veces.

Además, la mayor parte de las palabras siguen existiendo en nuestro lenguaje. Bálsamo, cerebro, doctor, enfermo, hueso, mal o remedio son algunas de las más repetidas, según el doctor García Barreno, quien afirma que “este es un tratado de psiquiatría y traumatología”.

Por su parte, los doctores y académicos Diego Gracia, Javier Sanz, Javier Puerto, Francisco Alonso Fernández sumergen al público en la España del siglo XVII en su esfuerzo por descifrar las referencias médicas señaladas en la genuina figura del caballero más torpe y tierno de nuestra literatura.

¿Quién dijo que estar loco no podía ser motivo de éxito?¿O no lo estaba en realidad?

Falta de sueño e hiperactividad avecinan la bipolaridad del hidalgo

Ya en el primer capítulo, Cervantes nos describe un personaje que: “perdía el pobre caballero el juicio”, “se le secó el cerebro” y “vino a dar en el más extraño pensamiento que jamás dio loco en el mundo”.

“Esta novela es psicopatológica: narra la vida de un enfermo mental”, señala Francisco Alonso Fernández, Catedrático Emérito de Psiquiatría y Psicología Médica de la Universidad Complutense de Madrid. Quien niegue este hecho, dice el experto, produce un “cervanticidio”.

Aunque el autor atribuía como causa de la locura del Quijote su entrega a los libros de caballería que “pasaba las noches leyendo de claro en claro y los días de turbio en turbio”, para Alonso Fernández, la lectura es una de las consecuencias de un trastorno de delirio.

“Don Quijote nace como producto de un delirio de autometamorfosis global megalomaníaco”, determina el reconocido psiquiatra, y desgrana más esta definición: Alonso Quijano falsea su realidad, transformando su imagen e identidad en la de un caballero que se considera el mejor de todos los tiempos, sin atender a sus propias capacidades y limitaciones.

“El delirio se convirtió en el timón de la conducta de El Quijote”, sentencia el doctor Alonso Fernández. Vendió sus tierras, perdió su patrimonio por libro, se volvió pródigo y dejó de dormir.

Esta hiperactividad ocupacional y falta de sueño son los primeros rasgos de lo que hoy llamamos binomio hipomaníaco precoz, que sirve para detectar muchos trastornos bipolares, también en la psiquiatría actual.

Por otro lado, un rasgo de la hipomanía es la exaltación de la líbido. En la juventud, se produce una hiperactividad sexual que a partir de la edad del protagonista se reduce a un erotismo platónico. Por ello, el Quijote idealiza a la figura femenina e intenta protegerla en todo momento.

Los tres rasgos de Alonso Quijano como “loco”, según el doctor Alonso Fernández, son: momentos de lucidez, generosidad y español genuino, este último empático, ridículo y con grandes intenciones, pero poca efectividad.

Sobre la locura habla también Diego Gracia, Catedrático de Historia de la Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y experto en bioética, pero este invita a restar importancia a los delirios y trastornos del hidalgo: lo importante es su historia y su aportación a la cultura occidental.

“Uno de los deportes de la medicina ha sido diagnosticar la locura de Don Quijote”, reconoce este miembro de la Real Academia de Medicina.

Sin embargo y desde su punto de vista, la gran lección la da Cervantes desde la ética: vivir con ideales y tratar de realizarlos responsablemente. Por eso, Don Quijote al final renuncia a las armas y vuelve a la vida pastoril.

El doctor Gracia habla de dos crisis de Cervantes, plasmadas en sus obras: una con 30 años, cuando escribe La Galatea, y otra, la que los psicólogos denominan “de la madurez”, entre los 50 y 60, las edades del autor y del personaje. Se produce por una falta de coordinación entre lo que un individuo quería llegar a ser y lo que es en realidad.

El salto del libro a la realidad y una farmacología peculiar

Para descifrar las referencias médicas del Quijote, estos expertos han estudiado antes cómo era el panorama de esta ciencia en la España de los siglos XVI y XVII.

Javier Sanz, doctor en Medicina, Cirugía y Odontología por la Universidad Complutense y director técnico del Museo Infanta Margarita, repasa la situación médica de los 69 años que vivió Cervantes, entre 1547 y 1616.

“España tiene una medicina de nivel cuando nace Cervantes, pero deriva a mediocre. El potencial médico del siglo XVI se trunca”, revela el doctor Sanz.

El responsable de dicho parón en el desarrollo de la medicina es el rey Felipe II, que entre otras medidas, impidió salir del país a los médicos, evitando su formación en otras regiones. Por ejemplo, en las primeras décadas del siglo XVI, más de 300 españoles estudian medicina en Montepellier, hasta que el rey lo prohíbe en 1559.

Las enfermedades documentadas de esos años y que aparecen en el Quijote son, entre otras, ciática, sífilis, gota, asma y epidemias como peste, sarampión o viruela. El propio Cervantes tenía acceso a estos términos, pues su padre era cirujano.

En aquella época, mejoraron las especialidades de traumatología, urología, odontología y ginecología, “se aplican los cinco sentidos en la medicina, se conoce más el cuerpo humano”, concluye el doctor Sanz.

En cuanto a la farmacología de la época, ¿existía el famoso bálsamo de Fierabrás, que todo remediaba, en la realidad? Javier Puerto, catedrático de Historia de la Farmacia y Director del Museo de la Farmacia Hispana en la Universidad Complutense lo tiene claro:

“Es evidente que a Cervantes no le interesa en absoluto la farmacología, lo que quería era criticar la sociedad y, fundamentalmente, hacernos reír. No quiere hacer un tratado de farmacología con su obra”, dicta el experto.

El doctor Puerto explica que Fierabrás era el hijo de un comerciante turco que al tomar Jerusalén encontró los óleos que ungieron a Cristo. Por lo tanto, los bálsamos que el Quijote cree que son mano de santo son en realidad una sátira a una reliquia que realiza el autor.

Al igual sucede con el laurel, don Quijote acude a él como un protector frente a rayos cuando, si te pilla, da igual ir cubierto por estas hojas de la cabeza a los pies.

Explicación desde Dios o desde la nada

Posted on

es probable que existan no sólo otros planetas, sino también otros universos, y si la intención de Dios era simplemente crear al hombre, esos otros universos serían perfectamente redundantes
La ciencia desarticula las cosas para ver cómo funcionan. La religión las junta para ver qué significan. Son dos empresas intelectuales distintas. Incluso ocupan diferentes hemisferios del cerebro

Stephen Hawking evidentemente no cree en Dios. En su libro ‘Magnífico Diseño’, el prestigioso astrofísico descarta que una deidad sea la creadora del Universo. A su juicio, el Universo se creó solo. Nació de la nada.

En ‘The Great Design’, Hawking defiende que Dios no fue el creador del Universo, que el Big Bang fue una “consecuencia inevitable” de las leyes de la Física y “se creó de la nada”. El libro defiende que la existencia de la ley de la gravedad permite pensar que el Universo “puede y podría crearse por sí mismo de la nada”.

“La creación espontánea es la razón por la que es redundante el papel de un creador del mismo”, afirma Hawking. El libro está coautorizado por el físico norteamericano Leonard Mlodinow. ‘Magnífico Diseño’ enumera una nueva serie de teorías sobre la creación del Universo. “Porque existe una ley como la gravedad, el Universo puede y podría crearse por sí mismo de la nada”, apunta.

Anteriormente a la publicación de este libro, Hawking había escrito que, de acuerdo con las leyes de la Física, no es muy difícil creer que Dios intervino en el Big Bang. “Si desciframos la teoría completa se descubrirá el último triunfo de la razón humana. Hasta entonces debemos tener en cuenta la importancia de Dios”, puntualizaba.

En opinión del conocido astrofísico, es probable que existan no sólo otros planetas, sino también otros universos, y si la intención de Dios era simplemente crear al hombre, esos otros universos serían perfectamente redundantes.

Para Hawking, la teoría-M, proposición que unifica las distintas teorías de las supercuerdas, es la teoría unificada con que soñaba Einstein, capaz de reconciliar la teoría cuántica, que da cuenta del mundo subatómico, con la de la gravedad, que explica la interacción de los objetos a escala cósmica.

Críticas de los religiosos

Como no podía ser de otra forma, el cambio de opinión del astrofísico ha enfurecido a los religiosos. “Creer en Dios no consiste en como taponar un agujero y explicar cómo unas cosas se relacionan con otras en el Universo, sino que es la creencia de que hay un agente inteligente y vivo de cuya actividad depende en última instancia todo lo que existe”, declara el arzobispo de Canterbury, Rowan William.

“La física por sí sola no resolverá la cuestión de por qué existe algo en lugar de nada”, agrega Williams.

El rabino jefe, Jonathan Sacks, señala en un artículo publicado hoy por el mismo diario que “la ciencia trata de explicar y la religión, de interpretar. A la Biblia sencillamente no le interesa cómo se creó el Universo”.

“La ciencia desarticula las cosas para ver cómo funcionan. La religión las junta para ver qué significan. Son dos empresas intelectuales distintas. Incluso ocupan diferentes hemisferios del cerebro”, señala Sacks.

El arzobispo de Westminster y primado de la Iglesia católica de Inglaterra y Gales, Vincent Nichols, dice suscribir totalmente las palabras del rabino jefe sobre la relación entre religión y ciencia.

También el presidente del Consejo Islámico de Gran Bretaña, Ibrahim Mogra, ataca las tesis de Hawking y explica que “si uno mira el Universo, todo apunta a la existencia de un creador que le dio origen”.

Golpe de gracia

En cambio, el biólogo y ateo militante Richard Dawkins, autor del libro “El Espejismo de Dios”, declara que “el darwinismo expulsó a Dios de la biología, pero en la física persistió la incertidumbre. Ahora, sin embargo, Hawking le ha asestado el golpe de gracia”.

Por el contrario, para el astrofísico y teólogo David Wilkinson, “el Dios en el que creen los cristianos es un Dios íntimamente involucrado en todo el momento de la historia del universo y no sólo en sus comienzos”.

A su vez, el presidente de la Sociedad Internacional de la Ciencia y la Religión, George Ellis, rechaza el argumento expuesto por Hawking en su libro en el sentido de que la filosofía no tiene ya sentido al haber sido suplantada por la ciencia.

“La filosofía no está muerta. Todo punto de vista está imbuido de filosofía. ¿Por qué la misma ciencia merece la pena? La respuesta es filosófica y emocional. La ciencia no puede responder a la pregunta sobre sí misma”, explica Ellis.

Melatonina en las tinieblas

Posted on

La melatonina, según las investigaciones realizadas, es una señal para inducir al sueño y su dosis externa no afecta al sistema nervioso
La melatonina, según las investigaciones realizadas, es una señal para inducir al sueño y su dosis externa no afecta al sistema nervioso

Madrugador, trasnochador o intermedio. Cada persona pertenece a alguno de estos cronotipos en función del sueño. Y este hábito lo regula la melatonina, una hormona que se libera en la oscuridad y que se encarga de sincronizar las funciones de nuestro organismo, de nuestro reloj biológico. Por ello es muy importante saber qué es la melatonina.

El cambio de la noche al día y viceversa incide en nuestro reloj biológico que, a su vez, envía una señal a la glándula pineal, situada en el cerebro, para que produzca melatonina cada 24 horas, explica el doctor Darío Acuña Castroviejo, pionero en España en el estudio de la melatonina y director del Instituto Internacional de la Melatonina (IiMEL) de la Universidad de Granada.

La producción de melatonina empieza a aumentar cuando se inicia la disminución de luz ambiental y alcanza un pico máximo entre las 2.00 y las 4.00 horas. Es lo que se denomina ritmo circadiano de la melatonina.

Melatonina, la hormona de la oscuridad

En función de la hora a la que se produce el nivel máximo de melatonina así se dividen los cronotipos humanos:

Cronotipo intermedio: El pico de melatonina se da sobre las 3.00 horas en un horario nocturno entre las 00.00 y 08.00 horas. El 50 % de la población pertenece a este grupo .

Cronotipo matutino: El pico de melatonina se adelanta a la medianoche. Corresponde a una persona que necesita ir pronto a dormir y las primeras horas de la mañana es su momento más activo. Duerme entre las 22.00 y las 06.00. El 25% de la población.

Cronotipo vespertino: El pico de melatonina es a las 6.00 horas. Es aquella persona que rinde mejor por la noche pero que durante la mañana duerme hasta tarde. Su horario de sueño es de las 3.00 a las 11.00 horas. El otro 25% de la población.

“Ahora muchas empresas de trabajo a turnos están conociendo el cronotipo de cada trabajador, a través de cuestionarios, para que rindan más, sean más efectivos y haya menos riesgo de accidente”, señala el doctor Acuña.

La melatonina que libera la glándula pineal, en especial en el pico cada 24 horas, se dirige a la circulación sanguínea y a todas las células y tejidos.

Cuando la producción de melatonina desciende puede ser el origen de trastornos del sueño, pero también del envejecimiento y de las enfermedades inflamatorias.

A partir de los 35 años, como ocurre con otras hormonas, el nivel de melatonina decrece de forma natural con la edad, aunque también algunos medicamentos como los antibloqueantes, hipnóticos o ansiolíticos son causantes de una producción menor.

La Agencia Europea del Medicamento autorizó en 2007 un medicamento de 2 miligramos por cápsula de melatonina con receta médica. “Es una concentración de melatonina muy baja para tratar el insomnio”, apunta el doctor. Las dosis más altas la pueden consegiur los facultativos con una receta de formulación magistral en farmacias.

También hay formulaciones de melatonina de menos de 2 miligramos por cápsula que se venden sin receta en las farmacias. “No hace mal pero el efecto es mínimo o nada. Hay quien dice que duerme mejor, podemos hablar de un cierto efecto o de efecto placebo”, advierte el especialista.

A los trastornos del ritmo del sueño (personas que tardan en dormirse, las que se despiertan y no vuelven a conciliar el sueño o las que se despiertan varias veces en la noche) responde eficazmente la melatonina.

“Hay un consenso internacional que estableció hace unos años la Sociedad Británica de Psicofarmacología que incide en que el tratamiento del insomnio debe empezar con melatonina, no con ningún otro medicamento, y en caso de que falle hay que recurrir a la benzodiazepina (hipnóticos y ansiolíticos) en función de cada caso. Pero nunca empezar con benzodiazepina que obliga a dormir al producir una depresión del sistema nervioso central y tienen efectos secundarios”.

La melatonina, según las investigaciones realizadas, es una señal para inducir al sueño y su dosis externa no afecta al sistema nervioso.

La cantidad de melatonina en sangre cada 30 minutos se reduce a la mitad, parte porque se metaboliza y parte porque se va al espacio intercelular. Por eso la melatonina no se acumula, razón por la que no provoca adicción y no genera tolerancia (habituarse a la dosis hasta perder efecto).

“Se puede notar que vuelven los problemas de sueño si se deja de tomar, pero no ocasiona síndrome de abstinencia como sí hacen los hipnóticos”, señala Acuña Castroviejo.

La contaminación lumínica de nuestras ciudades afecta a nuestra salud. “El ciclo de producción de melatonina se retrasa porque en todas nuestras ciudades tenemos una iluminación brutal. En la calle, en casa, tener la televisión encendida hasta tarde…todo eso bloquea la producción de melatonina”.

Generar menos y más tarde de lo que debemos provoca que se desajuste nuestro reloj biológico y por tanto la sincronización en el funcionamiento de nuestro organismo.

“Se calcula que tenemos un déficit de unas dos horas de sueño desde hace unos 50 años. Dormimos poco, nos acostamos tarde, tenemos un trastorno de melatonina y eso se manifiesta lentamente en la aparición de una gran cantidad de enfermedades que antes no eran tan frecuentes”, apunta el director del Instituto Internacional de Melatonina, centro con más de 30 años de experiencia en el campo del mecanismo de acción de esta hormona.

Sin embargo, la melatonina no se utiliza habitualmente en los diferentes tratamientos de la práctica clínica. “En primer lugar porque es poco conocida y en segundo porque faltan ensayos clínicos en pacientes para evaluar dosis eficaces, entre otras cosas. Pero en los próximos 20 años se dará un vuelco en el uso de la melatonina”, pronostica el investigador.